Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


El Senado de la Nación aprobó una nueva Ley de VIH, Hepatitis Virales, Tuberculosis e Infecciones de Transmisión Sexual. Desde el 2013 el Frente Nacional por la Salud de las personas con Vih viene impulsando esta normativa que remplaza a la 23.798 que regía desde 1990 y su «enfoque biomédico». La nuevas perspectiva de género y derechos humanos que es de avanzada a nivel mundial. Por ANRed

Después de largas horas de debate, el Senado aprobó una Ley de VIH, Hepatitis Virales, Tuberculosis e Infecciones de Transmisión Sexual. Las organizaciones que nuclean el Frente Nacional por la Salud de las personas con Vih remarcaron el momento histórico que marca la nueva ley que reemplaza la antigua ley 23.798 que regía desde hace 30 años

«La de 1990 era una ley de emergencia de vida, mientras que la que proponemos es una ley de calidad de vida, de acceso a los derechos que nos corresponden», dijo a Télam el periodista y activista vih+, Lucas Fauno Gutiérrez.

Jose Di Bello, militante e integrante de fundación Gep, expresó: «Hoy después de 8 años de una inmensa lucha de todes les activistas con vih y hepatitis virales, logramos que hoy se sancione la ley de vih, hepatititis virales, infecciones de transmisión sexual y tuberculosis. Tenemos una felicidad plena, día histórico nuevamente en la argentina, ley modelo para todo el mundo»

Después de 30 años, la nueva ley pretende un mejor acceso al diagnóstico del vih. También tendrá en cuenta las discriminaciones y violencias que sufren las mujeres. Un estudio realizado en Argentina reveló que al 20% de las mujeres se le ha negado algún servicio de salud por tener VIH; y que casi 3 de cada 10 recibieron alguna vez el consejo de «no tener hijos» por parte de personal de salud.

En este sentido la iniciativa también consagra los derechos que les asisten a las personas con capacidad de gestar en relación al acceso a la información sobre su propia salud y la del bebé, pero también sobre las opciones de parto «favoreciendo el derecho al parto vía vaginal». De esta manera también propone la atención integral durante el embarazo y posparto

También se propone un Observatorio Nacional sobre Estigma y Discriminación, con el objetivo de visibilizar, documentar, disuadir y erradicar las vulneraciones a los derechos humanos de las personas afectadas.

Por su parte tiene en cuenta que las personas con vih e infecciones sufren un envejecimiento prematuro por años de medicalización. En este sentido, plantea la creación de dos nuevos regímenes de la seguridad social para personas con VIH o hepatitis B o C: una jubilación anticipada para quienes tengan más de 50 años, 20 de aportes y al menos 10 años como persona positiva; y una pensión no contributiva igual al 70% del haber mínimo para aquellos mayores de 18 años que se encuentren en situación de vulnerabilidad social.

Propone, además, que toda prueba para detectar esas patologías deberá ser voluntaria, gratuita, confidencial y universal.

La ley también promueve la capacitación, investigación, difusión de campañas masivas y la conformación de una Comisión Nacional de VIH, Hepatitis Virales, otras ITS y Tuberculosis, integrada de forma interministerial e intersectorial por representantes de los organismos estatales, sociedades científicas y organizaciones de la sociedad civil con trabajo en estas patologías.