Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


A veinte años y con una fuerte denuncia a la impunidad de los responsables políticos de la Masacre de Avellaneda (entre ellos Duhalde, Solá y Aníbal Fernández), una multitud homenajeó a los caídos y reivindicó su lucha. Emotivas palabras de Vanina Kosteki, hermana de Darío, y de Alberto y Leo Santillán, padre y hermano de Darío.

Una masiva movilización de organizaciones sociales, derechos humanos, de izquierda y familiares y amigos de Maxi y Darío se concentró este domingo a partir de las 10:30 de la mañana para exigir justicia y condena a los responsables politicos y autores intelectuales de la masacre del Puente Pueyrredón.

La marcha se dirigió desde la Estación Avellaneda al Puente Pueyrredón, donde hace exactamente 20 años, el 26 de junio de 2002, fueron asesinados Maxi y Dario. Allí se llevó adelante un muy emotivo acto donde se leyó una declaración en común de los convocantes y luego de eso tomaron la palabra, Leo y Alberto Santillán, hermano y papá de Dario Santillán, y Vanina Kosteki, hermana de Maxi.

Desde el acto, todos recordaron la solidaridad y la militancia social y política tanto de Maxi como Darío, y señalaron claramente la impunidad de los responsables políticos como Eduardo Duhalde, presidente en ese momento, Felipe Solá, gobernador de la provincia de Buenos Aires y Anibal Fernández, que era secretario general de la Presidencia.

La impunidad es tan grande, que estos dirigentes políticos no solo están libres sino que hasta algunos, como Solá (ex canciller ) y Anibal Fernández, ministro de Seguridad actualmente, se dan el lujo de ser funcionarios del Gobierno del Frente de Todos.

A 20 años de los asesinatos de Maxi y Darío los reclamos por los que luchaban ambos siguen vigentes, entre ellos la lucha contra los planes de FMI, responsables de la pobreza y el deterioro en las condiciones de vida de las mayarías trabajadoras y populares.

Por eso, desde este medio también gritamos bien fuerte: ¡¡¡Maxi y Darío, presentes, ahora y siempre!!!