Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


PARA LOS MUNICIPIOS UN EFECTO DIRECTO –

La Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático presentó esta mañana en Moreno el Modelo de Inventario de Gases de Efecto Invernadero para Ciudades y Gobierno locales. Fue en el Taller Inventario de Gases que producen el Efecto Invernadero brindado para varios municipios del AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires).

marchisio

La Subsecretaría de Planificación de la Higiene Urbana y Gestión Integral de R.S.U a cargo de la Dra. María Victoria Marchisio construyó ese encuentro que impone una «conciencia» e «importancia» de los municipios ante la alteración constante de la naturaleza. Presentado desde otra óptica complementaria, los gobiernos locales deben contemplar políticas sociales para atemperar un impacto inevitable. Grandes lluvias, inundaciones, anegamientos de barrios enteros, sistemas eléctricos, expansión de virus como el dengue, son ejemplos comprensibles que atraviesan a un distrito como Moreno.

Florencia Michel es ingeniera industrial e integrante del equipo técnico de la Red Argentina de Municipios frente el cambio climático. Fue la encargada de realizar la exposición acerca del cambio climático y el Efecto Invernadero (evita que la energía recibida por la Tierra constantemente desde el Sol vuelva al espacio). En diálogo con Desalambrar expuso que «la situación es compleja porque influyen muchas variables en municipios como éste y los que lo rodean. Una acción que se toma en una comuna influye sobre la otra». Sobre el hacer ahora, Florencia Michel responde sin dudar: «Tenemos que empezar a revisar nuestros patrones de consumo, qué es lo que consumimos, cuánto es y de dónde proviene, ya que eso es lo que termina arrastrando a todos los problemas ambientales y hace ese Efecto Invernadero, que es lo que estamos hablando acá, pero también producir contaminación de efluentes, de ríos, de la tierra y el aire. De alguna manera el consumo excesivo arrastró todos esos problemas y los potenció».

AUDIO 1 MICHEL

 

En la década del ’90 se alertó sobre un mundo hiperpoblado incapaz de dar respuesta a las demandas y preocupado por el Efecto Invernadero. El Protocolo de Kioto fue inicialmente adoptado el 11 de diciembre de 1997 pero no entró en vigor hasta el 16 de febrero de 2005. ¿Qué cambios produjo este compromiso global en la disminución del calentamiento sostenido de la Tierra?

Cuando hablamos de calentamiento global en realidad nos referimos al cambio climático porque va más allá del aumento de las temperaturas. Me refiero a una alteración de los patrones meteorológicos, lluvias intensas, sequías. Vivimos definidos por el clima aún cuando podemos pensar que dentro de nuestras casas estamos seguros. Desde Kioto hasta aquí no se han visto grandes variaciones, no se modificó la tendencia, no se toman en cuentas las alertas que remiten a ese símbolo de un mundo bomba. No hubo cambios radicales y todo se fue complejizando. Lo que se alertó en aquel momento ocurrió con inundaciones en zonas productivas muy importantes para la humanidad que luego padecen la falta de agua. Las enfermedades que se propagan en lugares en los que antes no existían, surgen problemas para acceder al agua, me refiero al consumo humano…

¿Cuánto falta para la guerra del agua?

Hay estudios científicos que analizan cuáles son los problemas climáticos más urgentes y no ven que el agua sea la primera gran dificultad. Cuando seguimos los patrones meteorológicos del clima tengo que decir que vamos a estar más apurados por la comida que por el agua.

AUDIO 2 MICHEL

 

¿Considera que el enfrentar los problemas climáticos y sus consecuencias ubica a los municipios en un espacio central?

Trabajamos en este tema desde hace un tiempo y vemos que crece ese compromiso de los municipios. Esto es así porque son los primeros que los sufren, los primeros que ven las consecuencias al tener un contacto más directo con la gente, por lo tanto hay que generar las capacidades. No es sólo mirar hacia adelante sino saber cómo ir hacia adelante, y es allí donde la propuesta de la Red Argentina de Municipios frente el cambio climático tiene cada vez más comunas que se suman con la real intención de hacer cambios.

Entiendo que lo que debería hacerse no es una cuestión meramente presupuestariaporque aquí se habló de no consumir aquello que no necesitamos. Desde una cuestión economicista sería consumir menos

Siempre son las dos cosas porque hay cuestiones de infraestructura que van a requerir inversiones y planificaciones a largo plazo, pero es cierto que hay temas culturales que no nos demandan recursos económicos sino el valor humano involucrado en eso.

AUDIO 3 MICHEL

 

casa-de-la-cultura-cambio-climatico

La actividad humana en la producción y emisión de gases es la responsable de más de la mitad del aumento observado en la temperatura superficial media global en el período 1951 – 2010.

En el trabajo de Inventario y Diagnóstico de la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático nace una buena explicación de lo que somos desde el punto de vista de emisiones de gases:

1- El 43 por ciento corresponden a la energía.

2- El 28 por ciento salen de la agricultura y la ganadería.

3- El 21 por ciento por el cambio en el uso del suelo y silvicultura (conjunto de actividades relacionadas con el cultivo, el cuidado y la explotación de los bosques y los montes).

4- Los residuos emiten el 5 por ciento de los gases.

5- Los procesos industriales aportan un 3 por ciento.