Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Angélica Sarmiento y Florencia Urquiza, trabajadoras en la Maternidad Estela de Carlotto, presentaron ayer una denuncia penal contra Walter Cravero, Secretario General de ATE. Este desenlace se produjo en ocasión de celebrar los comicios para elegir delegados /as en esa institución de salud que está por cumplir diez años de servicio.

Dos listas participaron de la contienda electoral, la Verde (oficialismo) y la Negra (oposición). En diálogo con Desalambrar, Angélica (enfermera) relata los acontecimientos: «Empezamos la elección a las 6 de la mañana con una acción prepotente y hostil hacia quienes integramos una propuesta sindical alternativa al oficialismo. Se impuso que la urna se abría sí o sí a esa hora. Al dar comienzo comprobamos que Florencia Urquiza, una de nuestras candidatas no estaba en el padrón, lo cual consideramos que es parte de lo burdo, ni siquiera algo preparado. No había caso que agregaran a Florencia, cuando el principio elemental de una elección es votarse a sí mismo. Ante esa situación llamamos a compañeros de otros sectores de trabajo, tal caso de ANSES y del Hospital Mercante, también compañeros del MST, un grupo de militantes. Recién ahí bajó Claudio García y la agregó al padrón pero desistieron de labrar un acta».

La elección, tomando una frase de Florencia Urquiza, nació «mal parida» en un lugar pública que garantiza el parto respetado. Si la Lista Negra buscó ayuda y acompañamiento externo, la Lista Verde llevó trabajadores /as de áreas municipales y de escuelas, indica Angélica y agrega: «Había un hombre que acompaña a las pañuelos verdes, a las mujeres violentadas, pero estaba atrás de un grupo de mujeres que nos quería cagar a palos. A mí me agarraron del cuello y a Florencia la empujaron contra la mesa».

Al ser una institución pública, ¿hay cámaras en el interior de la Maternidad?

Sí, nosotros pedimos hoy ver las imágenes, lo hicimos en la Dirección, pero nos fue negada esa posibilidad. Los compañeros de seguridad vieron todos los episodios a través de las cámaras, está todo grabado. Quiero decir que el Secretario General Walter Cravero siempre estuvo adelante y es a él a quien le hago la denuncia

¿El momento de máxima tensión es cuando ustedes solicitan el recuento provisorio y el oficialismo rechaza esa propuesta y pretende llevarse las urnas?

FLORENCIA: Así es. Lo único que pedíamos era un recuento provisorio cuando había terminado el escrutinio del turno mañana – tarde. Pero esto arranca mucho antes cuando pedíamos la fecha de elecciones y nunca la publicaban hasta el 22 de noviembre dándonos tres días para presentar nuestra lista. Es decir, a último momento colgaron en la Maternidad el llamado a elecciones de delegados /as. Esto venía mal parido desde la concepción. Trabajamos contra reloj porque la Verde manejó los tiempos y ante la insistencia y presentaciones ante la Junta Electoral provincial obtuvimos dos días de prórroga, pero todo el proceso fue de entorpecimiento, te diría de prácticas vulgares y torpes. Fijate que cuando se labran las actas para iniciar los comicios detectamos que yo no estaba en el padrón porque hicieron de forma arbitraria un desmembramiento del padrón, una para el turno mañana y otro para el turno noche. La presidenta de Mesa y el fiscal de la Verde no son trabajadores de la Maternidad Estela de Carlotto, pertenecen a la Seccional de ATE, mientras que los compañeros de nuestra institución, postulados por la Verde, no participaron.

El cierre del padrón matutino – vespertino fue un caos. Como la elección contemplaba el turno noche, con un cuarto oscuro en planta alta, infranqueable para la oposición, la continuidad de la disputa – caos condujo a la presencia del Director de la Maternidad Estela de Carlotto, Eduardo Fernández, quien dispuso un esquema de seguridad en el sector que era parte del cuestionamiento de la Lista Negra.

Mañana se llevará a La Plata la requisitoria de impugnación.

Ayer quedó presentada, según el testimonio de María Angélica Sarmiento y Florencia Urquiza, las denuncias judiciales contra el Secretario General de ATE. La primera describe lo siguiente: «Declaro que fui víctima, junto a otras compañeras de nuestra lista, de una patoteada consistente en empujones, ahorcamientos, tirones y golpes de puño por parte del grupo que acompañaba al secretario general de ATE Moreno, Walter Cravero. Asimismo denuncio, en el mismo acto, la sustracción de la urna donde se elegía la representación sindical, en la Maternidad Moreno Estela de Carlotto, de la Asociación de Trabajadores del Estado ATE por parte de un grupo de personas que se identificaron como miembros de la comisión directiva de la seccional ATE Moreno, encabezado por el secretario general Walter Cravero, pertenecientes a la lista Verde».

En la presentación (sede fiscal), Florencia Urquiza señala: «A las 16 horas se cerraban los comicios por el turno diurno/ vespertino. Llegaron Walter Cavero y personas de la Seccional ATE Moreno para llevarse las urnas. No sé cuántos eran en total y tampoco sé sus nombres porque ninguno trabaja en la Maternidad. Eran dos urnas: una para los votos de los afiliados al sindicato y otra para el padrón de adherentes, trabajadores no afiliados a ningún sindicato que deseaban participar democráticamente en los comicios. El problema comenzó cuando solicitamos que se realice el recuento parcial de votos dentro de la maternidad, en Albatros 7225, Trujui, Moreno. Luego se la llevaran dado que durante el horario de las 20 a 23 horas continuaba el acto eleccionario para el turno nocturno. En ningún momento hicieron lugar a la solicitud. Cravero y estas personas se metieron en el aula que funcionaba como el cuarto oscuro, sin realizar el acta de cierre, cargaron las urnas salieron con ellas empujando, golpeando a otros compañeros en su camino. Varios compañeros se acercaron a observar, otros filmaron y entre toda la discusión yo quedo atrapada tras la mesa donde se desarrollaba el acto eleccionario, completamente paralizada y a los empujones se llevaron las urnas. Los compañeros que estaban presentes comentaban que las cargaron en un auto. Se llamó a la policía desde la institución. Hay actuaciones policiales de la seccional Trujui Moreno. En la institución existen cámaras de seguridad y todo el conflicto fue presenciado por los trabajadores de la Maternidad presentes en ese turno».