Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


La explosión ocurrió en las instalaciones de la Escuela Hogar Nº 173 del paraje El Caín, resultando heridas dos docentes que habitaban la vivienda y fueron derivados a la localidad de Maquinchao para su atención médica.

En la madrugada del 10 de agosto explotó un termotanque y desencadenó un incendio que afectó a una de las viviendas que forman parte del complejo habitacional que tiene la Escuela Hogar N° 173, del cual otras tres viviendas colindan con la residencia de estudiantes y el establecimiento educativo. En la vivienda afectada por la explosión se encontraba una pareja de docentes que resultó herida y debió der trasladada a Maquinchao para sus primeros auxilios, y se continúa a la espera de su estado de salud.

Los trabajadores de la educación denunciaron que “en el trascurso de la mañana del 9 de agosto los docentes alertaron al director de una pérdida de gas que se detectó en una perilla de la cocina de la Residencia de estudiantes, por lo cual se procedió al cierre de la llave respectiva”, y agregaron que el mismo “martes 10 de agosto, al tomar conocimiento de la situación, desde la Seccional Jacobacci de UnTER y la Delegada de Salud en la Escuela de la Zona, Verónica Catrin, se requirió a la Coordinadora Yamila Alí la inmediata intervención y la suspensión de actividades.”

La Escuela cuenta con una matrícula de 43 estudiantes de educación primaria y con una plantilla de diez docentes más cuatro trabajadores que forman parte del personal de servicio de apoyo (PSA). El establecimiento está ubicado en el paraje El Cain y pertenece a la delegación del Consejo de Educación con sede en Los Menucos, en la Línea Sur de la provincia.

El Gobierno es responsable

Un nuevo episodio de incendio y explosiones afecta a otro establecimiento educativo en el país, y esta vez le tocó a la provincia de Río Negro, pero hace pocas semanas vimos como perdieron la vida en una explosión en Aguada San Roque la compañera Mónica Jara, Nicolás Francés y Mariano Spinedi, quienes se sumaron a Sandra y Rubén en provincia de Buenos Aires y que forman parte de todos aquellos compañeros y compañeras que dieron su vida en un establecimiento educativo, como consecuencia de la falta de inversión y mantenimiento en las infraestructuras escolares de la cual los gobiernos son responsables.

En Río Negro esta explosión se suma a otras cientos de deficiencias que son denunciadas por las y los docentes a lo largo de la provincia y que no son atendidas en tiempo y forma por el Ministerio de Educación y Derechos Humanos. Al contrario durante la pandemia no realizó todas las tareas pertinentes para la adecuación de los edificios a los protocolos, improvisando salidas que fueron impulsadas como transitorias y que perduraron en el tiempo con el aval de la burocracia sindical.

La política de los gobiernos tanto nacional como provinciales, con respecto a la educación pública apunta a rebajar los presupuestos para garantizar los pagos para la deuda externa, que en Río Negro se traduce en el Plan Castelo, como así también en beneficiar y financiar a las escuelas privadas, tal cual lo ha demostrado la propia Arabela Carreras, otorgando fondos extraordinarios para tal fin, mientras la educación pública vive una crisis que atraviesa todos los aspectos de su cotidianeidad.

Laura Santillan, docente integrante de la Agrupación 9 de Abril, expresó en su cuenta de twitter su acompañamiento a la docente internada y se sumó al reclamo por la explosión y abogó por el estado de salud de la compañera internada en Maquinchao.

La explosión en El Caín evidencia que en todas las provincias las problemáticas nos unifican a las y los trabajadores de la educación para pelear por mejores condiciones en los establecimientos educativos. Hoy es tiempo de esperar la recuperación de los heridos y exigir que se solucionen y atiendan de forma urgente todas las irregularidades en el mantenimiento de los edificios escolares y se dé respuesta a todas las demandas de la docencia por las condiciones edilicias y laborales, para no poner en riesgo estudiantes y trabajadores, porque no fue un accidente, el Estado es responsable.