Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


BARRIO SAN CARLOS II –


El comedor Libertad, ese que existe desde hace tantos años al lado del tanque de agua, fue robado sistemáticamente en el último mes. Las palabras y frases de Rosa Vargas son un compendio de lo llaman (algunos eufemísticamente) el Conurbano: un chico en un carro quería llevarse el freezer pero unos pibes que estaban en la esquina tomando le gritaron, por eso no se lo llevó.

La existencia o la subsistencia en territorio demuestra la no política institucional pero el respirar de la política como herramienta de intentar vivir. El comedor asiste a más de 70 niños /as por día: “Desde hace un mes nos entran a robar casi todos los días. Comenzaron rompiendo la puerta para llevarse leche y galletitas, una puerta de chapa que la doblaron al medio. Luego se llevaron los juguetes que habíamos preparado para Papá Noel y posteriormente garrafas y mercadería. En la última ocasión rompieron la ventana de atrás y se llevan la última garrafa y los pollos que habíamos conseguido para cocinar. Esa abertura (ventana) la cerramos con material, la clausuramos, pero jamás pensamos que al día siguiente iban a voltear la pared para llevarse el freezer. Había unos muchachos que estaban en la esquina tomando, lo vieron y le pegaron el grito, por eso no pudieron llevarse el freezer pero sí la última mercadería que nos quedaba».

AUDIO 1 ROSA

 

¿Saben o los interesa conocer quién o quiénes estás provocando estos robos?

Por lo que nos dicen es gente del otro lado (Satélite) El muchacho que quería llevarse el freezer vino en un carro. Lo vimos correr con el carro pero lo vimos la cara porque estaba muy oscuro. Los que hacen esto son pibes que están perdidos en la droga. Dicen que el carro es del otro lado, pero nosotros no fuimos a constatar porque no queremos que nos saquen a los tiros.

AUDIO 2 ROSA

 

El esposo de Rosa es albañil. Los vecinos de Rosa donaron algunos ladrillos. Juntos tratarán de cerrar un comedor que se llama Libertad para “garantizar” que no haya más robos y se puedan alimentar entre 70 niños y niñas que van a ese lugar de lunes a viernes. “De lo que nos robaron lo que más nos afecta son las garrafas. Tenemos tubos de gas pero sale 2200 pesos (cada uno). Nosotros compramos la garrafa porque hace un montón que el Municipio no nos trae, pero se llevaron las que teníamos y ahora no podemos cocinar, además que se llevaron toda la mercadería”.

AUDIO 3 ROSA