Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Mabel Kuzcma, licenciada en Obstetricia, ex directora del Hospital Mariano y Luciano de la Vega, trabajadora y profesional de salud con una larga carrera en el único centro masivo de atención, repasa la historia desde un eje invariable: el colapso vinculado con la atención primaria:

Hace muchos años atrás cuando era Director del Dr. Ciancio, recuerdo que hablaba de la atención primaria (municipal) y como las falencias en el primer nivel impactaban en la atención que puede brindar el Hospital, ¿cambió en algo ese tema vertebral?

En realidad, lo que está pasando es que seguimos teniendo la misma respuesta que te dio el Doctor Ciancio hace 18 años atrás, te diría que un poco más. Como vos decís tengo un amplio recorrido dentro de lo que es la salud y tenemos siempre el mismo nudo sin desatar.

Es el cuello de botella ¿verdad?

Es el cuello de botella que tenemos. Tenemos muchísimas unidades sanitarias, muchísimas que si estuviesen funcionando como corresponden, como se debe aplicar la atención primaria, posiblemente Mariano y Luciano de la Vega no tendría tanta dificultad en su desarrollo. Los hospitales, en este caso es un hospital de segundo nivel que debería recibir lo que no resuelve o lo que escapa a su capacidad en las unidades sanitarias. Vos acabás de detallar unas cuantas (NdR: Cortés, La Fortuna, Corsi) y hay muchos más problemas en la cantidad de profesionales que asisten a las unidades sanitarias porque la realidad que no están. No es que el profesional no vaya, la verdad es que tenemos que decir que la gente que va a la unidad sanitaria lo hace por amor a la profesión y por amor a la gente. La atención primaria es un espacio donde vos realmente tenés un vínculo directo con la población, ahí no tenés excusa.

Es la primera puerta que se golpea

Es la primera puerta, que tiene que estar abierta para que la gente pueda resolver su problema inmediato. O que por lo menos podamos poner el primer filtro para saber dónde tiene que ir la gente. Tenemos unidades sanitarias que no funcionan, sin profesionales, tenemos unidades sanitarias donde las paredes están electrificadas y la gente de buena voluntad corre el escritorio y atiende de todos modos con los riesgos que esto implica.

Decime qué unidad sanitaria, porque es grave eso, que estén electrificadas las paredes y sigan atendiendo.

Lo vimos en la unidad sanitaria de San Jorge, donde una pared estaba electrificada.

¿Este año?

Lo vimos este verano. Se reparó, pero no tenemos que llegar a la queja para que vaya alguien. Esto tiene que tener un mantenimiento permanente, porque ahí tenemos niños, tenemos mujeres, tenemos ancianos, tenemos gente que requiere de salud. Y deberíamos pensar que primero está la salud, y tenemos que ir de la mano de la educación, por supuesto. Pero si yo no puedo caminar, no tengo salud, no voy a llegar a ningún lado. Tenemos un 30% de embarazadas sin control, por ejemplo, mi especialidad es la obstetricia.

¿Un 30 por ciento de embarazadas sin control?

Así es. Que nunca llegó a ningún centro de salud, que nunca fue detectada. Porque tenemos que ampliar la problemática cuando decimos esto, porque tenemos que ver en qué situación vive la gente y cuando hacemos atención primaria lo que tenemos que hacer es ir a buscar la gente que requiere la atención, porque para eso es atención primaria.

Es un dato doloroso

Es un dato terrible, tremendo. Porque cuando vos llegás al segundo nivel, al lugar donde la persona se tiene que atender, ya llega en una situación muchísimo más complicada, y muchísimo más difícil de resolver. Y si vos lo querés ver hasta en términos económicos, muchísimo más caro. No estamos haciendo un buen manejo de lo que es la salud, porque si no hacemos la primera atención, si no hacemos las prevenciones, y no vacunamos y no controlamos, cuando tenemos el problema es mucho más agudo.

¿Interrupción Voluntaria del Embarazo nn el hospital Mariano y Luciano de la Vega?

Funciona. Es un tema que funciona, que la gente puede acceder a los métodos.

¿No hay objetores de conciencia?

Hay objetores de conciencia, pero también la ley dice que cuando vos sos objetor de conciencia tenés que proveer los medios al paciente para que pueda tener su tratamiento. De hecho, en el hospital hay gente que lo hace porque esto es una política como mucho más atendida. Si alguien requiere de una IVE hay un equipo y es mucho más pequeño, y es mucho más concentrado, mucho más puntual. Vos tenés personas especificas a las cuales vas a concurrir y vas a encontrar las respuestas que necesitas. Es distinto para la persona que tiene otro tipo de problema, la persona que requiere un tratamiento que va a tener que prolongarse en el tiempo.

Yo arranqué diciendo que después de la pandemia, aquellas esas enfermedades que fueron relegadas por el COVID, aparecen posible responder a tamaña demanda. Hablo de pacientes oncológicos, cardiopatías, respiratorios…

Niños con problemas, hay muchísimo aumento de pacientes con problemas de salud mental. La pandemia no solo trajo el retraso de los tratamientos en los pacientes crónicos o los pacientes que necesitan prolongados tratamientos, sino que también afectó la salud mental. Nosotros no tenemos un buen sistema de salud mental.

Hace poco se abrió una guardia pediátrica de salud mental

Cuando fui directora del hospital, orgullosamente debo decir que fui parte de ese proyecto, y orgullosamente debo decir que el espacio de salud mental estuvo programado en esa guardia nueva que se abrió, que está preparada para la recepción de cada una de las complicaciones que podemos tener, y la salud mental es una de ellas. Y estaba programada dentro de ese espacio.

Se podría decir que hay una continuidad de la política de Vidal con Kicillof para que se dé esto ¿no?

Podríamos decir que por suerte encontraron un edificio armado en un 80%, tuvieron que terminar de hacer los detalles, mucho de los muebles y muchos de los elementos necesarios para la apertura de la guardia. Por suerte terminaron este espacio, si bien el proyecto era mucho más ambicioso de lo que hay, resolvió muchísimas cosas que necesitamos, pero falta personal, falta organización porque al no tener los espacios físicos donde poder poner cada cosa obviamente todo se desordena. Pero eso fue como un aporte enorme lo que pudimos demostrar que, si nosotras en tres años pudimos hacer una guardia nueva, pudimos programarla y pudieron inaugurarla en el gobierno siguiente porque el proyecto es seguir atendiendo la salud, no importa si yo no estoy, se tiene que seguir porque estamos haciéndolo para la gente. No lo estoy haciendo yo por mi partido político ni lo está haciendo porque yo tengo que tener una placa, se está haciendo porque la gente lo necesita, porque es el único hospital que funciona como puede en Moreno.

¿Y el modular?

El hospital modular en realidad no es un hospital. Es un centro de atención primaria ampliado, no es un hospital donde vos me puedas decir que va a resolver la demanda de la población de la zona norte de Cuartel V, porque lo que hacen es recepcionar al paciente y derivarlo al hospital de Moreno. Vamos a tener una ambulancia del SAME que por suerte Vidal nos puso en su momento el SAME en Moreno que también está siendo muy útil para todos los requerimientos. Lo que hacen es recepcionar al paciente y eventualmente estabilizarlo si es que se puede y traerlo al hospital de Moreno. Simplemente ampliamos un intermedio que tampoco no resuelve.

Fuiste directora, eran tres mujeres, vos, Bustamante y la doctora Giménez. Había protestas, demandas, era imposible imaginar una cooperativa dentro del hospital, era imposible. Hubo una cooperativa de limpieza.

Hubo una cooperativa de limpieza con mucha oposición.

¿Y hoy no hay cooperativas en el hospital?

Sí.

¿Y la oposición?

No hay oposición.

¿Qué sectores están cooperativizados en el hospital?

Limpieza. Que fue el mismo que nosotros intentamos poner la cooperativa y no nos lo permitieron porque eso se suponía que era tercerizar, precarizar. Hoy están. Nosotras estábamos intentando en su momento con las cooperativas que funcionaban en Moreno, proponer que colaboraran hasta que nosotros pudiésemos organizar un poco en la cuestión de personal dentro del hospital, porque había que ajustar cosas que estaban muy desordenadas en cuanto al manejo.

Pero claramente había una oposición gremial, que eso era tercerizar.

Sí, de hecho, tuvimos un montón de planteos, tuvimos paros, tuvimos batucadas, tuvimos todo. Las cooperativas se tuvieron que ir.

¿Y hoy?

Hoy están todas trabajando, mancomunadamente, silenciosamente.

¿Qué te causa eso o cuál es el análisis político?

Y análisis político es el mismo que me genera hoy saber que estamos en la situación en la que estamos y no hay quién proteste, no hay paros generales, no hay toneladas de piedras tiradas en la puerta del Congreso. Detalle anecdótico, nosotras éramos las amarillas entonces a las amarillas no había que ayudarlas. Y por más de que consideraban que sí, que estaba bien, que estaba organizado, que la gente que venía, de hecho, te digo la gente que vino de la cooperativa la propuesta era que ellos iban a elegir quiénes eran los mejores compañeros para que se pudieran quedar y poder darles un cargo de planta permanente, y se lo dimos. Nosotras antes de irnos les dimos el cargo a tres personas de planta permanente que fueron elegidas por consenso de la misma gente, ni siquiera los elegí yo, ni siquiera los eligió quien en su momento era la parte directiva. Hoy no sé si eso existe como propuesta, no lo sé ahí no podría asegurarlo ni negarlo, pero sí sé que todo el mundo viene, trabaja, obedece, cumple y nadie se queja. No hay sindicato, no existe la oposición. Vos ves que todo funciona.

¿Pero está mejor que antes?

No, de hecho, hoy atendí en un consultorio donde todavía tenía todos los elementos con los cuales habían sido descartados ayer, y la respuesta fue ‘no tenemos personal de limpieza’. Basta recorrer el hospital durante la media mañana para darte cuenta el grado de deterioro, el grado de falta de higiene en un montón de espacios, de la desorganización de los turnos, tenemos cuadras de cola en los fines de meses o principios de meses según se programe esperando un turno de la gente que llega a las 3 o 4 de la mañana y cuando llega no hay turno, porque no alcanza el personal, porque de hecho la gente se está jubilando como me va a pasar a mí dentro de muy poco, y yo no sé si vamos a ser reemplazados en tiempo y forma. Pero la población de Moreno sigue aumentando.