Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


FUERTE Y PROFUNDO MENSAJE DESDE CUARTEL V –

Llegó a esa localidad para desplegar, continuar y profundizar la acción pastoral del Padre Farrell (NdR: expulsado del territorio por el narcotráfico).

Juan Olivera, el Padre Juan, alienta a la construcción comunitaria sin perder palabras en clave de responsabilidades y desentendimientos que cosechan muchos años de desinterés por las vidas. Brega para que las autoridades se pongan a la altura de las circunstancias: «Entiendo que lo nos está pasando es fruto de no ubicarnos en donde veníamos viviendo, lo que nos está pasando no sale de la nada sino que es algo que se ha venido gestando y nos hemos animado a verlo y ahora está frente a nuestras narices…»

Es asumir las debilidades y fragilidades que siempre tuvimos, ahora se corrió el velo y las vemos en su magnitud

Entiendo que sí y en sus distintos niveles, me refiero que abarca todos el egoísmo que no permite defender la vida principalmente. Como sociedad apostamos a una construcción que nos trae como consecuencia el deterioro de la vida, de las personas y de la vida que contiene a las personas y a la naturaleza. En ese sentido es muy revelador este tiempo, uno se puede preguntar qué pasó para llegar a este tiempo. Esto es lo que transitamos hoy si miramos en lo profundo. Luego están las consecuencias que hay que atender con urgencia, hablo de la vidas en concreto…

La combinación de hambre y angustia, ¿hacia dónde nos lleva para el HACER, no tanto para la QUEJA, sin perder de vista los que tienen mayor nivel de responsabilidad?

El cuidado de la vida se hace indispensable y acá en Cuartel V significa garantizar la comida, es inconcebible que haya familias que no tengan alimentos para sus hijos. No sé como decirlo, parece que nos estamos acostumbrando de que haya comedores y de golpe, porque esto se agudizó, nos hace pensar que no está bien. No es de personas de bien saber que haya gente que está pasando hambre, y eso hoy no hay manera de disimularlo.

AUDIO 1 PADRE JUAN

No hay manera de disimularlo, de enmascararlo, en todo caso hay que lograr a ninguna persona le falte un plato de comida o algo parecido a eso

En ese sentido la respuesta de muchos vecinos y vecinas es de una enorme solidaridad, conozco personas que sacó de sus cosas para compartir con otros /as y así agrandar la olla para que otros vecinos /as puedan paliar esta situación, pero eso no es la solución. Entiendo que el Estado como nunca debe ser el gran protagonista de este tiempo y no desampararnos. Me incluyo porque me siento en medio de estas comunidades. Creo que los gobiernos tienen estrategias para contener esta situación pero no llegan a los barrios más pobres. En nuestro caso, Cuartel V, hay mucha gente que no está en condiciones de recibir alguna de las líneas de contención que lanzó el Estado, entonces hay que pensar en hombres y mujeres sin DNI, aquellos /as que no pueden moverse de la casa por situaciones de salud antes de la cuarentena. Desde las Iglesias se está haciendo lo que se puede pero está muy lejos de ser una respuesta que cubra todas las necesidades, se hará el mayor esfuerzo pero no alcanzará si el Estado no aparece con contundencia…

En Cuartel V, ¿lo que hacen son ollas populares con recursos de Cáritas solamente?

El auxilio de Cáritas tiene que ver con los insumos que el mismo Estado ofrece pero que son anteriores a la pandemia, insumos que daban respuesta a la situación de hambre que hoy es mayor, por lo que eso quedó super corto. Lo sostenemos pero se agrandan las ollas con el peligro que el alimento y los nutrientes se diluyan. El Estado municipal tiene que estar, tiene que aparecer pero por acá se lo ve poco y nada. Nos convocaron a la reunión para armar el Comité de Emergencia, desde ese momento pasaron doce (12) días y en las zonas que ellos (el gobierno municipal) plantearon como de mayor emergencia no apareció el auxilio. Es muy serio lo que está pasando.

AUDIO 2 PADRE JUAN

Mensaje en este domingo de Pascuas

Nosotros desde la creencia en Jesús, que nos habita y nos invita a cuidarnos, el gran mensaje de este tiempo, para mí, es que necesitamos apostar a la vida comunitaria, no desentendernos del hermano, insistir con el derecho que tenemos todos de ser parte de la fiesta que es la vida. Es inconcebible que a esta altura haya gente que pasa hambre, no se puede comprender. El mensaje, para nosotros que caminamos el barrio es alentamos la organización comunitaria. Para lo que tienen que contenernos, me refiero a los referentes del Estado es no pueden desentenderse de nuestra realidad, no pueden mirar para otro lado porque está en juego la vida de los niños. Me tomo un segundo más y digo que no es que se desentiendan ahora, en este momento los necesitamos como nunca, hay un desentendimiento anterior que hace que la vida en nuestros barrios sea muy difícil. No es más que esperar que llegue el invierno para que algunos lugares sean intransitables, o la acumulación en un cementerio de autos ​cada vez más grande, la basura… hay un desinterés por nuestras vidas que se ve en el desentendimiento que hay alrededor de la vida más grande que es la naturaleza y eso necesitamos ajustarlo. La llegada de este virus nos ayuda a mirar eso, no desentendernos de la vida que nos contiene como de la humana. Eso le pido a Dios, que nos de fuerza para enfrentar a estos desafíos enormes y que los responsables de cuidarnos estén a la altura de las circunstancias.

AUDIO 3 PADRE JUAN