NOTICIAS DE MORENO

- BUENOS AIRES - ARGENTINA // contacto@desalambrar.com.ar

Domingo, 10 de Diciembre del 2017


Espacio Publicitario

PAIS / MUNDO

“Necesitamos un Lava Jato argentino”

domingo, 19 noviembre, 2017

COLUMNA DE OPINIÓN –

Por Ricardo Vago (1): Los medios periodísticos más masivos del país muestran con fuertes y fundadas notas las denuncias sobre la corrupción de políticos ligados al kirchnerismo, su rápido enriquecimiento y también la arbitrariedad con que actuaban en la gestión de la administración del Estado.

También el periodismo pone especial énfasis en resaltar que el enriquecimiento de estos políticos fue a través de coimas percibidas por la realización de actos de administración irregulares o fraudulentos.

En las notas se condena al funcionario, se nombra a la posible empresa que logró “coimear” al mal administrador , pero no se explicita cuál es el monto del perjuicio causado al patrimonio estatal por el favor ilegal realizado o la mala gestión estatal efectuada por estos funcionarios coimeados.

La metodología delictiva utilizada con mayor frecuencia es la que, a partir de la entrega de un dinero a funcionarios, estos hacen “la vista gorda” en una licitación, la cual significa no analizar los precios inflados acordados entre las empresas participantes produciéndose entonces la adjudicación correspondiente con un costo altamente inflado sobre su valor real . Este monto es pagado por el Estado con fondos públicos, lo que es decir, lo pagamos todos los argentinos con nuestros impuestos, por otra parte, esta malversación de recursos “roba” los fondos necesarios destinados para hacer cualquier obra, por mas imprescindible que esta sea .

Un ejemplo actual de posibles sobreprecios existentes es la obra pública que el gobierno nacional está ejecutando para el Soterramiento del Sarmiento en la que una de las empresas participantes, la brasileña Oderbretch, reconoció ante la justicia brasileña y estadounidense el pago de 35 millones de dólares de coimas y, ante esto, la inmensa mayoría los análisis periodísticos se centran en quien habría recibido las coimas pero no se pone el mismo énfasis en buscar cuál fue la contraprestación recibida por la empresa en perjuicio del Estado Nacional.

En un análisis integral de los antecedentes surgen informes de la propia unidad ejecutora de la obra que muestra que la misma debería haber costado en el orden de 2300/2400 millones de dólares. No obstante a través de un decreto de necesidad y urgencia la obra fue adjudicada por 3000 millones de dólares que lleva la firma de la Vicepresidenta de la Nación Gabriela Michetti. Por otra parte es importante recordar que la empresa IECSA (socia en este emprendimiento) era de propiedad de un primo del presidente Mauricio Macri, hasta principios de este año.

En la Argentina ha existido desde hace muchos años, un verdadero sistema continuo de arreglo del contrataciones y/o licitaciones estatales, realidad está reconocida por funcionarios y periodistas pero muy pocas veces denunciada en la justicia con adecuados fundamentos y prácticamente nulas han sido las condenas a los funcionarios y empresarios corruptos.

Romper este sistema de corrupción en la que prima la impunidad para los poderosos exige un compromiso de todos los estamentos de la sociedad exigiendo a la justicia para que procese a todos los involucrados, tanto a los funcionarios corruptos (estén en el poder o no), como a los actores del mundo empresarial, que entregando coimas o prebendas a políticos inescrupulosos obtuvieron por esto enormes beneficios

El mal ciudadano que considera que por su poder político o estatus económico nunca va a ser inculpado, procesado o detenido por sus delitos de guante blanco, es un perpetuo multiplicador de políticas perjudiciales para el Estado y a la comunidad toda.

Brasil es en Latinoamérica un ejemplo en cuanto al castigo con prisión a importantísimos empresarios que coimearon sistemáticamente para obtener beneficios ilegales como así también ha llevado a prisión a los funcionarios políticos que se beneficiaron con las “dádivas económicas” recibidas como fruto de todo este sistema corrupción vigente durante décadas.

Esta actitud acabando con la impunidad a los poderosos de actos de corrupción de guante blanco hará dudar mucho a cualquier integrante de las élites políticas o económicas en cuanto a comprometerse en futuros hechos delictivos en ese país. La condena firme y efectiva que ha recibido, por ejemplo, el empresario Oderbretch, uno de los hombres más ricos de Brasil, es un recordatorio permanente para el poder económico, por más grande que este sea, es una demostracion que la riqueza no asegura impunidad y en consecuencia deberán ajustar sus comportamientos futuros al cumplimiento de las leyes que deben regir en toda república democrática.

La Argentina, para que la corrupción vivida no se repita, necesita que la justicia actúe con la misma decisión que su par brasileña. Necesitamos “un Lava Jato argentinopues si el castigo se limita a políticos caídos en desgracia, las élites económicas existentes van sentirse con la impunidad necesaria para continuar con las mismas políticas de obtención de recursos indebidos como en décadas pasadas. Lamentablemente, hasta ahora, ESTO NO SUCEDE, aún cuando por la obra del soterramiento del Sarmiento las causas judiciales están abiertas.

(1) Dirigente del Partido Socialista, ex diputado nacional y provincial.







Temas Relacionados


Presidencia de la Nación


Espacio Publicitario





Espacio Publicitario


Siga a Desalambrar

Archivo

Espacio Publicitario












Desalambrar / Noticias de Moreno - contacto@desalambrar.com.ar