Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Por Andrés Figueroa Cornejo.- Como resulta habitual, las Fuerzas Especiales de Carabineros comenzaron a reprimir a los convocados con agua tóxica y gases lacrimógenos incluso antes de que iniciara la marcha, y con mayor violencia durante su transcurso. 

Al igual que en las principales ciudades del país, en Santiago de Chile se retomó la marcha que va del centro de la capital hasta el Cementerio General, en homenaje y memoria viva de las y los luchadores sociales asesinados por la dictadura cívico militar y los gobiernos post-tiranía, tras el golpe de Estado de 1973, hace 48 años.

Miles de corazones se dieron cita en la Plaza Los Héroes, en plena Alameda, y entre lemas y banderas de diversas organizaciones políticas, sociales y de DDHH chilenas y de los pueblos indígenas, trabajadores, asambleas territoriales, ambientalistas, antipatriarcado y comunidad LGBTI+, migrantes, etc., iniciaron la caminata hasta el principal cementerio metropolitano. Como resulta habitual, las Fuerzas Especiales de Carabineros comenzaron a reprimir a los convocados con agua tóxica y gases lacrimógenos incluso antes de que iniciara la marcha, y con mayor violencia durante su transcurso.

El año pasado no pudo efectuarse la marcha debido a la pandemia de Covid 19, y este 2021 se retomó, guardando todas las medidas sanitarias de rigor, como el uso de mascarilla y el distanciamiento físico. Prácticamente todas y todos los participantes, y deducible por los rangos etarios de la caminata, ya recibieron las dos dosis de vacunación contra el coronavirus.

Los aspectos distintivos de la marcha este año estuvieron en la exigencia colectiva de la libertad de las y los presos políticos de la revuelta social y del pueblo mapuche, y en la participación de nuevos activos y procesos político sociales, como las asambleas territoriales y el Referente Político Social, entre otras organizaciones disidentes.

En desarrollo.