Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Mariana López, integra la propuesta electoral del Frente Vamos con Vos. Ciudadana de Moreno, habitante del barrio La Perlita, es la octava candidata a diputada nacional. Ubica su mirada y trabajo en el Conurbano. Sostiene la necesaria recuperación del vínculo entre la praxis política y el pueblo, los vecinos /as. Antes de la Primaria, planteó que las «obras de asfalto y bacheo» que realiza el Municipio, podían tener la precariedad e inconsistencia al ser un parche que daña aún más el derecho a un vivir mejor. A poco de la elección General, Mariana López expresa firmemente que la transparencia, el diálogo sincero con la comunidad y el compromiso de la palabra no pueden ser habitantes del relato, sólo del relato: «Es lamentable que hechos que se pueden prever sean luego un resultado lógico. Creo que uno de los aspectos que más le está faltando al Municipio es pensar en las prioridades del gasto público, aplicar bien los recursos sin dejar de pensar en lo que reclaman las vecinas / os de Moreno».

Si los vecinos / as se fueron alejando de la práctica política o el dirigente. Lo dijo Máximo Kirchner hace poco, menos redes sociales y más territorio. ¿ Cómo se perdió territorialidad cuando en todo momento se habla de ella? ¿Qué es lo que no coincide?

No coincide el discurso con los hechos. Cuando hablan de que somos lo que hacemos, pero cuando analizamos lo que está pasando desde la nacional hasta la local, podemos ver que en realidad hay un discurso que trata de volver a conmover, de convocar a la ciudadanía en medio de una situación del país muy difícil, pero hay un gran enojo, producto de que esa misma dirigencia degradada que trata de ir a buscar ese votante cuando ya no es creíble para el vecino. Entonces hay un enojo y una búsqueda de sumarse a decir no a la política, hay varios discursos y hay varias opciones electorales que un poco convocan a decirle ‘no’ a la política. Nosotros venimos a decirle ‘si’ a más y mejor política porque creo que es un problema dirigencial y de visión de cuál es el rol que tenemos cuando pretendemos representar al pueblo. Me parece que ese es lugar central de la discusión de todo esto.

¿Qué es lo que está pasando en el frente Vamos con Vos? ¿Qué está pasando en el Partido Socialista?

Claramente todo lo que estás planteando, es un desafío y obviamente desde el Partido Socialista que tenemos un origen de vínculo directo con la gente porque creemos que las formaciones colectivas, participativas, deben hacerse involucrando a la comunidad. Entonces obviamente que también el trabajo está puesto en esta búsqueda de reconciliar la política con lo que le pasa al vecino todos los días, y empezar a dar respuestas concretas. Que creo que también eso va legitimando el rol de cada uno y va generando también después a lo que uno le llama trayectoria a los dirigentes. En su momento hemos compartido, incluso con muchos dirigentes del oficialismo de hoy, muchas de esas ideas y de esos principios que hoy a la hora de poder gestionar distan de ello. Entonces creo que la tarea fundamental, no sé si es la nueva generación, sino de la dirigencia que está comprometida en sacar adelante al país, de volver a fortalecer la democracia, sus herramientas participativas, su posibilidad de que podamos vivir mejor es justamente una búsqueda de coherencia que tiene que ver con ese diálogo permanente con lo que pasa, con una lectura de lo que le pasa a la gente, con una escucha. Trabajar sobre eso es central

¿Vos pensás que eso se está haciendo? Que hay un intento, un indicio

¿En el oficialismo o en general?

En general…

Creo que en general hay una necesidad de que eso pase, que trasciende a los partidos políticos. Estamos todos en una situación obviamente de crisis de representatividad y en gran parte por la falta de lectura e interpretación de por dónde comenzar. Claramente que en todos los espacios hay dirigentes, movimientos, agrupaciones que lo piensan, no basta hoy, es insuficiente claramente. El problema central de la Argentina es el de no poder sentarnos a dialogar, de no poder llegar a consensos mínimos en temas pre-políticos como el hambre, la salud, la seguridad, la educación. Las dificultades de poder ponernos de acuerdo en cosas mínimas, hablan de que tenemos un desafío muy grande quienes hacemos política partidaria pero que claramente no hay tiempo que perder ahí.

¿Por qué no tenemos boleta única? Por ahí se rompería la política que hemos conocido.

Claramente la boleta sábana que todos conocemos, el sistema electoral tal como lo conocemos es funcional a determinados grupos políticos. Eso sirve, es exitoso y por eso también no hay necesidad de cambio. Es obsoleto, anticuado, caro, si te puedo decir que en Santa Fe donde nosotros gobernamos y otras provincias también, Córdoba también, funciona muy bien y permite al vecino que conozca a sus candidatos que elija a los candidatos. Nosotros presentamos el proyecto en la Cámara de Diputados de la provincia, lo presentamos a nivel nacional, obviamente en un proceso electoral es difícil y no conveniente discutir esto, esperemos que el año que viene sí tengamos la oportunidad de volver a avanzar porque aparentemente, por lo menos en campaña, hay voces de acuerdo en que podamos trabajar en una boleta única.

Miro las boletas de Moreno, de las fuerzas hegemónicas y tienen una renovación pero la transformación no es la edad únicamente. Ocurre que los nuevos cuadros repiten hábitos y costumbres agravando la situación, deteriorando la institucionalidad, poniendo la palabra por arriba de los documentos que acreditan un acto administrativo. No hablo de un caso particular sino del concepto, la política de renovación perdió esto cuando era lo que reclamaban. ¿Qué pasó?

Pasa que no alcanza con ser joven, me parece que tiene que ver con una mirada de la política, con formas de hacer política, con el entendimiento que hoy en el lugar que estás tenés que demostrar lo que vos creés que tenés en tus manos para transformar. La realidad es que lo llamativo que anduvo circulando, que es triste y lamentablemente, el tema de la mozzarella acá en Moreno. El caso tan emblemático, que en realidad es un solo ejemplo de esta falta de diálogos, de transparencia que tiene la dirigencia local y sus aliados que hacen que aún, teniendo la posibilidad de dar respuestas, en lugar de asumir el rol de agente del Estado, de que a la ciudadanía le tenés que dar una respuesta ante una situación por error u omisión, o lo que fuere, hay que cumplir la tarea de funcionario público y brindar respuestas y qué mejor que el Concejo Deliberante para abrir esos debates, para transparentar. Nosotros como partido político hemos presentado a lo largo de la historia infinitas herramientas de participación de ciudadanía, de transparencia, de buscar que el Estado esté más cerca y más presente. El tema de las oficinas de Anticorrupción, Mediación y un montón de cosas que permitan que éstas situaciones se puedan resolver de otra maneras. Si hoy a un vecino le pasa esto se encuentra con un Estado que lejos de escucharlo, se cierra, se abroquela y no permite transparentar y dar esa claridad que supuestamente tiene y puede expresar. Cuando uno no puede hablar y transparentar no puede decir con simpleza al vecino lo que quiere saber, será porque las cosas claramente no son tan claras.