Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


MARIEL FERNÁNDEZ Y LA HERENCIA DE LA GESTIÓN FESTA (RELEVAMIENTO DEL NUEVO GOBIERNO)-

Los conceptos, las palabras elegidas, la descripción en títulos y números, todo eso, en mayor o menor medida, ocurre ahora como sucedió en diciembre de 2015. Por supuesto que los protagonistas no son los mismos pero ambos hablaron en el inicio de la pesada herencia. Muy lejos de anular el compromiso de la Intendenta, referido a la transparencia, de hablar con la verdad al pueblo de Moreno, hemos establecido como pregunta si las herramientas políticas que necesita la GESTIÓN deben estar acompañadas por señales y gestos POLÍTICOS que reconstruyan el vínculo con la sociedad, como lo está haciendo el Presidente de la Nación Alberto Fernández en esa búsqueda de equidad en el sacrificio. Mariel Fernández tiene la convicción de hacer lo que antes debió ejecutarse y ni siquiera se superó el intento. Ella, la Intendenta de Moreno, arranca su discurso grabado y subido a las redes sociales, con dos ideas fuerza: Honestidad y Transparencia. Desde ahí comparte la información de cómo la gestión anterior (sin mencionar a Walter Festa) dejó el Municipio: «La corrupción, la desidia y la mala administración se habían apoderado del Municipio de Moreno, encontramos el resultado de una administración que no tuvo en cuenta el bien más preciado, las personas, y redujo a nuestro pueblo al abandono y al olvido».

Puntos destacadísimos que, seguramente, serán ampliados con todos los soportes documentales que sacan de la primer escena la palabra «interpretación». La Intendenta afirma:

1- Deuda de 1.000 millones de pesos, lo que impide afrontar las erogaciones más básicas.

2- La infraestructura, edificio destruidos, paredes electrificadas, filtraciones en los techos, desborde de cloacas en oficinas, peligro de derrumbe, mobiliario roto, faltantes, etc.

3 – Relevamiento de todo el patrimonio para hacer las denuncias que correspondan.

4 – La gestión anterior (Festa) sumó 1200 personas a la planta de Personal (West la dejó en 4200 trabajadores /as en diciembre de 2015, según el actual relevamiento) y muchos de ellos son ex funcionarios que no renunciaron y otros que nunca trabajaron, asegura la Intendenta en el video.

5- Organigrama anterior, puestos jerárquicos sin personal a cargo lo que llevó a una reducción del 40 por ciento de esa estructura. «Sacamos áreas innecesarias e integrando a otras en funciones similares» plantea Fernández.

6- El 95 por ciento de las salitas (36 relevadas) tiene faltante de insumos médicos, desde gasas hasta medicamentos básicos; el 65 por ciento con faltantes graves de instrumental médico para atención primaria y control en las mujeres. Casi el 50 por ciento de las unidades sanitarias con serios problemas de infraestructura.

7- La basura, el Municipio abandonó el servicio de recolección de ramas y tampoco exigió el cumplimiento del contrato a la empresa El Trébol. Por micro y grandes basurales hay 90 millones de kilos de basura en 424 basurales.

8- Parque automotor de 55 vehículos (prestación de servicios municipales) pero sólo 11 estaban funcionando.

9- En Seguridad, más de 114 cámaras no funcionan, muchas nunca fueron conectadas. Por peleas internas esa área estaba dividida, detalla la Intendenta, y agrega que «los edificios públicos que debían tener cámaras activas estaban desconectadas.

10- Habilitación de locales nocturnos sin inspección en los últimos dos años, expedientes supuestamente perdidos. Supermercados chinos con cientos de expedientes que no se tramitaron institucionalmente, pase a disponibilidad a algunos inspectores y reempadronamiento en marcha de esos comercios.

11- IDUAR entregó tierras municipales de manera irregular. Tomas de tierra bajo la órbita judicial y causas que el actual gobierno sigue de cerca.