NOTICIAS DE MORENO

- BUENOS AIRES - ARGENTINA // contacto@desalambrar.com.ar

Jueves, 22 de Octubre del 2020


Espacio Publicitario

PAIS / MUNDO

Cuando los hechos se convierten en «teorías conspirativas» /3

lunes, 1 junio, 2020

¿De qué modo se analizan y confrontan los datos y posicionamientos en torno a la salud pública y las políticas implementadas por el coronavirus? ¿En qué medida el concepto de «teoría conspirativa» determina las condiciones del debate público? Se analiza aquí la instrumentación de la expresión «teorías conspirativas» como herramienta para neutralizar todo discurso que se oponga al dominante. Rastrea sus orígenes e intenta proponer coordenadas que fortalezcan un debate racional. Carsten Forberger es abogado y periodista, y ha publicado artículos en las revistas alemana ‘Rubikon’ y ‘Multipolar’. Tercera entrega de las 5 que constituyen el informe. Por Casten Forberger / Fuente: Multipolar

PARTE 3

Preocuparse por la pérdida del significado de las palabras

El uso estigmatizante del término resulta del hecho de que se expresa abiertamente la intención de que el efecto excluyente y disuasorio se imponga efectivamente. Michael Butter, el «experto» de las teorías de conspiración más citados en el mundo de habla alemana, admite:

“Ahora las redes sociales son solo uno de los pilares en los que se basa el sistema de medios de los teóricos conspirativos. Los otros son sitios web como la revista en línea ‘Rubikon’ mencionada al principio. El sitio es parte del sistema de medios alternativos que ha surgido en los últimos años. En este contra-público, las teorías conspirativas han perdido todo estigma «.

La reveladora evaluación de Michael Butter presupone la función estigmatizadora del término «teoría conspirativa», pero no explica cual es el origen de la estigmatización. Entonces, ¿cuál es la razón por la que simplemente cuestionar la narración oficial de eventos como los atentados del 11 de septiembre se declara un área restringida? Si la palabra «conspiración» fuera completamente inofensiva, la CIA podría haber escrito tantos memorandos y hecho tantos «paréntesis» con puntos de vista pseudocientíficos y opiniones racistas y simplemente no habría tenido ningún efecto.

El efecto estigmatizador no puede explicarse únicamente por la imagen negativa de los temas entre «paréntisis» (racismo y pseudociencia), sino que también se encuentra en el significado especial de la palabra «conspiración».

Michael Butter, de todas las personas, me ayudó a entender esto. Hace hincapié en que las teorías conspirativas, lo que él cree que son, son parte de la cultura política en los Estados Unidos pero que no se usó lo que llama la «deslegitimación» hasta la segunda mitad del siglo XX.

Anteriormente, Butter creía que «cada presidente de los Estados Unidos, hasta Dwight D. Eisenhower, era un teórico de la conspiración». Como ejemplo, se refiere a Abraham Lincoln, quien tenía la creencia infundada de que los defensores de la esclavitud estaban tomado el control del gobierno.
Al principio, no está claro qué deriva Michael Butter de la supuesta «deslegitimación», porque hasta el día de hoy es parte de la cultura política en los Estados Unidos creer en historias que cumplan todas las características de la definición de Butter de una teoría de la conspiración (falsa). La histeria que rodea a «Russiagate» muestra claramente esto:

1 criterio: «Todo esta planeado»

La primera característica del intento inadecuado de definición de Butters es que todo está planeado. Sin duda, esto se cumple a los ojos de los creyentes en Russiagate. Putin planeó influir en las elecciones presidenciales de EE. UU. en 2016 para que Trump finalmente gane.

2 criterio: «Nada es lo que parece»

Toda teoría conspirativa, incluso la más extraña, según la definición de Butters, contiene siempre el siguiente supuesto: nada es lo que parece. Este es también el caso con Russiagate. Porque, en opinión de aquellos que ven a Putin como responsable de la victoria electoral de Trump, al menos dos aspectos no son lo que parecen ser en la superficie.

Primero, parece que Hillary Clinton perdió las elecciones porque los votantes demócratas potenciales prefirieron votar por Trump o prefirieron no votar en lugar de optar por un candidato amante de la guerra y Wall Street. Los correos electrónicos publicados por WikiLeaks también contribuyeron a la caracterización negativa de Hillary Clinton por parte de los votantes, que revelaron, entre otras cosas, cómo Clinton expulsó a su competidor interno del partido Bernie Sanders con todos los trucos imaginables.

A los ojos de los creyentes del Russiagate, esta verdad es solo una verdad aparente. De hecho, Hillary Clinton perdió las elecciones porque Putin habría arreglado hábilmente que la dejaran mal parada a tiempo para las elecciones robando hábilmente y publicando insidiosamente sus correos electrónicos.

Y en segundo lugar, según los teóricos de la conspiración de Russiagate, solo parece que el equipo de Trump contrató a Cambridge Analytica, que aprovechó las características especiales del sistema electoral de los EE. UU. Y, a través de una evaluación específica de los datos de los votantes con una campaña falsa específica, esos decisivos 77,000 votos en Swingstates, que fue el factor decisivo a favor de Trump. En verdad, no importaba. La verdad correcta detrás de la falsa apariencia es que, en realidad, fue Putin, con la ayuda de su ejército troll, quien cambió masivamente a los votantes.

La derrota electoral de Clinton fue esencialmente el resultado de dos causas acumulativas. Un gran número de votantes reconoció la incapacidad e intolerancia de Hillary Clinton y, además, personas seleccionadas fueron manipuladas con la ayuda de Cambridge Analytica a favor de Trump. Tales descripciones complejas de la realidad son demasiado complicadas para los seguidores de la teoría de la conspiración de Russiagate. Están buscando verdades simples y eso es simplemente: ¡El ruso lo hizo!

3 criterio: «Todo está conectado a todo»

El último criterio para la prueba de Butter, incluso si se trata de una teoría conspirativa débil, también se cumple de manera impresionante. Dice: Todo está conectado a todo. Eso está muy claro en Russiagate. No importa lo que sea, Putin está detrás de todo.

Por lo tanto, parececiera que no debería haber ningun cuestionamiento a la «deslegitimación» de las teorías conspirativas. Sin embargo, lo que queda claro, y hasta este punto las declaraciones de Michael Butter son, sin ningún tipo de sarcasmo, muy útiles, es el sentido específico de la palabra «Conspiracy» en la cultura política estadounidense. Las conspiraciones son parte constitutiva de cierto tipo de acciones (asunto Irán-contra, armar a los «rebeldes» en Siria, derrocar a los gobiernos elegidos democráticamente de Mossadegh a través de Lumumba, o Pinochet en Chile, etc.). Y también rápidamente se sospecha una conspiración detrás de las acciones de los oponentes políticos. Según el lema: aquellas acciones que yo estaría dispuesto a hacer, también debería esperarlas de mi oponente.

Continuará…


(*) Carsten Forberger, nacido en 1973, estudió derecho en Dresde y ha trabajado como abogado desde 2000. Es abogado especialista en derecho laboral y escribe para la revista Rubikon, entre otros medios.







Espacio Publicitario







Siga a Desalambrar

Archivo

Espacio Publicitario












Desalambrar / Noticias de Moreno - contacto@desalambrar.com.ar