Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


BARRIO LA PORTEÑA –

En su primera visita  oficial como Presidente del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), Alexandre Roig recorrió junto a Mariel Fernández la planta de clasificación de residuos sólidos urbanos localizada en el barrio La Porteña, la cual -entre otras tareas- recepcionará los residuos reciclables de los puntos verdes que funcionan en el Municipio. Además, junto a funcionarias y funcionarios locales mantuvieron un encuentro de trabajo y conversaron acerca de la experiencia de trabajo de cooperativas en la comuna.

“Es una alegría que el compañero Alexandre esté a cargo del INAES y haya elegido nuestro Municipio para su primera visita. Como con cada organismo nacional y provincial, va a ser fundamental la articulación con el estado municipal,” afirmó la jefa comunal.

Por su parte, Roig destacó que la nueva administración del INAES será “productivista, cercana a la comunidad organizada y acompañará el movimiento cooperativista y mutualista”.

Participaron de la jornada el Secretario de Ambiente y Desarrollo Sostenible Damián Falfán; el Secretario de Gobierno Alberto Conca; la Secretaria de Desarrollo Comunitario Noelia Saavedra; la administradora del IMDEL Estefanía de Dios; y concejales y concejalas.

ARCHIVO / DESALAMBRAR

6 de febrero de 2016
ACTO SIMBÓLICO EN BARRIO LA PORTEÑA
Festa apretó un botón
La actividad que ayer al mediodía encabezó Walter Festa contiene cada sustancia del contexto actual. Apretó el botón de una máquina que permite clasificar los residuos (basura), una planta de selección que ya está paga y que no funciona. La inversión y la propuesta pertenecen a la gestión de West que compró la planta y no tuvo tiempo en diseñar un plan de concientización masivo que pudiera hacer de la máquina el engranaje perfecto para decir «que el medio ambiente» es política de Estado.
Festa demostró ayer que la tolva, la cinta de separación, los volquetes, la prensadora, están listas para ser usadas ya, ahora, pero el plan dispone que todo comience en marzo. Es muy simbólico que el galpón donde se instaló la planta (barrio La Porteña) esté flanqueado por calles de tierra por ahora transitables, además de la consolidación de asentamientos ya convertidos en núcleos urbanos. Es representativo que gran parte del camino de La Ribera esté regado de basura y con plantas privadas que envían al Reconquista «sus desechos». Es gráfico saber que el Consorcio Treból debe pasar seis veces por semana en las zonas privatizadas, privadas del servicio.
16 de febrero de 2016
Cuando el intendente Festa descubrió que una planta de separación de residuos sin uso estaba en el barrio La Porteña como una herencia óptima de la gestión anterior, dispuso celeridad instruyendo a sus funcionarios a pensar alternativas rápidas. Si bien la estructura «llave en mano» montada por la firma DEISA S.A convoca a hacer, el gobierno municipal tiene la obligación y el deber de saber que existen «presupuestos mínimos» en materia ambiental, normas que tienen que ser reconocidas y respetadas. Si bien Festa declaró que el trabajo continuo en la planta de separación de residuos comienza en marzo, éste tiene que estar contenido en un plan integral que además de la información y la conciencia, obligue a Consorcio Trébol a cumplir pautas que el nuevo gobierno debe imponer basándose en el contrato vigente. Cuando la empresa logró que el ex intendente West y la mayoría del Concejo Deliberante aprobaran un nuevo contrato, fue un hombre del PRONéstor Joao (actual concejal), quien defendió el pliego, sus alcances, modificaciones y ventajas, sostenido el hombre del macrismo por la mayoría legislativa del Frente para la Victoria. El 13 de noviembre de 2013 y en la sala de sesiones, Joao habló de los contenedores que la empresa adjudicataria debía colocar en las zonas (barrios) donde el camión no puede prestar servicio: «Los contenedores están incorporados ante la contingencia de un fenómeno climático, porque la hipótesis principal de trabajo sigue siendo que las empresas levanten la basura en cada domicilio. Las empresas deberán presentar un plan de contingencia, y esto es a lo que me refería con los contenedores. Incluso introdujimos que las empresas son las responsables de levantar los residuos en los basurales que pudieran crearse ante la deficiencia del servicio, dentro de los plazos estipulados en el pliego».