Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Roberto Baradel, líder del SUTEBA, el gremio de trabajadores de la educación más grande de la Provincia de Buenos Aires, habló con Desalambrar a cuatro años de la explosión que se llevó la vida de Sandra y Rubén. Consultado sobre la infraestructura edilicia de los establecimientos públicos respondió: «En muchos lugares de la Provincia hay escuelas dignas y seguras y en otras falta todavía. Hay que poner en valor la lucha de El Morenazo, el reclamo del conjunto de la comunidad educativo, del Frente Gremial Docente. La primer reunión que tuvimos con la ex gobernadora Vidal, al día siguiente de asumir, le dijimos que uno de los problemas más grandes era el de infraestructura, pero después de ahí nunca nos tomaron en cuenta. Es más, fuimos a llevar unas carpetas a las puertas de la gobernación y nos cerraron las puertas en la cara. Lo mismo hicieron ustedes en la puerta del Consejo Escolar y tampoco tuvieron respuestas. La multa que nos quiso cobrar (Villegas) por el paro de 48 horas que llevamos adelante se produce tres días antes que explotara la Escuela 49 de Moreno. Con el gobernador Kicillof nos reunimos veinte días después que asumió en el cargo y puso en marcha el programa Escuelas a la Obra y se está llevando adelante. Por supuesto, como planteaban las madres de la comunidad, y como lo reconoció el mismo Ministro (Sileoni) todavía faltan escuelas, pero hay una actitud política totalmente diferente, hay muchas escuelas que se están reparando. Hay que seguir insistiendo con la inversión provincial, con la inversión de los consejos escolares (que son provinciales) y con la inversión que tienen los municipios a través del Fondo Educativo. Todo eso tiene que estar puesto para tener escuelas dignas y seguras, como lo planteas en la pregunta. Pero hay una cuestión que tiene que ver con lo humano, María Eugenia Vidal jamás nombró a Sandra y a Rubén, no asumiendo la responsabilidad por la explosión de la escuela sino reivindicándolos como docentes y trabajadores de la educación, algo que sí hizo Axel Kicillof. Digo esto porque son dos gobiernos distintos, con dos actitudes diferentes, a pesar de todo lo que se tiene que trabajar, y nosotros seguir reclamando para lograr una educación pública de calidad».

¿Qué cantidad de escuelas cumplen los 12 puntos de habitabilidad, algo que reclamaron los gremios sino no volvían a dar clases?

Bueno, claro, nosotros lo seguimos discutiendo en el marco de las paritarias, con los delegados, porque hoy podemos dar esas discusiones porque antes no estaban esos espacios. Los paros antes los hacíamos porque no nos escuchaban, hoy hay trabajo y articulación, y donde no están las condiciones nosotros lo planteamos con el cuerpo de delegados, cuando no se pueden dar clases en situaciones de riesgo se articula para buscar alternativas. Mientras tanto se discute en el marco de la paritaria.

Por ser asesinatos laborales lo que ocurrieron en esta escuela, ¿por qué el gremio SUTEBA no convocó a un paro en esta jornada tan sensible?

SUTEBA convocó a un paro el día que explotó esta escuela, yo estuve aquí. Lo hicimos diciendo «el límite es la muerte». Hoy se está trabajando por la vida y por eso convocamos a todos los compañeros que quieran participar de la movilización y tienen la posibilidad de hacerlo con la cobertura sindical. Ahora, el paro fue por la muerte y la desidia, porque no nos escuchaban, hoy estamos en una situación diferente.