Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


A 31 meses de los asesinatos laborales de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez – ocurridos en la Escuela N°49 ‘Nicolás Avellaneda – el ciclo lectivo 2021 EXIGE, sin cuestionamientos ni críticas, tres puntos básicos para afirmar que espacios dignos, seguros y habitables: agua, sanitarios y electricidad, y en los que no se contempla trabajo de gas (puede estar cortado) que para hacer memoria fue la causante del fallecimiento de los dos trabajadores de la educación.

Estos tres puntos fueron retomados en la reunión el 18 de febrero de 2021, según informe de la UEGD. Consejo Escolar de Moreno, de acuerdo al testimonio de Sonia Beltrán, su Presidenta, ejecutó 6.400.000 pesos (Fondo Compensador) para » hermeticidad (prueba de gas), sanitarios, arreglos, mobiliarios y calefacción», todo aplicado a veinte (20) escuelas. En esa reunión el Tesorero del órgano colegiado, Nair Gómez, informó que 109.000 pesos llegaron destinados a bidones paliativos para la entrega de SAE (Servicio Alimentario Escolar), que en este 2021 está bajo la órbita de la Secretaría de Desarrollo Comunitario a cargo de Noelia Saavedra.

Los números que rinden (o no), las acciones concretas que se realizan y las que se adeudan, salen de la toma de decisión de la Presidenta Sonia Beltrán, que adjudica la «centralidad exclusiva» a que la oposición se resiste a dar quórum (la última sesión no tuvo la totalidad del Frente de Todos). Un cuerpo legislativo que durante 2020 no ha conseguido realizar las sesiones donde se deberían debatir y accionar políticas concretas para la habitabilidad de las escuelas. La falta de comunicación y de trabajo por parte de la oposición es adjudicada a la presencia de Cecilia Parentti, consejera escolar que está en la causa penal denominada «Títulos Truchos», instancia elevada a juicio oral. Con el reglamento del Consejo Escolar y la ley en la mano, los cinco consejeros /as de la OPOSICIÓN no dan quórum, tampoco hablan afuera de un recinto asumiendo el rol que dicen tener.

Por ende, se anudan y agudizan conflictos que necesitan y demandan respuestas urgentes y democráticas, pero en un contexto como el que se divisa no se pretende brindar soluciones a los alumnos, padres y madres, y docentes. Es decir, la presencialidad con escuelas dignas, seguras y habitables sigue pareciendo una realidad lejana, que se negocia en los círculos de poder… mientras Moreno encabeza el ranking del peor distrito de la Provincia de Buenos Aires por la escasa presencialidad.