Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


UN MENSAJE MAFIOSO QUE DEBE TENER UNA RESPUESTA POLÍTICA Y JUDICIAL –

En la función pública no todo vale, aunque los procesos desplegados dan cuenta de una dinámica que potencia cualquier acción o evento como de carácter personal, con el único fin de eliminar la responsabilidad política que existe por peso propio. Se dice y se asegura que «tocar intereses que son intocables» acarrea reacciones. Más aún, los presupuestos de gestión que lanzan el fin de los «negociados» se exhiben como un «cambio» en los usos y costumbres del poder y la política. Esa es una declaración, pero cuando se producen hechos «aberrantes» debería existir una respuesta institucional inmediata, urgente y terminante. Esto no sucedió hasta ahora, aún cuando gran parte del gobierno de Festa, incluso el mismo intendente, sabe de la cobarde y gravísima amenaza que tiene como víctima a una funcionaria municipal, la Dra. María Victoria Marchisio, Subsecretaria de Higiene Urbana y Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos de la Municipalidad de Moreno.

El martes pasado a las 20:15 horas, dos mujeres ubicaron en la puerta de la casa de Marchisio un «muñeco confeccionado de manera casera, relleno de papel de diario, sin cabeza y con un caño, del tamaño de su hijo de 6 años de edad».

El estado de conmoción fue total para Marchisio y su familia. Alguien planificó la acción y dos chicas jóvenes materializaron el brutal mensaje. Tanto el intendente como su Secretario de Justicia (Méndez) fueron rápidamente informados del terrible suceso.

caratula

Desalambrar accedió a la denuncia penal que en la jornada de hoy realizó María Victoria Marchisio en la UFI Nº2 de Ituzaingo, que depende del Departamento Judicial de Morón (NdR: la funcionaria vive en Ituzaingo). De la misma se desprende que hay testigos que «vieron como dos chicas dejaron en la puerta de la casa de Marchisio el siniestro mensaje». En la presentación judicial describe en forma angustiante el impacto que tuvo su hijo cuando vio el muñeco que se colocó en la puerta de su casa. Sin dudar, la Subsecretaria declara que lo ocurrido «está vinculado con su trabajo en el Municipio de Moreno».

denuncia-ii

¿Pero que hace o intentó realizar la abogada especialista en Política Ambiental, que no pertenece a ninguna estructura partidaria, que tiene como función, con el aval del intendente Festa, de realizar un trabajo que elimine los basurales a cielo abierto, además de controlar y auditar el servicio de recolección de residuos domiciliarios?

Esta pregunta periodística ya tiene una hipótesis que UFI Nº de Ituzaingo puede considerar como una línea de trabajo. En su declaración judicial, Marchisio afirma que «en los meses de julio y agosto» recibió dos llamados amenazantes en el teléfono de su oficina, uno de ellos le refirió «no te metas donde no te tenés que meter porque ya te compraste seis balas».  En otro llamado se le dijo: «Dejate de joder porque sos boleta».

La funcionaria municipal indica que «por sus funciones laborales debe planificar, gestionar y trabajar con las denuncias vinculadas con el tema de la basura en el distrito de Moreno, como así también fiscalizar y dar trámite a la totalidad de las denuncias recepcionadas a la línea 0800, que se inició por su iniciativa en el mes de julio. Debe fiscalizar el cumplimiento del contrato de servicio de recolección de residuos tercerizados, con funciones complejas de auditoria y organización desde el día 6 de julio».

María Victoria Marchisio sufrió en el mes de agosto una amenaza, que no fue telefónica. A la vuelta de su oficina de trabajo, cuando caminaba por la calle Joly, dos hombres se «le aparecieron por delante, uno le dijo Marchisio y mientras que con su mano simulaba un arma de fuego, apuntó a su nariz y le dijo pum pum«. Esas personas estaban vestidas con ropas parecidas a las que utilizan los camioneros de la Municipalidad de Moreno. Marchisio notificó a su superior (Roberto Gaudio) de lo ocurrido. Tres días después, esos mismos hombres estaban parados a metros de la Subsecretaría de Higiene Urbana. Esa acción de amedrentamiento directo, con amenaza de muerte incluida, no tuvo otro capítulo igual con los mismos personajes».

Hasta ese momento los sucesos no tomaron difusión pública, tal vez por enmarcarse en los efectos lógicos y naturalizados de «tocar los intereses y recibir respuestas». Pero lo sucedido el martes 13 de diciembre es el límite. Al día siguiente, María Victoria Marchisio le informó personalmente a Walter Festa de la brutal amenaza «dirigida a ella en la figura de su hijo de 6 años de edad».

denuncia

Pasaron tres días de ese mensaje mafioso, que de ningún modo puede ubicarse en algo personal sino como resultado de la función pública que realiza la Dra. Marchisio como funcionaria jerárquica, pero a pesar la gravedad institucional la Municipalidad de Moreno no emitió ningún comunicado oficial que «respalde el trabajo de Marchisio y condene con toda la fuerza institucional el atentado ocurrido en la noche del martes 13 de diciembre».

Lo que sucedió es un problema político y debe tener una respuesta de esa magnitud. La basura es un problema político. Toda acción de control que defienda los intereses públicos es una política pública.

El intendente Festa tiene el deber de garantizar en hechos y palabras que lo vivido por Marchisio y su familia es un límite que su gestión no está dispuesta a tolerar.