NOTICIAS DE MORENO

- BUENOS AIRES - ARGENTINA // contacto@desalambrar.com.ar

Domingo, 05 de Abril del 2020


Espacio Publicitario

LOCAL / REGIONAL

«Fue un verdadero infierno»

martes, 13 septiembre, 2016

EL GRUPO HALCÓN Y LA JUSTICIA TIENEN UN SALDO: UN INOCENTE CON DOS DISPAROS EN SU CUERPO –

Walter Skocir tiene 23 años de edad. Trabaja en una gomería / lubricentro en Moreno Sur. Cumple el horario laboral de 8 de la mañana y hasta el mediodía. Retira a su hijo del jardín. Almuerza y retoma a su trabajo hasta las 20 horas. No tiene ningún tatuaje en el cuerpo. Vive en La Reja en la calle Colivadino, entre Sucre y Quesada. Él, como la mayoría de los argentinos, habrá comentado la noticia que tuvo alcance nacional referida al salvaje robo que sufrió Felipe Di Francisco en la localidad de Francisco Álvarez ya que todas las gerencias informativas titularon «le cortaron el dedo a un jubilado porque no entregó o no tenía dinero». 

Tres días después de ese caso (martes 6 de septiembre) fue víctima de un acto criminal y salvaje, institucionalizado y sin prensa a la vista. Walter jamás imaginó que el robo a Felipe Di Francisco lo tenía apuntado como «jefe de la banda», de acuerdo a las «notables investigaciones policiales» y el aprobado del fiscal Leandro Ventricelli. El viernes 9 de septiembre su vida cambió para siempre. Alrededor de las 23 horas escuchó que el portón de entrada a su domicilio intentaba ser vulnerado. Su esposa lo despertó con enorme preocupación. La familia pensó que los delincuentes querían ingresar a la vivienda. Walter Skocir nunca pensó que era el Grupo Halcón, habilitado a destruir todo y cumplir con la orden judicial que tenía la certeza que allí estaba el máximo responsable del robo al jubilado de Francisco Álvarez.

La acción fue inexacta, brutal, despiadada, ilegal y criminal. Walter Skocir puede relatar en primera persona su calvario. Recostado en una cama, con las heridas de bala en hombro izquierdo y en su pierna derecha, cuenta a Desalambrar todo el horror y sus secuelas: «Fue un calvario, un verdadero infierno. La verdad que lo que nos pasó es algo que no lo quiere vivir nadie en la vida. Todo esto comienza el viernes por la noche, mientras estaba durmiendo con mi familia se empieza a escuchar ruido en nuestro portón. Se producen golpes y alguien quería violentar esa puerta de ingreso a nuestra casa. Mi señora se despierta y me dice despertate que nos quieren entrar. Acudo a la cocina a buscar un revólver, regreso a la habitación pensando en realizar disparos y persuadir a esta gente. Tiré hacia el piso para que se asusten y se retiren de la casa».

Los golpes en el portón eran sostenidos, ¿escuchaste que alguien manifestara o se presentara como la policía?

No, en ningún momento sucedió eso. Tampoco se escuchó una sirena o una baliza prendida que diera la impresión que no eran delincuentes los que querían ingresar a mi casa.

¿Cuál era la hipótesis que tenía el fiscal Ventricelli y la policía para llegar hasta tu domicilio en La Reja?

Llegan a mí creyendo que era el líder de una banda que asaltó a un hombre mayor y le cortó un dedo. Que yo tenía todas las cosas del robo guardadas en mi casa, buscaban dólares. La verdad es que no sé cómo fue la investigación o quién se hizo cargo de la investigación para llegar a esto. Es algo tan confuso porque nadie está dando respuestas, nadie se acerca, todos están en absoluto silencio.

AUDIO 1 WALTER

 

walter-skocir

¿En qué momento recibís el disparo del Grupo Halcón en el hombro?

Ellos ingresan disparando hacia mi ventana y ahí recibo el impacto en el hombro. Ahí le digo a mi señora que me hirieron y ella agarra a nuestro hijo de dos años y medio y corre hacia el baño. Intento agarrar el teléfono y llamar al 911…

Seguías pensando en ese momento que era una banda de delincuentes que ingresaba a tu casa

Así es y lo único que intenté hacer fue defender a mi familia. Cuando estoy llamando al 911 escucho que explota una granada y ahí presiento que se trata de la policía. Decido tirarme al piso boca abajo, solté el arma, ahí comienzan a reventar todos los vidrios, siguen disparando y vuelven a tirar granadas. Ya adentro empiezan a buscar, rompen todo y se acerca un policía y me dice mostrame el tatuaje de la cara. Ahí me doy vuelta y le muestro mi rostro donde no tengo ningún tatuaje, no tengo tatuajes en ninguna parte del cuerpo. Después hablan entre ellos preguntándose donde yo estaba herido, uno dijo que en la pierna sin saber que yo tenía un balazo en el hombro…

Si vos estabas boca abajo en el piso, ¿en qué momento recibís el balazo en la pierna?

Cuando rompen las ventanas, empiezan a iluminar y me ven el piso ahí me disparan en la pierna, en la rodilla. Yo estaba boca abajo, rendido.

¿Qué sucede con tu esposa e hijo?

Una mujer policía del Grupo Halcón los tiene en custodia. Comienzan a hacerles preguntas acerca de dónde estaban los dólares y las cosas. Yo soy un laburante, no teníamos nada. Jamás esperamos que ocurra esto, un allanamiento en nuestra casa.

¿A qué hora culmina el calvario en tu casa? ¿Cuándo te trasladan al hospital Mariano y Luciano de la Vega?

A los 20 minutos llega la ambulancia. Yo estaba con una herida de fuego en el hombro y el balazo en la rodilla que entró y salió. Cuando me están llevando se acercó un policía de investigaciones y me dijo flaco quedate tranquilo que esto no era para vos.

AUDIO 2 WALTER 

 

foto-vivienda-de-walter

Walter sigue su relato. Quiere que lo ocurrido se conozca, necesita justicia y verdad. Hasta que ingresó al hospital nadie le informó por qué allanaron su vivienda. «Simplemente estaba preso en el hospital, esposado en la camilla hasta que los médicos le dijeron a la guardia policial que tenían que asistirme, pero si fuera por ellos seguía esposado hasta el día de hoy. Cuatro horas después de lo que hicieron alguien le explica a mi señora y a mi papá las razones del allanamiento…»

Un dato inexacto que pudo haber terminado con tu vida, la de tu esposa y la de tu hijo

Sí, por supuesto. Podría haber sido un desastre.

Ya en el hospital ¿alguien te comunica que estás en libertad?

Me tomaron las huellas digitales y una secretaria de la fiscalía me dice Walter, te vamos a dar la libertad y necesito que firmes acá.

¿No quedaste con ninguna vinculación por el robo al jubilado en Francisco Álvarez?

No. En ningún momento quedé aprehendido por el robo a esa persona o tener cosas de ese delito sino por el arma que usé para defenderme.

¿Nadie vino a pedirte siquiera una disculpa, aunque sea como un gesto?

Nadie vino a dar explicaciones o a pedir perdón por lo que hicieron. Nadie está poniendo la cara por lo que pasó cuando atrás de esto hay personas que investigaron, personas que dieron la autorización para firmar el allanamiento. Hay mucha gente involucrada que dijo vayan que ahí van encontrar algo. Es algo muy chocante porque las personas que me tienen que cuidar me terminan lastimando, me terminan haciendo de todo cuando, supuestamente, la policía investigó y hace las cosas bien.

AUDIO 3 WALTER

 

Walter Skocir está en una cama. Su familia cubre de forma particular toda la asistencia médica que tiene que recibir por los balazos que recibió en su cuerpo. El plomo en su hombro izquierdo quedó alojado allí. El impacto en la rodilla derecha entró y salió. «El riesgo es que la temperatura de la bala seque las arterias (las venas) de mi pierna, pierda circulación y derive en una amputación».

AUDIO 4 WALTER

 







Espacio Publicitario





Siga a Desalambrar

Archivo

Espacio Publicitario












Desalambrar / Noticias de Moreno - contacto@desalambrar.com.ar