Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


En fase de disolución

LA CENTRALIDAD DE MARIEL FERNÁNDEZ MARCA LA AGENDA –

Como una sentencia desafiante, audaz, la Intendenta movió las fichas del tablero en dos direcciones que forjan el movimiento de ampliar su mácula de «renovación dirigencial, desde un joven y vigoroso peronismo»:

1- Ubica en sus bancas a dos dirigentes del Movimiento Evita, concejales titulares, pero no manda a los suplentes al banco sino que corre de la cancha a Pueblo Libre, una jugada que en tiempo reglamentario incluyó al IDUAR, dirigido por la arquitecta Amaya.

Mariel, sin sutilezas, expresa que el poder que posee no está para ser negociado, y va un poco más allá, avanza por la hegemonía del mismo.

2- Sella el acuerdo con el presidente del bloque del Frente de Todos en la Cámara Baja del Congreso y pinta cuantas paredes sean posibles con la marca de Máximo al PJ. En la maniobra bendice como Administrador del Instituto de Desarrollo Urbano Ambiental y Regional (IDUAR) a un cuadro político del Ateneo Néstor Kirchner que conduce el soldado Walter Correa, dirigente gremial que pugnará por su reelección en la Cámara de Diputados.

Golpe a la mandíbula porque lee que la guardia de los púgiles históricos está baja, que las piernas del peronismo histórico flaquean. Desintegra las reuniones que tomaban temperatura, calentando los motores de un relanzamiento del Peronismo de Todos con Walter Correa como uno de los protagonistas. El anuncio de Carlos Benítez al frente del IDUAR descolocó a muchos /as figuras que horas antes escucharon otra partitura. La desconfianza tomó protagonismo en detrimento del nuevo ambo de la unidad. Nadie pedía actos heroicos, todos /as comprendían que la lógica de arreglos electorales se impone, pero la noticia no salió de la voz de Correa sino de la Intendenta de Moreno.

El Peronismo de Todos preparado para recibir a «Coco» Lombardi registra que EL soldado de Máximo y Cristina juega adentro.

La Mesa Política y Gremial no es solo una agrupación peronista sino el núcleo del Frente Renovador que lidera Damián Contreras, funcionario nacional, hombre de Sergio Massa en el distrito. Puede estar o no en el Peronismo de Todos, pero si con pocas cartas alguien canta envido puede dejar esa ronda porque el juego está en otra mesa.

ANCLA Moreno que destacó la elección de Ernesto Lombardi como Secretario General del Municipio corroboró a los cuatro meses de la asunción del ex Intendente el fin previsible.

Ese Peronismo de Todos que nació en marzo de 2020, días antes que el gobierno nacional decrete la cuarentena por el COVID, se extingue sin haber alcanzado actos presenciales, tras haber vivido largos meses de virtualidad (por imposición de la pandemia).

PERONISMO DE TODOS / 9 DE ABRIL DE 2020

Peronismo de Todos también surgió para diferenciarse del actual presidente del PJ, Walter Festa, pero además para aglutinar a las corrientes peronistas que no habían sido llamadas a compartir el proceso de Mariel Fernández. En su breve historia queda una fotografía en el Salón Latinoamericano, festejo de cumpleaños de la Intendenta, donde también participaron referentes de otras agrupaciones que no estaban en ese copón. Se destacó la sabiduría, capacidad intelectual y política de Ernesto «Coco» Lombardi, el hacedor del puente entre la Intendenta y el peronismo.

http://desalambrar.com.ar/la-cabeza-el-coco-y-las-inteligencias/

Aquel encuentro fue un globo de ensayo más que una cortina de humo. Mariel Fernández nunca ocultó el querer el Partido Justicialista. La pretensión, fue y es, que no se convierta en factor de fuerza, catalizador de los díscolos /as, tan solo un espacio descascarado que contiene el último soplo de aire político del ex intendente Festa, mientras delinea el desembarco con la bandera de Reconquista, un peronismo que vuelve a Enamorar.

La alianza estratégica con Máximo Kirchner es el PJ, como una pata más, que carretea hacia el 2023. Si bien hace explícito que «corren con ventaja quienes poseen terminales o referencias nacionales», Mariel Fernández no recibe órdenes por ser Intendenta, sino que por ser Intendenta ejecuta las tácticas que mejor le sientan a su modelo distrital que es «mostrado» en la vidriera de los medios, provinciales y nacionales.

Desde su pragmatismo ya se cargó a dos ex intendentes históricos, Mariano West y Ernesto Lombardi, y redujo el poder del ex Alcalde Walter Festa, dejando en claro que el distanciamiento político es su marca con la generación que fue PODER, advirtiendo que no le «tiembla el pulso para decretar la prescindencia de los que sienten que son imprescindibles».

Avanza a paso firme en el intento de sepultar los «privilegios» y «jubilar con la mínima expresión política a los /as representantes de la caratulada «vieja política».

Es aquí donde se vuelve incipiente la reorganización de militantes, cuadros y dirigentes que rompen las disposiciones epidemiológicas y YA delinean un plan de contraofensiva con vistas 2023, haciendo de 2021 la cabecera de playa.

Peronismo de Todos se extingue.

Tal vez se esté gestando la herramienta llamada unidad verdadera del peronismo. Los tutores /as, adultos responsables, saben que para que eso suceda la «unidad debe doler».

Lo que está en un juego, como nunca antes abierto, no es el PASADO sino el FUTURO, lo que exige actos de renunciamientos y grandeza en este PRESENTE que tiene a Mariel Fernández como la desafiante de la HISTORIA.