Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


ATE llamó al paro en esta jornada de enorme simbolismo para el movimiento obrero. Conclusión de las autoridades gremiales: acatamiento por arriba del 50 por ciento en el Palacio de Gobierno. Menos de la mitad en otros sectores de trabajo.

Pero el registro del Municipio en tres fuentes consultadas, refieren que la medida de fuerza tuvo un mínimo impacto, incluso aseguraron que los /as trabajadores /as que no pudieron ingresar al Palacio «cumplieron funciones de forma remota».

En el patio interno del edificio central, a metros del busto de Evita flanqueado por ofrendas florales del Partido Justicialista y de Mariel Fernández, los delegados /as de ATE Moreno votaron un paro de 48 horas con movilización para la próxima semana (jueves y viernes).

De lo que no existe duda es en la pérdida salarial de los /as municipales que al mes de junio la recomposición alcanzada en una paritaria (anualizada) ya se encuentra por abajo de la inflación oficial. Frases salientes de las autoridades gremiales:

Walter Cravero: «El Municipio está enfilando a más trabajadores no al límite de la pobreza sino de la indigencia, la acción de un gobierno que levanta las banderas de Evita»

Luis Ibáñez: «La forma de llegar a los trabajadores es haciendo asambleas y este es el inicio de un plan de lucha porque todos estamos reclamando lo que nos corresponde que significa vivir con dignidad con salarios y condiciones de trabajo. El 14 de junio, cuando pedimos la reapertura de paritarias, nos pusieron una zanahoria, nos dijeron que iban a adelantar el pago de septiembre para agosto, pero nada de lo que dijeron van a cumplirlo».

Raúl «El Mosca» Soria: «El Municipio tiene una economía fuerte, dice que paga los sueldos con recursos propios, entonces deben distribuir un poco para los trabajadores porque somos los que ponemos el pecho día a día. Tienen que atendernos, generar canales de diálogo porque nadie puede desconocer que la inflación está devorando los salarios, entonces ¿cómo no vamos a hacer acciones gremiales si nuestros compañeros están pasando hambre?».

Zulema Lagraña: «Si Evita viviera le daría vergüenza que una compañera, que dice ser peronista, pone a la policía en la puerta impidiéndonos que ingresemos a hablar con los compañeros /as. No vinimos a destruir nada porque esto es nuestro. Un trabajador cobra su sueldo y al día siguiente no tiene una moneda porque vivimos empeñados. Esa es nuestra realidad«.