NOTICIAS DE MORENO

- BUENOS AIRES - ARGENTINA // contacto@desalambrar.com.ar

Viernes, 22 de Septiembre del 2017


Espacio Publicitario

LOCAL / REGIONAL

Aprender a decir No en forma colectiva

jueves, 20 octubre, 2016

LO QUE DEJA EL OPERATIVO APRENDER 2016 –

Hacer y registrar. Puertas abiertas y apertura a comprender las posiciones que coexisten cotidianamente. No es una tercera posición sino una postura activa que preserva y conserva una idea – plan: “Aprender a decir NO en forma colectiva”. Existe un valor inherente a la propuesta ya ejecutada de Aprender 2016: tuvo ruido, no pasó desapercibida. Las maneras legítimas de estar o rechazar merecen ser comprendidas en los contextos reales. El operativo deja palabras o frases para significar como evaluación, control, aplicadores, veedores, obligatoriedad posible, sujetos, derechos. Leonor Rodríguez, como directora de la Escuela Primaria Nº 56 del barrio Satélite, entregó un análisis de la acción desplegada el día 18 de octubre frente al Operativo:

¿Qué era el Aprender 2016 antes de su realización y ejecución para producir debate, polémica y resistencia?

Si no me equivoco en las fechas, desde el año 1993 venimos teniendo evaluaciones estandarizadas como fue esta. La última la tuvimos en el año 2012 pero no fue universal sino que hubo elección de escuelas y no tuvo estas resistencias. En las otras pudimos tener un poco de devolución posterior y, por ejemplo tras la evaluación del año 2012, muchas cosas se modificaron a favor. Respecto a las resistencias que se dieron ahora, creo que las mismas tuvieron que ver, más que con la evaluación en sí, con los procedimientos previos y el temor posterior.

Lo previo es la inconsulta con los gremios docentes

No hubo ningún tipo de consulta con nuestros espacios de trabajo, con nuestros representantes gremiales ni con otros nucleamientos para no ir a las bases. Hace un largo tiempo que en la Provincia de Buenos Aires, pero hablo de mi escuela, en el espacio donde yo trabajo, venimos gestando la evaluación como parte de un proceso porque creemos que la evaluación es aprendizaje, no es resultado de un aprendizaje. Entonces cuando tenemos que exponer a nuestros alumnos, exponer lo que significa nuestra cotidianidad pedagógica, eso genera ruido y malestar. A la vez siento que nosotros somos trabajadores de un sistema y somos representantes de un pequeño Estado en el lugar que trabajamos, por lo tanto creo que la oposición por la oposición no sirve, pero me parece muy interesante este ruidaje que generó el Aprender 2016 en las instituciones porque esto nos tiene que alimentar a posteriores reflexiones. Si nosotros somos trabajadores de un sistema y tenemos que hacer algo para lo que no fuimos consultados, por lo tanto no fuimos parte, deberemos organizarnos para plantearlo. Desde mi posicionamiento personal tomé la decisión de que no iba a renunciar porque creo que en función de mi trabajo y del espacio donde intento gestionar, uno es garante de que las cosas sean lo más justas y democráticas posibles, aún cuando en su gestación no hayan sido así. Si cierro la escuela, cosa que creo no pasó en Moreno, y me niego a ser la veedora del espacio que yo conozco, cierro la posibilidad a aquellas docentes que querían ser aplicadoras. Ahí estoy tomando una actitud anti democrática.

AUDIO 1 RODRÍGUEZ

 

El término aplicador que fue muy discutido, ¿te hace ruido?

Los términos tienen que ver más con las empresas que con lo pedagógico, pero es algo que nosotros lo sabemos. Si nos quedamos en lo mínimo de un término vayámonos a casa, pidamos la jubilación anticipada y hagamos otras cuestiones porque todo está viciado de economicista y empresarial en este gobierno. También estuvo de alguna manera en el anterior, lo que pasa es que el discurso estaba más disfrazado y entonces parecía que dolía menos. Acá está claro que la visión es economicista, que es una visión de empresa, que miran el espacio escolar como pequeñas empresas, entonces somos aplicadores y somos veedores, pero hacia el interno de nuestros lugares sabemos perfectamente que por primera vez, y no pongo entrecomillado desde lo positivo, los que tomaron la evaluación fueron docentes. En todas las veces anteriores fueron estudiantes del secundario, muchos de ellos.

¿El ONE (Operativo Nacional de Evaluación) del año 2012 fue hecho por estudiantes?

Sí.

AUDIO 2 RODRIGUEZ

 

¿Cómo fue el trabajo de veedores?

Primero tengo que decir que tuvimos la primera y única reunión informativa hace un mes atrás. Allí plantearon el esquema de funcionamiento y los aplicadores no eran de la misma escuela sino que se generaban duetos y tríadas de escuelas vecinas. En la reunión planteé ante todos que eso indicaba un signo de desconfianza porque el docente del aula no puede evaluar, aún con un esquema en el que no participó, a sus propios alumnos. Quien estaba coordinando la reunión no pudo darme una respuesta. Por supuesto que ante estas cuestiones uno plantea el desacuerdo, pero ante una cuestión ya hecha, uno no debiera plantearse el acuerdo o el desacuerdo sino si uno lo hizo o lo rechazó. Lo digo así porque muchos lo hicimos no estando de acuerdo pero creyendo que el hacerlo nos abre una puerta para decir y hacer reclamos concretos porque di cuenta de los aprendizajes de mis alumnos. Los docentes no fueron evaluados sino consultados a través de un cuadernillo donde las preguntas eran personales. Podemos preguntarnos para qué le interesa a un sistema educativo tener determinados datos de un docente que no modifican su trabajo cotidiano. También hubo un cuadernillo de preguntas personales para los niños y, hablando de nuestra escuela, estuve las cuatro horas de cada turno, y me ocupé de ver eso, cumpliendo mi función. Vi que los pibes, con sus dificultades, traían a esta situación que se dio el 18 de octubre, todas las estrategias de aprendizaje que nosotros le habíamos brindado. Por lo tanto a mí como escuela el Aprender 2016 me sirvió para ver eso.

AUDIO 3 RODRÍGUEZ

 

Volviendo a lo previo, ¿qué aspectos otorgó esta evaluación?

Como comunidad educativa ponernos en estado de reflexión sobre lo que significa llegar a un informe de avance de nuestros aprendizajes y de nuestras prácticas donde participemos de la elaboración. Todo eso fue una reflexión y una situación de crisis porque en nuestro espacio teníamos miradas muy antagónicas, valiosas todas, pero muy antagónicas. En el momento de la evaluación en sí, sirvió para que nuestra mirada global, ya que los directivos tenemos la mirada del aula grande, nos dé indicadores tales como por dónde está yendo el aprendizaje más concreto de nuestros alumnos, sin dejar de decir que nosotros los tenemos a diario porque recorremos las aulas, damos clases en función de la continuidad pedagógica. En otras palabras nos permitió ver que, frente a una situación externa de búsqueda de por dónde anda, nosotros pudimos dar cuenta que andamos pedagógicamente. Vimos que los alumnos buscaban como en ese registro de estrategias la manera para dar cuenta ante una situación nueva. Más piagetiano que eso no hay, si es que la inteligencia es la adaptación a situaciones nuevas. Por supuesto que creo no es lo que pretendía la evaluación, diría que lo que pretendía era lograr un recorte. Es más, la palabra oficial que más se utilizó fue esa, pero si nosotros imaginamos que las escuelas son mantas o vestidos, un recorte en un vestido puede ser un agujero, un parche o un recorte en un vestido puede significar rediseñarnos, repensarnos o sostenernos en lo que estábamos. Mientras los aplicadores tomaban la evaluación a los grupos de 6º grado se daba la jornada institucional con el resto de los docentes y ahí pudimos ver, nosotras, qué nos pasaba con esto, qué posicionamiento tenemos con respecto a lo que es evaluar, pudimos ver qué significa dar cuenta de nuestros procesos y de nuestras prácticas. Nos metimos poco con el material que llegó ya que las cajas se abrieron el mismo día de la evaluación, pero tratamos de estar en sintonía con lo que hacían los chicos trasladando eso a nosotros, trabajadores de la educación. Por momentos fue interesante, por momentos fue poco colectivo, fue como es a diario en los espacios que trabajamos.

AUDIO 4 RODRIGUEZ

 

Antes de esta evaluación consideré que la misma era una decisión ejecutiva que no se podía frenar y, al mismo tiempo, saber que cualquier cambio que se pretenda imponer sobre las leyes vigentes fija un escenario donde difícilmente este gobierno nacional tenga la opción de hacerlo, incluso esa pretensión abriría una acción masiva que excede al ámbito educativo

A mí me parece que fue como una oportunidad de alfabetizar el olfato. Qué estamos oliendo que va a pasar luego de esto. Creo que en eso estamos más de acuerdo, el de olfatear nuestro trabajo cotidiano, por lo tanto tenemos que ser capaces de organizarnos para sostener lo conseguido como derecho. Si nosotros tenemos como principio institucional que la educación es un derecho social entonces tenemos que hacerlo valer. Pero la educación que es un derecho y es social requiere de miradas. No estoy a favor de este operativo porque no sería fiel a lo que siento, pero pasado esto tenemos que preguntarnos qué posibilidad nos generó, qué sucedió con este informe que no fue solamente hacia afuera sino hacia el adentro; qué hacemos con lo que miramos hacia el adentro porque ahí sí tenemos todas las decisiones para tomar. Mis decisiones hacia adentro tienen que tener eco en el afuera. Vos decís que al ser una decisión ejecutiva no podíamos negarnos pero podríamos haberlo hecho si los gremios hubiesen tomado una posición absolutamente colectiva y decir NO SE HACE, NO SE DA CLASES ESE DÍA. Para mí no fue acertado, aunque el gremio (SUTEBA) tendrá su explicación que no la escuché todavía, que la decisión quedara en la individualidad de la renuncia porque muchísimas cosas que se consiguieron fue a fuerza de cuerpo y no de miembros. Estas son las situaciones que debemos mirar a partir de lo ocurrido, y también nos permite en función de lo que vimos hacer en los últimos tres meses que nos quedan de este año.

AUDIO 5 RODRIGUEZ

 

Por aquello que deja la evaluación, Leonor Rodríguez formula una inquietud interesante que se desprende de la selección escolar analizada: “Evaluaron a los 6º de Primaria y Secundaria. Ellos reciben un recorte, información, la procesan de manera estandarizada y cuando llegue la devolución esos chicos ya no están en el sistema. Por lo tanto lo que se busca es saber cómo llegaron los que están y no los que se quedan. Si esto es así nosotros tenemos que ser protagonistas de esa devolución y creo que tenemos que encontrar la oportunidad a esto que nos brindó como una especie de prescripción porque como directores y docentes sabemos en el ámbito en el que trabajamos. Cuando nos llega la evaluación que responde a los NAP (Núcleos de Aprendizajes Prioritarios) que son a nivel nacional, pero nosotros tenemos un diseño curricular como Provincia pero acá no estuvo porque debía ser estandarizada. Pero eso que no tiene en cuenta lo particular de un territorio, ¿es realmente una evaluación válida cuando le está faltando el arraigo? Nosotros no podemos concebir que haya posibilidad de enseñanza y aprendizaje si no hay arraigo social. Por ahí otros lo pueden concebir.

AUDIO 6 RODRIGUEZ

 

Si consultaron a los padres y madres sobre esta evaluación, ¿qué posiciones recibieron o tomaron?

Me reuní con los papás de todos los alumnos de 6º año y de todos los de 3º año. Vinieron los padres y algunos estaban a favor de que sus hijos pasaron por esta instancia y muchos otros la rechazaron y sus hijos no vinieron. Sostenemos que cuando se abre la puerta de un territorio educativo tiene que hacerlo en serio, permitiendo que se vaya por la puerta aquello que no se quiere quedar. Si yo impongo este operativo teniendo 117 alumnos en 6º grado después no puedo sostener mi construcción democrática dentro del espacio en el que trabajo, por lo tanto este operativo lo puse en el aspecto transversal y cotidiano que hay en la escuela. Cuando tenemos que hacer algo con los padres se lo consultamos a ellos, por lo tanto por qué esto no debía ser consultado. Por qué su opinión no va a tener el valor y el peso como cuando decide que su hijo vaya o no a una excursión, o si le sacamos o no la foto. En eso también me basé para no renunciar porque soy garante de la decisión de esos padres, porque a mí me conocen, porque conocen a la escuela y como nos vinculamos en lo cotidiano.

AUDIO 7 RODRIGUEZ

 

El cuadernillo entregado a los directivos contuvo aspectos vinculados con la infraestructura. El múltiple choice no tenía la palabra nunca sino la frase casi nunca. Cuenta Leonor Rodríguez que “ellas agregaron el nunca”, como días en que nunca hay gas. Comparte la directora de la Primaria 56 del barrio Satélite un momento que educa: “Los chicos cuando estaban haciendo su cuadernillo personal se dieron cuenta de situaciones que no están en nuestro cotidiano, como por ejemplo esa famosa pregunta sobre los pueblos indígenas. Eso nos llevó a un estado de reflexión con los 45 pibes que estaban ahí. Ellos nos dijeron, seño nosotros no llamamos indígenas a los pueblos porque esa palabra viene de indigente, nosotros los llamamos originarios”.

AUDIO 8 RODRÍGUEZ







Espacio Publicitario






Espacio Publicitario


Siga a Desalambrar

Archivo

Espacio Publicitario












Desalambrar / Noticias de Moreno - contacto@desalambrar.com.ar