Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


ACTO DE CONMEMORACIÓN Y LLENO DE MATICES –

Los stand convirtieron a la Plaza San Martín en un lugar de encuentro, repaso de un año de trabajo vinculado a las políticas de género y construcciones territoriales de la ONG Matices y las mujeres del Frente Renovador. El sábado 24 de noviembre adelantó la conmemoración del Día Internacional por la Erradicación de la Violencia hacia las mujeres. Observando y recorriendo todo el radio de acción, Débora Galán, referente de Matices y actual concejal del FR, recibe el abrazo de Sergio Massa y Malena Galmarini. Juntos caminan el espacio público rodeados de dirigentes locales y provinciales.

Galán aceptó analizar los contrastes de las situaciones que la atraviesan como mujer, dirigente y funcionaria: “Creo que en el Concejo Deliberante no se puede permitir más cualquier situación de violencia, amenaza, intimidación. Estamos hablando de un tipo de violencia que es psicológica que puede ser en la modalidad laboral, institucional. En el ámbito de laburo no podemos permitir que alguien nos quiera callar o que alguien permita que se ejerza violencia. Hace muchos años que venimos trabajando para erradicar la violencia, incluso esta actividad que hacemos en la Plaza San Martín cierra un año de trabajo, me refiero a la visita a merenderos y hablar con las madres que están vulnerables. Vamos a las escuelas para llevar la prevención primaria que significa evitar que suceda el ataque. Si en las escuelas no podés como las nenes, nenas y los adolescentes se tienen que cuidar y así prevenir un abuso estamos en un problema. Donde nos abren las puertas vamos y damos las charlas sobre prevención de violencia y de salud sexual y reproductiva. Lo mismo hacemos en las plazas”.

Lo que veo en este momento, en este lugar, es una convocatoria que tiene color, vida, articulación, pero en un espacio como el Concejo Deliberante que debería contener estos elementos parece que domina el odio. Para muchos es una violencia machista pero también política

En esta última semana comenzamos a hablar de esa violencia, que es institucional porque abarca a la política. No obstante estamos hablando de poder, entonces la violencia tiene que ver con la desigualdad, de quien tiene el poder y quien está sometido. Es la opresión. Verdaderamente es un contraste lo que ocurre en el HCD y lo que trabajamos acá. Venimos de una escalada de violencia terrible en el Concejo Deliberante, desde adentro, desde afuera, pero rescato lo positivo que con las concejales mujeres nos estamos uniendo mucho más. Los concejales varones, bueno, en la última sesión les pregunté ¿necesitan ver llorar a una compañera para que se tomen cartas en el asunto? El límite no es que una mujer llore o que vengan y nos puteen en la cara gratuitamente. El límite se pone antes, es un trabajo de hormiga. Quiero señalar que en esta jornada, en este sábado de cierre de un año de trabajo, mostramos la articulación. Hoy aquí está la Comisaría de la Mujer y la Familia, una institución que no tiene garantizado el lugar de funcionamiento.

AUDIO 1 GALAN