Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Cuando estaba en el llano, construyendo su camino hacia la política y el poder, Lucas Franco expuso el significado y significante del monopolio del transporte comunal en manos de la empresa La Perlita. En aquella elaboración de agenda, estando en el Frente Progresista, aconteció un hecho de violencia política en las afueras del Concejo Deliberante (gestión Mariano West).

Este hombre, convertido en El Capitán legislativo del Frente de Todos, tiene ahora la responsabilidad de ejercer desde su banca el control que exigía cuando no era un factor de gobierno. Integra, junto a Marisol Gallardo (Ateneo Néstor Kirchner) la Comisión de Fiscalización que existe desde el 2016 (año en que se votó el pliego – contrato vigente).

¿Comienza el control que nunca se ejecutó para que el contrato lo cumpla la empresa? A esa pregunta sale una respuesta del legislador oficialista: «En la sesión extraordinaria que tuvimos hace unos días, hemos votado la composición de las comisiones que están indicadas en el pliego y por tanto en el contrato con la empresa La Perlita, que son dos comisiones que le permiten al Departamento Ejecutivo y también al Legislativo controlar y monitorear el cumplimiento del contrato. Estas comisiones son Fiscalización y de Arbitraje, son dos momentos que prevé el contrato. En uno de ellos incluso en la comisión fiscalizadora se plantea la posibilidad de que el Estado abra la participación a la comunidad.

La fiscalización puede ser que la comunidad visualice esta herramienta, se hagan las denuncias, se hagan las presentaciones y después está la Arbitral que sanciona ¿eso va un Juzgado de Faltas?

No, hay varias, son distintas instancias. La Comisión Fiscalizadora tiene la potestad y la facultad de emitir dictamen que son de cumplimiento obligatorio. Tiene que ver con hacer observar el cumplimiento del contrato, si hay un recorrido que no se esté cumpliendo, si hay una frecuencia que se está discontinuando. Tiene facultad de emitir un dictamen para exigir el cumplimiento del contrato y de las normas. Por ejemplo, la frecuencia o los recorridos son ordenanzas municipales que amplían los recorridos o que amplían las frecuencias o que crean en algún caso, no ha pasado, nuevos recorridos, por ejemplo. 

Atalaya es una creación y el Vergel es otra creación acordada con la empresa La Perlita Pero aún si no existiesen estas comisiones el control debe existir si está el contrato. ¿Por qué tendría una relevancia superior que estás comisiones entren en funcionamiento? ¿Qué creen ustedes que debe hacerse para que el servicio respete contrato y responda lo que necesita la sociedad?

Nosotros tenemos un Municipio, ya lo dirá el Censo, de cerca de 700 mil habitantes y el sistema de transporte diseñado hace mucho tiempo para mucho menos habitantes, pero también con una concepción de una ciudad a la que estamos intentando transformar. Si vos mirás desde arriba el mapa de transporte de Moreno, todos los recorridos conducen a un solo lugar que es la Estación de Transbordo, eso era pensando en un municipio que tenía la característica de ser municipio dormitorio. Uno de los desafíos que tiene nuestro gobierno y que sistemáticamente plantea nuestra Intendenta es convertir a Moreno en una ciudad que tenga el desarrollo industrial, productivo, estratégico como una de sus características. Eso va a tener también como complemento y como una instancia paralela, correlativa, como le queramos poner, el rediseño o pensar cómo mejoramos el servicio de transporte. Estas comisiones están previstas en el pliego, es cierto, por tanto, las tenemos que poner a funcionar.

¿Por qué tardaron tanto para ponerlas a funcionar? Es el tercer año de gobierno de Mariel Fernández, si era tan claro desde hace muchos años que la concentración en la estación de transferencia iba a colapsar.

Sí, yo cuando te hablaba de la concentración, digo, para que también no generar una expectativa distinta a la que hoy la coyuntura indica, nosotros no estamos ante una instancia de finalización del contrato, ni rediscusión de un pliego. El contrato está vigente, tiene varios años más, tenemos que observar que se cumpla el contrato. Como hay una demanda permanente para mejorar el servicio, digo, uno camina por cualquier lugar y una de las cosas que plantean nuestros vecinos es que tienen problemas para acceder al servicio de transporte y existen herramientas que mejoran las herramientas de control, porque la herramienta de control como vemos es el Concejo Deliberante, es el Departamento Ejecutivo. Durante todo el año pasado se han emitido muchísimos expedientes que tienen que ver con la ampliación de recorridos, con observaciones a la empresa, se ha citado a la empresa, se ha pedido los informes de calidad de servicio, se ha pedido el cumplimiento del pliego en distintos aspectos, las cámaras de seguridad.

¿Se pide o se exige? Porque el contrato es para cumplir, no se pide, se exige.

Si querés corregimos semánticamente, se ha exigido.

No es una corrección semántica, es política. Hay un contrato, se tiene que cumplir.

Es semántica porque nosotros hemos hecho ordenanzas y las ordenanzas son imperativas, entonces si vos mirás el hecho concreto político es una ordenanza que ordena, es imperativa. 

¿Cuáles son las demandas generales, más determinantes?

La demanda general primero es que hay servicios que están interrumpidos, que esto es una permanente de toda la vida en nuestro distrito. Que hay mucho colapso en las unidades por tanto hay que mirar y observar el tema de la frecuencia, porque hay horarios particularmente en los que se colapsan las unidades y eso hace que el vecino viaje mal. El tema de la interrupción de los servicios o la distancia que hay, porque también está normado en el contrato, el pliego plantea cuál es la distancia que debe tener cada vecino en promedio con la unidad que lo tiene que trasladar hacia el lugar en donde quiera ir, eso después genera situaciones de inseguridad. Mientras más distancia hay que recorrer para tomar el colectivo más riesgo se corre de sufrir un hecho de inseguridad, por lo tanto es nuevamente el Estado quien tiene que acompañar ese proceso. Una de las formas de acompañar es por supuesto garantizando la presencia de la fuerza de seguridad, presencia del Estado en el acompañamiento de ese vecino, y la otra que también es absolutamente paralela y necesaria es garantizando que el servicio se cumpla como se debe cumplir.

Para vos, ahora siendo concejal, ¿La Perlita es un monopolio?

Para mí siendo concejal o no, y para cualquier vecino es un dato objetivo de la realidad que tenemos una empresa que monopoliza un servicio. Eso no es opinable, es un dato de la realidad. Los recorridos del servicio de transporte urbano dentro de Moreno, que empiezan en Moreno y terminan en Moreno, están a cargo de una sola empresa. Ese es un dato objetivo de la realidad, no tiene que ver con el panóptico desde el que lo mire, siendo concejal o no siendo concejal. Cuando no era concejal había una empresa, cuando soy concejal hay una empresa. Mi responsabilidad hoy es distinta por qué, porque tengo que poder ejercer los instrumentos de control para que ese contrato se cumpla, mientras ese contrato dure. Estamos en curso de ese contrato, por lo tanto, nuestro trabajo va a ser observar que el contrato se cumpla.

¿Mejoró el transporte público desde que asumió el gobierno de Mariel Fernández?

Yo creo que hay muchas situaciones que se complejizan porque tuvimos dos años de pandemia, con lo cual todo eso implicó un rediseño de todos los servicios públicos. Eso también hay que computarlo como parte de este trayecto. Nosotros arrancamos una gestión y a los tres meses tuvimos una pandemia, que modificó absolutamente todos los servicios públicos y toda la relación del Estado con la sociedad toda. Por lo tanto, saliendo de la pandemia, una de las cosas que hay que revisar es cómo hacemos que efectivamente mejore el servicio de transporte. Yo creo que el servicio todavía no es mejor y que tiene que serlo porque también es uno de nuestros compromisos y parte del contrato electoral que nosotros asumimos, por lo tanto, el hecho concreto es que existe la definición política de poner en marcha instituciones, algo que antes no ocurrió.