NOTICIAS DE MORENO

- BUENOS AIRES - ARGENTINA // contacto@desalambrar.com.ar

Martes, 04 de Agosto del 2020


Espacio Publicitario

PAIS / MUNDO

Cuando los hechos se convierten en «teorías conspirativas» /4

miércoles, 3 junio, 2020

¿De qué modo se analizan y confrontan los datos y posicionamientos en torno a la salud pública y las políticas implementadas por el coronavirus? ¿En qué medida el concepto de «teoría conspirativa» determina las condiciones del debate público? Se analiza aquí la instrumentación de la expresión «teorías conspirativas» como herramienta para neutralizar todo discurso que se oponga al dominante. Rastrea sus orígenes e intenta proponer coordenadas que fortalezcan un debate racional. Carsten Forberger es abogado y periodista, y ha publicado artículos en las revistas alemana ‘Rubikon’ y ‘Multipolar’. Cuarta entrega de las 5 que constituyen el informe. Por Casten Forberger / Fuente: Multipolar

La conspiración como crimen

La primordial importancia de las conspiraciones reales propias y de las conspiraciones imaginadas del oponente en la práctica política estadounidense también se reflejan en el derecho penal estadounidense.

En el derecho penal alemán, por otro lado, no existe un delito de conspiración y, según la Sección 30, párrafo 2 del Código Penal, unicamente el cometer un delito es punible en sí mismo. En la práctica del derecho penal de Alemania, la conspiración como estándar tiene una existencia sombría, lo que significa que casi no hay acusaciones y solo se han publicado unos pocos juicios.

La situación es muy diferente en los EE.UU . Hay innumerables normas que hacen de la conspiración un delito penal. En este contexto, la conspiración significa establecer y mantener un acuerdo entre dos o más personas para lograr conjuntamente un objetivo específico. Este diferencia en la valoración criminal en el área de los acuerdos preparatorios se debe probablemente a lo que Michael Butter describe como típico de la cultura política de los Estados Unidos: la paranoia generalizada de estar rodeado de opositores que trabajan en secreto, esta paranoia al menos en cierta medida también caracteriza a la propia acción conspirativa como «reflejo».

Castigar la conspiración, por lo tanto, muestra poca confianza en otras personas y dice mucho sobre la imagen que se tiene de uno mismo y de los demás.

En este contexto, una investigación sobre el derecho estadounidense realizada por el servicio científico del Bundestag (Parlamento alemán) es esclarecedora. En consecuencia, la conspiración es punible en EE.UU. en diferentes grados y se aborda en el derecho escrito y el derecho consuetudinario, así como a nivel federal y estatal.

Por lo tanto, queda claro que la acusación de ser un conspirador tiene un peso completamente diferente en los Estados Unidos que en Alemania.

Quizás se pueda comparar con el problema del dopaje en los deportes. El dopaje es una práctica común, pero todos los involucrados fingen públicamente lo mal que lo consideran. Se asume que el adversario exitoso está utilizando medios indebidos, mientras que el propio éxito sería el resultado de un esfuerzo extraordinario. La mayor vergüenza no es drogarse, sino ser condenado por dopaje. La historia de Lance Armstrong es ejemplar aquí. La intriga y la despiadada obsesión con la que se retrató a sí mismo por puro egoísmo como un héroe limpio, recuerda fuertemente las características que también son importantes en la política estadounidense.

Acusación de «teórico conspirativo» como defensa preventiva

Es probable que ser un conspirador esté justo detrás del abusador en una escala negativa. En consecuencia, es, por supuesto, también una cuestión de honor no ser considerado un conspirador. Por lo tanto, cualquier persona que designe a otra persona como conspirador corre un alto riesgo porque tiene que esperar que el acusado use todos los medios posibles para defenderse de la acusación.

Incluso más eficaz que defenderse de una acusación de conspiración que ya ha sido planteada es una estrategia de defensa preventiva, cuyo objetivo es garantizar que la denuncia ni siquiera se haga. Una vez que surge la acusación de conspiración, el acusado debe reaccionar y justificarse. Por lo tanto, es mejor crear una situación en la que uno no se deje empujar a una posición defensiva.

Esto se puede lograr efectivamente con una amenaza: cualquier persona que pueda hacer la denuncia de «conspiración» está claramente avisada de antemano de que tendrá consecuencias negativas. Entonces, el lema de advertencia es: «¡No te atrevas a llamarme conspirador, porque entonces tendrás que tratar conmigo!» Y es precisamente esta estrategia de defensa preventiva en la que se basa la línea de acción de la CIA posterior al asesinato de Kennedy: calificar toda crítica a la versión oficial que sostenía la autoría individual como «teoría conspirativa».

Porque si no se trataba de un solo delincuente, se trataba de al menos dos delincuentes. Y si hubo al menos dos perpetradores, es indudablemente una conspiración. Sin embargo, si se trata de una conspiración, y a falta de otros enfoques explicativos razonables, señala a los círculos gubernamentales . Si, entonces, ahora se acusa al gobierno de conspirar contra su propio presidente, esta es la peor de todas las acusaciones concebibles y el gobierno se defenderá con los peores medios legales e ilegales posibles. Por lo tanto, nadie debería intentar siquiera ir al comienzo de esta cadena de ideas y afirmar que Lee Harvey Oswald no podría haberlo hecho solo.

Área intelectual restringida

Incluso si no se hace una acusación específica contra ninguna persona, pero se formula una única pregunta: ¿cómo puede ser que el presunto tirador individual disparó la bala desde atrás y golpeó a la víctima desde el frente?, constituye lo que Rainer Mausfeld llama «área intelectual restringida» y que ya ha sido transgredida. Los hechos no deben importar, porque la consideración seria de los hechos podría comenzar una cadena causal en la dirección de la acusación escandalosa de conspiración que se quiere evitar.

Estos principios pueden transferirse fácilmente a los atentados del 11 de septiembre. Poco después de los ataques, G.W. Bush abrió el camino de la estrategia preventiva al anunciar a la ONU:

«Nunca toleremos teorías conspirativas malvadas relacionadas con los ataques del 11 de septiembre, mentiras maliciosas diseñadas para distraer la culpa de los terroristas».

Era una amenaza para lograr que a nadie se le ocurriera la idea de exponerlo a él y a su gobierno a la acusación escandalosa de conspiración. Pero esta acusación ya se posible con solo miran los datos empíricos disponibles:

Si el WTC 7 [una de las torres del World Trade Center destruida el 11/9/01] cayó durante un período de tiempo de 2.25 segundos, esto solo fue posible si ya no había ninguna estructura que redujera la velocidad de la aceleración, es decir, que frenara la caída libre del edificio. Esto necesariamente presupone que todas las columnas verticales de acero que aún estaban presentes cuando se produjo la caída libre cedieron simultáneamente y ya no pudieron generar ninguna resistencia.

No importa si, como afirman los representantes de la teoría «oficial», la estructura interna ya había fallado por completo y solo la capa externa del WTC 7 todavía estaba presente cuando comenzó la caída libre. Incluso la picota de Internet ‘Psiram’, que se ve a sí mismo como el luchador más decidido contra cualquier tipo de teoría de la conspiración, afirma con razón que el anillo exterior consistía en 58 columnas verticales, por lo que una caída libre aislada de la envoltura del edificio solo sería posible si al menos estas 58 columnas perdieron toda resistencia al mismo tiempo. La falla total simultánea de al menos 58 pilares de apoyo a la vez indica una intervención humana intencional y, por lo tanto, una conspiración.

Como no debe haber ninguna conspiración, el hecho de la caída libre no tiene ningún rol que desempeñar y, desde ese punto de vista, señalar ese dato concreto verdadero es, en consecuencia, parte de una «teoría conspirativa maliciosa».

Continuará…


(*) Carsten Forberger, nacido en 1973, estudió derecho en Dresde y ha trabajado como abogado desde 2000. Es abogado especialista en derecho laboral y escribe para la revista Rubikon, entre otros medios.







Artículos Recientes



martes, 4 agosto, 2020

Acompañamiento Familiar


Espacio Publicitario






Siga a Desalambrar

Archivo

Espacio Publicitario












Desalambrar / Noticias de Moreno - contacto@desalambrar.com.ar