Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Por ANRed.– El Observatorio de las Violencias de Género «Ahora que sí nos ven» informó que en 2022 en toda la Argentina se cometieron 249 femicidios, lo que equivale a un femicidio cada 32 horas. El dato surge del relevamiento que el observatorio realizó de medios gráficos y digitales de todo el país. «Seguimos denunciando que las cifras de femicidios continúan siendo alarmantes. 

La Justicia es cómplice: en 2022 el 17% de las víctimas de femicidio había realizado al menos una denuncia, y en el 11% de los casos contaba con alguna medida de protección. Es decir que, a pesar de haber recurrido a la Justicia, estas mujeres han sido asesinadas. 

Sabemos que las redes feministas nos sostienen, pero es el Estado quien debe garantizar nuestra seguridad frente a esta desigualdad y violencia estructural, para proteger sus vidas y brindar atención integral a las mujeres que se encuentran en situación de violencia de género. Ni monstruos, ni enfermos: violentos conocidos. Durante el año 2022 en el 87% de los casos el femicida pertenecía al círculo íntimo de la víctima, y en 6 de cada 10 casos el femicida era la pareja o ex pareja de la víctima», remarcó el observatorio. 

Así lo informó el Observatorio de las Violencias de Género «Ahora que sí nos ven» en un comunicado titulado «Otro año con más de 200 femicidios»: «si bien los feminismos en los últimos años hemos logrado avances, seguimos denunciando que las cifras de femicidios continúan siendo alarmantes, como desde hace siete años y esperamos respuestas efectivas de parte del Estado que nos salven la vida».

«La Justicia es cómplice: en 2022 el 17% de las víctimas de femicidio había realizado al menos una denuncia, y en el 11% de los casos contaba con alguna medida de protección. Es decir que, a pesar de haber recurrido a la Justicia, estas mujeres han sido asesinadas», agrega el observatorio.

En la misma línea, destaca: «las medidas de protección han sido ineficientes y el Estado no pudo darle respuesta, lo que lo convierte en cómplice. Frente a esto luchamos y exigimos que las instituciones que reciben nuestras denuncias actúen con eficacia y con perspectiva de género y de derechos. Exigimos una reforma judicial transfeminista que destine mayor presupuesto para protegernos, que tome decisiones adecuadas para cada situación particular con una mirada interseccional y transversal, que acerque los derechos las comunidades, y que escuche a las víctimas».

En cuanto al lugar en el cual se llevaron adelante los femicidios el informe detalla: «no estamos seguras en nuestro propio hogar cuando el 64% de los femicidios ocurre en la vivienda de la víctima. Es urgente implementar medidas para que las mujeres que conviven con el agresor cuenten con las posibilidades materiales para poder apartar al agresor de la vivienda, o en su caso contar con políticas de acceso a la vivienda con perspectiva de género para que las mujeres en situación de violencia puedan tener una autonomía económica que les permita dejar el hogar en el que su vida corre peligro. Sabemos que las redes feministas nos sostienen, pero es el Estado quien debe garantizar nuestra seguridad frente a esta desigualdad y violencia estructural, para proteger sus vidas y brindar atención integral a las mujeres que se encuentran en situación de violencia de género».

Este dato, que se corrobora de manera repetida en cada relevamiento, convive con otro que siempre también aparece: «ni monstruos, ni enfermos: violentos conocidos. Durante el año 2022 en el 87% de los casos el femicida pertenecía al círculo íntimo de la víctima, y en 6 de cada 10 casos el femicida era la pareja o ex pareja de la víctima«, informó el observatorio, que considera que esto «deja en evidencia la necesidad de transformar los vínculos sexo-afectivos que históricamente se basaron en la asimetría de poder. Es urgente que se implemente la Educación Sexual Integral, para que niñxs y adolescentes construyan relaciones más igualitarias«.

En el apartado sobre las violencias contra las infancias, el informe arroja: «en el año 2022 al menos 213 niñes perdieron a sus madres víctimas de femicidios, y en muchos de estos casos en manos de sus propios padres, incluso pudiendo haber sido testigos de las agresiones. Esta cifra demuestra la contundencia con la que esta problemática afecta a las infancias, quienes están expuestas a situaciones de violencia permanentes en su hogar, ya que sabemos que los femicidios son la expresión máxima de la violencia machista, la ‘punta del iceberg’ de una gran cantidad de violencias a las que las mujeres nos enfrentamos a diario, situaciones en las que los niños, niñas y adolescentes se encuentran involucrades y de las que también son víctimas».

Por todo lo señalado, desde el Observatorio de las Violencias de Género «Ahora que sí nos ven» volvieron a exigir «una reforma judicial transfeminista que resuelva la falta de acceso a la justicia para mujeres y disidencias frente a casos de violencia de género, y la urgente formación del Poder Judicial para garantizar un abordaje integral con perspectiva de género». Y agregan: «de cara a un nuevo año electoral seguiremos de cerca las campañas esperando que lxs candidatxs se comprometan con los reclamos feministas y tengan propuestas contundentes para asegurar a las mujeres y LGBTIQ+ que nuestra vida no esté en manos de la violencia machista».

Para finalizar, el observatorio recordó: «cerramos el registro de este año sin respuestas a la pregunta que nos hacemos desde el 5 de diciembre… ¿Dónde está Anahí Bulnes? Los lentos avances en la investigación nos siguen dejando este interrogante. Familia, amigues y toda la sociedad estaremos recibiendo un nuevo año con la angustia de saber que hay una menos de nosotras, una maestra cordobesa menos, una hermana menos, una madre siendo buscada desesperadamente por sus tres niñas. Seguiremos reclamando su aparición con vida. Es urgente que todes podamos vivir una vida libre de violencias. Vivas, libres, sin miedo y con autonomía económica nos queremos», finaliza el comunicado que acompaña el informe, publicado en la cuenta de Twitter del observatorio.