Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


"Los llaman héroes y heroínas, los aplauden, están en la primer línea de batalla y reciben ingresos en blanco de pobreza y hasta indigencia"

Con 32 años de carrera, el trabajo de enfermero y la profesión sanitaria que siempre es esencial, le permite a Pascual Farfaglia expresar todo lo que tiene centralidad, por la pandemia, y aquello que por la propia crisis sigue profundizando lo que antes existía y hoy continúa. En el arranque está lo básico e impuesto por la coyuntura: «Hace 32 años que estoy en el municipio, vi todo el crecimiento de lo que es ahora nuestro sistema sanitario. Es cierto hay que usar palabras bélicas porque estamos librando una batalla. Todo aquello del Hospital Provincial, la parte municipal, todo el área de salud, constantemente una batalla. Esto no lo terminamos de conocer, todos los días cambia algo y en realidad, surge ahí la importancia de nuestro sistema, la importancia de todo el personal. Dentro del equipo de salud; médicos, administrativos, enfermeros, trabajadores sociales».

¿Habías pasado una situación parecida en tu vida, así laboralmente?

Y, yo recuerdo así como muy cambiante en realidad, en la época cuando aparece la cuestión del SIDA, la gripe A, pero no como ésto. Pero ésto sobrepasó todos los límites.

¿Vos te contagiaste, te vacunaste?

Gracias a Dios no me contagié y sí, ya estoy vacunado como personal de salud desde hace un par de meses. Hoy mi trabajo está en seguir formalizando el Sindicato de Enfermería y Trabajadores de la Salud y estamos trabajando con estas cuestiones, más desde lo sindical. Entonces, nosotros por ahí lo que buscamos siempre que tuvimos la oportunidad, visibilizar estas cosas. La pandemia es una cuestión, muy general, pero dentro de eso hay situaciones desde lo laboral que hay que ir resolviendo. Que no son problemas de ahora, las venimos arrastrando pero hoy se nota más, en especial para la enfermería, caso o ejemplo que sucede con las y los trabajadores del UPA en Cuartel (Hospital Modular)

¿Qué relación tienen ustedes?

Sí, nosotros no tenemos relación, ellos dependen de Provincia, son becas que se arman justamente para enfrentar toda esta situación. El UPA es un hospital que se fue rearmando para sostener esta cuestión del COVID y se contrata gente. El tema es que los compañeros que estaban ayer reclamando son compañeros que hace 3 meses que no cobran y todos los días cumplen una función. A eso hay que sumarle también compañeros tanto administrativos como vacunadores de los centros, hay un alto porcentaje de que todavía no cobró. Pero todo esto depende de Provincia no del Municipio.

¿Se puede estar tres meses sin cobrar?

Históricamente las becas han sido así, antes de la pandemia ya también pasaba esto. El año pasado en un principio estratégicamente fue bien, no tardaron tanto en pagar. Esta vez está pasando esto.

¿Y la indumentaria, todo lo que ustedes necesitan para la protección diaria con el trabajo?

Sí, está todo. El mes pasado tardó un poquito pero se fue como normalizando hoy está. Igual, más allá de la indumentaria, es como se realiza el trabajo.

AUDIO 1 PASCUAL FARFAGLIA

Son esenciales, los llaman héroes y heroínas, los aplauden, están en la primer línea de batalla y reciben ingresos en blanco de pobreza y hasta indigencia. Farfaglia no apunta a nadie en particular sino a todos en general por una situación que hace al sistema fortalecido por la pandemia: «Cuando yo hablo de la lucha de enfermería no me refiero solo a lo local. Cuando nosotros empezamos con esto del Sindicatos de Enfermería y Trabajadores de la Salud, nos empezamos a conectar con compañeros de otros municipios. El 29 estuvimos con compañeros que generaron también otra alternativa que se llama UTEN, Unión de Trabajadores de Enfermería, hicieron una marcha el 29, por el mismo reclamo que estamos haciendo nosotros a nivel nacional. En la Ciudad de Buenos Aires los enfermeros constantemente reclamando que se los reconozca como profesionales. Hay municipios donde hay enfermeros que están ganando de básico 7300 pesos y uno abre los ojos y es así. En el Municipio de Merlo, tiene un básico de 7300, después tiene numeraciones en negro que hace que llegues a un sueldo de máximo 35 mil. En la provincia de Buenos Aires, las clínicas privadas también están mal con el sueldo. Después hay otra modalidad que es donde trabaja la enfermería que es la internación domiciliaria donde nadie legisla y hay compañeros que están ganando entre 90 y 120 pesos la hora. Todo esto a partir de la pandemia se empieza a visibilizar, por eso también nos solidarizamos con los compañeros del UPA que están reclamando por sus sueldos. Nos pasa todos los días y a pesar de todo ésto, sigue la atención constantemente, no perdimos la cuestión humana aún cuando estamos sufriendo todas estas cuestión de la falta de respuesta. Hay legisladores que tendrían que estar legislando todo lo que es atención domiciliaria que es una práctica que viene de los años ’90 con grandes empresas que facturan a las obras sociales pero ninguno se pone a legislar la cuestión del trabajador y ahí donde el trabajador entra todo un equipo no solamente enfermeros, kinesiólogos, hay acompañantes terapéuticos, un gran equipo que utiliza todo esto que es la cuestión de la atención domiciliaría y hoy frente al Covid, hay gente que está internada en su casa con coronavirus, donde también se convierte el equipo. A todo esto se suma que la mayoría de los enfermeros, más del 80% son mujeres que tienen dos trabajos, salen de una clínica, van al hospital público, salen de la clínica van a otra clínica o salen de la clínica y van a cuidar un paciente particular, ¿cómo se estresa una persona con dos trabajos y a esto hay que sumarle la pandemia? Entonces siempre estamos al borde, eso es un gran reclamo a nivel nacional, en todos lados los equipos de salud estamos sufriendo esta misma cuestión que tiene que ver con los ingresos.

AUDIO 2 FARFAGLIA