Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


La Vicepresidenta de la Nación define el partido que se juega, marca la cancha y elige a los jugadores, todo un despliegue táctico que por supuesto define quienes son los adversarios. Ante el espacio colmado, con el logo de la CTA acompañando, Cristina Fernández de Kirchner preguntó a los /as presentes si había tiempo para hablar del trabajo, un no pedido para que pueda tronar el SI Cristina. En primera fila las autoridades de gobierno. Allí abajo, Mariel Fernández, Intendenta de Moreno, La Capitana del distrito, escuchando los misiles de Cristina que viajaron al corazón de la economía popular, es decir, a la construcción que llevó a Mariel a la Intendencia junto a Esteban «El Gringo» Castro, máxima figura de la UTEP. No solo definió a los piquetes y planes como resultado de las políticas del neoliberalismo sino que clavó un epitafio: «Eso no es peronismo, si Evita viviera, mamita».

Fueron siete minutos recargados. Peronismo es trabajo, no piquetes ni cooperativas, un mensaje explícito para el Presidente de la Nación y una de las pocas espadas que con valor defiende la política pública: el Movimiento Evita.

Discurso de la Vicepresidenta:

«Yo estoy segura, que si va un periodista entrevistando a la gente por la calle y le dice ‘Diganme, quien trajo a los piqueteros o a los que tienen planes sociales‘, le dicen, pero una contra mil, ‘los peronistas‘. Si, son hijos de las políticas populistas, ‘los piqueteros, los planeros’ No, equivocación, los piqueteros, al menos en la República Argentina, son hijos de las políticas neoliberales de los años 90′. No no, no nacieron con ningún gobierno populista, nacieron, fueron el producto, de los altos índices de desocupación y de la falta de trabajo y oportunidades en la República Argentina, y también lo recuerdo porque, cuando en el año 2003, Néstor asume como presidente, había el plan Jefes y Jefas de Hogar, que había creado Eduardo Duhalde que lo había creado bien, ojo, no estoy criticando la creación porque en ese momento se había caído el país, había estallado en mil pedazos, índices de desocupación, volaban por los aires. En fin, había 2 millones 200 mil planes Jefes y Jefas de Hogar, lo recuerdo como si fuera hoy, lo escribí en el libro, Sinceramente y además lo tenía Carlitos Tomada Ministro de Trabajo, gran ministro de trabajo, extraordinario ministro de trabajo. Lo tenía Carlitos Tomada y se lo pasó a Desarrollo Social a Alicia Kirchner, eran 2.200.000 planes pero había 22/ 23% de desocupación, 2 dígitos. Cuando terminó la gestión, quedaban algo así como el 10% de aquellos planes, 220 mil planes, me acuerdo también muy bien porque un día, una de las últimas inauguraciones que hice, fue en la Esma y ahí trabajaron las mujeres del plan Ellas Hacen y de Argentina Trabaja, que habían hecho trabajos de plomería, de albañilería. Y yo quiero ser absolutamente sincera, hoy tenemos 7% de desocupación, estamos solamente a 1,1 de alcanzar el 5,9 que teníamos allá, por el 2015, pero, tenemos 1.300.000 planes, hay algo que va a haber que revisar, porque con esa desocupación del 7% deberíamos tener menos planes sociales, y ojo que no estoy poniéndome en el lugar de los que andan contando cuánta plata le dan a los pobres, puedo pararme frente a cualquier argentino para decirle que fuimos nosotros los que creamos la Asignación Universal por Hijo, así que, me acuerdo expresiones tales como se van por la canaleta de la droga o de las mujeres que se embarazaban para cobrar la Asignación Universal por Hijo, las cosas que hemos tenido que escuchar, pero digo, digo que el Estado nacional debe recuperar el control, la auditoría y la aplicación de las políticas sociales que no pueden seguir tercerizadas, no pueden seguir tercerizadas. Creo que además, ojo, sé que hay cooperativas que laburan, que producen, hacen cosas porque las ví también trabajar en la época que Alicia, así como el Estado tiene el monopolio de la fuerza, o se le ocurre a alguien que podemos tercerizar la policía ¿no?, el Estado debe recuperar ese rol y transparentar frente a la opinión pública todo esto porque a mí, no me gusta que me quieran convencer que eso es peronismo, eso no es peronismo. El peronismo es laburo, trabajo, el peronismo no es depender de un dirigente barrial para que me dé el alta y la baja, no. Y sobre todo las mujeres, que son las más explotadas, son las que revuelven, las mujeres son las que más las basurean, en prácticas misóginas y machistas, son las que revuelven las ollas en los merenderos, son las que cuidan a los pibes y son las que siempre tienen que ir a laburar, los tipos rara vez laburan, las que van a laburar son siempre las mujeres, es así. Y ustedes saben que es así. Entonces, que el Estado recupere en nombre de los que nos dieron vida, en nombre de Perón y de Evita. Si Evita los viera, mamita»

Los aplausos le pusieron música a esa partitura final del discurso.

Mariel Fernández, fiel a su identidad y construcción, no aplaudió la estocada de la Vicepresidente de la Nación, la máxima figura del Frente de Todos, tal vez la candidata a la presidencia en 2023.

No hace muchos años atrás más precisamente el 12 de diciembre de 2016, el Secretario General de la CTEP en Moreno Damián Falfán (Movimiento Evita), abordó en una entrevista con Desalambrar el éxito del Salario Social Complementario que le arrancaron a Mauricio Macri:

¿Dentro de la economía popular está el Argentina Trabaja?

Si.

¿Ahí existen las unidades ejecutoras?

Correcto.

Los proyectos ¿quiénes los definen?

Desde CTEP fuimos dando la pelea para poder manejar nosotros nuestros propios entes ejecutores para que los mismos trabajadores del programa puedan definir cuáles son los módulos del programa que van a abordar contenido dentro del programa.

¿En el gobierno anterior era así?

No era así porque los entes ejecutores no estaban manejados por las organizaciones sino que la mayoría estaban pensados desde los municipios. Eso en realidad para nosotros fue una falencia en el programa porque estaba siempre puesto el eje en función de los municipios. Para los municipios la tarea central era la obra pública y el espacio verde.

¿Entonces es un avance que tenga la autonomía de qué hacer en función, no sólo de los programas a ejecutar, sino la idea de reconstruir el trabajo?

Exactamente. Es una manera de poder desarrollar la parte productiva de las cooperativas, lo cual no se pudo desarrollar en la otra etapa, pero para nosotros fue un piso de donde pararnos para poder seguir avanzando. Sin la política de los últimos 12 años de construir y desarrollar esos programas sería imposible estar discutiendo hoy esa cuestión.

El