Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Debido al rápido aumento de casos positivos, el incremento de consultas e internaciones, las y los trabajadores de la salud se encuentran nuevamente en una situación complicada.

Dialogamos con Adriana Montana, presidenta de CICOP Moreno, quien manifestó que este rebrote requiere, básicamente, de reforzar todas las medidas de prevención con las que se venían trabajando. Se refirió específicamente a la situación en la que se encuentra el hospital Mariano Moreno: “En este último tiempo se incorporó mucha gente, administrativos, de limpieza, pero siempre falta algo. Hoy se necesitan más enfermeros, más profesionales. El hospital es muy grande y las condiciones en este momento de trabajo están un poco complicadas no solo por la pandemia, sino también porque todavía falta que nos entreguen la guardia. Y eso hace que las condiciones de trabajo no sean las mejores porque estamos trabajando con pocos consultorios”.

Esta vez el problema no es la falta de equipamiento sino de personal, que si bien aumentó aún no llega a ser la suficiente para brindarle atención a la población que se atiende en el lugar.

Luego del comunicado emitido por Gobierno Nacional donde se informaba la aplicación de las nuevas medidas de circulación y cuidado, las y los representantes de cada sector de salud recibieron recomendaciones sobre la metodología de trabajo a reforzar durante esta segunda ola de contagios. Así como también se les informó la reactivación del Comité de Crisis, con el fin de obtener un registro riguroso de los casos internos de contagios del personal de salud. “Las recomendaciones que circularon hoy fueron las regulaciones dentro del hospital tanto en el horario laboral como en el descanso del personal, mantener el distanciamiento”, aseguró Montana.

“La semana pasada se comunicó que en un solo día se hicieron 140 hisopados y se estimaba que entre el 20 y el 30% eran positivos”, comentó la presidenta de CICOP, recalcando, a través de este claro ejemplo de que los contagios van en subida, la importancia de que acatar y aplicar eficazmente los protocolos hoy resulta esencial.

A su vez, recordó no solo la importancia de los cuidados de prevención sino también el impacto que puede llegar a generar esta nueva ola de contagios en la salud mental: “Como personal de salud mental puedo decir que el Covid impacta desde dos lugares distintos. Al estar toda la salud pública avocada a la tarea de combatir este virus y la gente al no acudir a los hospitales para hacerse atender por miedo a contagiarse, muchos dejaron sus tratamientos psiquiátricos, entonces crece muchísimo la cantidad de pacientes que llegan descompensados a la guardia. Y por otro lado nos afecta porque como seres sociales necesitamos de los afectos, del contacto con el otro. Entonces el aislamiento, el encierro, lleva a situaciones en las que uno puede llegar a deprimirse, angustiarse. Por eso insistimos en que no abandonen sus tratamientos”.

Las nuevas medidas implementadas apuntan claramente a salir del relajamiento en el que nos encontrábamos a nivel social y activar de forma inmediata con la problemática de espacio que afronta el hospital. Para poder llevar a cabo los cuidados preventivos no solo de las y los pacientes, sino también del personal de salud que desde hace un año casi no tiene descanso.