Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Miró el movimiento exterior desde la escuela pública por la que lucha desde hace años. Las comitivas oficiales, Dirección General de Escuelas y Municipalidad de Moreno, recorrieron ese edificio que comenzó a construirse en el año 2014, gestión justicialista de Daniel Scioli.

Enrique Elías imaginó como posible que Alberto Sileoni junto a Mariel Fernández caminaran solo algunos pasos para ver el dictado de clases donde están los que esperan un espacio digno, habitable y seguro. Las autoridades permanecieron en la construcción que está en plaza de finalización y bajo la contratación de una cooperativa integrada por trabajadores que salieron de las condenas judiciales y buscan reinsentarse en el mundo laboral (NdR: son siete personas, menos de la mitad vive en Moreno, el resto son de la zona Sur. Pernoctan en la obra con un esquema de rotación).

La actividad oficial concluyó sin pasar por la Primaria que comparte salones con la matrícula de la Secundaria N° 32, que tuvo relevancia nacional:

A nueve años del tiroteo en el playón escolar, el mismo protagonista de aquella nota periodística sigue en el puesto pedagógico donde no baja sus banderas. Elías manifiesta a Desalambrar:

El Director General de Escuelas y la Intendenta estuvieron en este lugar donde hacemos la nota, ¿se acercaron al edificio donde se dicta clases?

Ese día nos enteramos por los medios que han visitado la escuela nueva que se está haciendo. Nosotros estamos con nuestras tareas educativas como siempre. Ya sabíamos que estaban ellos, los responsables de la educación de la provincia de Buenos Aires y aparte con algo que tiene un peso más, fue ministro de Educación de la Nación (Sileoni). Entonces, esperábamos que se acerque a un lugar donde la defensa por la escuela pública fue y es un estandarte y un ejemplo, en las condiciones que tenemos y no aflojamos, seguimos enseñando, en esa construcción del conocimiento colectivo porque llegamos a dar clases en la vereda, abajo de los árboles, las ollas, estar inviernos durante muchos años sin luz, arrancar a las 9 de la mañana porque la luz podía alumbrar los salones, con frío.

¿Y este comienzo de ciclo lectivo cómo fue? Esta obra tiene 8 años de demora

El tema es la prioridad que le da la gente a la educación, esa es la clave pero bueno, acá con educación, con una escuela que cuente con todos los recursos necesarios que por derecho corresponden. No porque pedimos, lloramos y somos caprichosos, sino por derecho, una escuela debe enseñar los derechos de las personas y es esencial una escuela. Estamos en uno de los barrios como dice acá la gente, común, picante. ¿Por qué picante? Por la ausencia del Estado que antes hemos denunciado.

Preguntaba el 2022, el ciclo nuevo, estaban acá los pibes. Describime las condiciones

Mirá, hay algo que también está pasando con las escuelas públicas y en el distrito también, el tema de la superpoblación. Estamos en una escuela prestada hace años, se reformó la primaria sin pensar que iba a tener un crecimiento, el crecimiento fue, los que somos de las clases populares, la aspiración es seguir estudiando como un camino y una salida a un montón de cuestiones que vivimos. Esto fue creciendo y los pibes siguen estando en salones.

¿No se llueven los salones?

No, no prácticamente hubo algunos arreglos en la escuela, luego, algunas cuestiones fueron mejorando a partir de la lucha del 2018, eso hay que aclararlo. Pero sí la superpoblación, hay un salón que ha quedado con humedad.

¿Gas?

Hay no tiene la escuela, las estufas no tienen gas. Quiere decir que nos va a agarrar el invierno, en este momento sabemos que va a abrir una escuela nueva pero queda la Primaria, y no hay gas.

¿La cocina tiene gas?

No tiene gas todavía, está en proceso a arreglarse, pero no tiene.

Estamos hablando de los temas básicos, esenciales, que deberían cumplirse por Sandra y Rubén, por todo lo que se ha dicho. Gas no, salones no, en la cocina no, entonces, ¿qué cambió?

Primero, la situación de algunos salones que tenemos pero a grandes rasgos si tenemos que hablar que la educación de Moreno ha cambiado, hay cuestiones sustanciales que tiene que ver con la alimentación que no cambió. Los pibes en las escuelas reciben viandas y sabemos por las noticias que las últimas viandas que llegaron no estaban en condiciones, estaban en mal estado. Entonces, qué lugar ocupan los pibes en la escuela. Qué lugar ocupa la educación en la agenda política durante años, esta gestión, la anterior, los demás. Que se están haciendo cosas se están haciendo cosas, en otro nivel, mucho más lento, para nosotros es un logro tener una escuela nueva y también esperemos que esté en condiciones. Desde el 2013 estamos peleando, ya tengo el pelo blanco, la barba blanca y empecé con el pelo negro mucho más joven. Antes de 2013 los medios de comunicación se enteraron de cómo padecíamos en la escuela pública, ha sido una escuela que no recibía los libros, no le llegaba nada, de cualquier plan de educación acá no se llegaba nada.

Te acordás que cuando hicimos una nota de las computadoras, acá nada

No, no llegaron.

Acá hay nueve años de resistencia, hay mucha pérdida por el inexistente edificio y las consecuencias de ello. No es tener sólo los pibes adentro sino a dónde están los pibes

No, es concreto. Acá es una lucha que, cuando se inaugure la escuela recordaremos a los pibes que nos faltan, no porque desertaron sino porque están muertos. Es lamentablemente decir eso, a pesar de eso, transformamos la bronca y rabia en vida. En cada uno de los lugares de una escuela que empezó a dar color adentro de sus paredes y también continuamos en el Morenazo con las escuelas de Trujui y Moreno donde no se abandonó nunca esta trinchera que es la educación pública. Para nosotros es un símbolo de resistencia esta escuela, gente que falta, gente que no está, me duele un montón decirlo pero un recorrido se puede dar y creo que puede ser un gran ejemplo para las escuelas de Moreno que la educación pública no es una consigna que va en un volante y una propaganda de campaña o algún sindicalista teniendo los labios para quedar bien. Eso se hace carne, es ver los ojos de todos los días, ver si el pibe desayunó y está en condiciones para las clases. ¿Si un pibe no come cómo se puede dar clases? ¿Si se muere de frío cómo se puede dar clases?¿Si a un pibe le cae agua en la cabeza cómo se puede dar clases? ¿Se puede dar clases en la oscuridad? ¿Se puede recibir comida que no sea digna?

Después de Sandra y Rubén, tengo muy presente cuando los directores y directoras autoconvocados se paran frente a la Jefatura distrital y dicen “no más parches”. En este 2022 escuché de varios que no pueden decirlo públicamente, que recibieron la orden de abrir sí o sí, bajo amenaza de sumarios. ¿cómo era aquello de no más parches? ¿Por qué seguir aceptando la orden jerárquica para después dibujar una planilla estadística?

Creo que nunca se entendió qué es ser docente, no la vocación sino también la dignidad que trabajamos con personas que se van formando, y en esa formación la dignidad es el primer lugar. Y no darse cuenta que callarse por cuestiones políticas o por estar en una lista o por miedo signifique denigrar el trabajo que uno hace y la pérdida de dignidad. Acá nos vamos a bancar un montón de cuestiones, yo hasta el día de hoy estoy sumariado, un sumario directo por lo del Molina Campos, sigue el sumario, no lo han sacado por defender la escuela pública sin haber cometido creo ningún tipo de error, la participación como un derecho, peticionar a las autoridades y hacer el trabajo que hacemos todos los días como docentes. Ese fue el costo y si tendría que hacerlo volvería a hacerlo otra vez en defensa de la escuela pública. Que piense esa gente que tapa la mugre abajo de la alfombra. Hay que ser sinceros, nos falta esto, yo puedo decir se han mejorado cosas, vamos a tener una escuela nueva pero gracias a la lucha que ha realizado esta comunidad, a los docentes, pero más que nada a ser persistente. Cambiaron las cosas, lo tengo que decir, puede estar mejor y no ser sinceros es como el cuento del rey que puede andar desnudo pero nadie le va a decir que pasa. En las escuelas que se entregan viandas es porque esas escuelas prácticamente no tiene gas y hagan la cuenta, ¿cuántas escuelas comen por medio de viandas? Ahí tenemos el resultado no hay gas y el gas no es solamente para cocinar, sino para que los pibes se calefaccionen en las escuelas de Moreno y falta, en el invierno se va a probar realmente cuál va a ser la capacidad de poder decir las cosas que nos faltan de estos docentes que estén a cargo del establecimiento educativo y defender con dignidad la escuela pública, que no tiene precio y donde la única bandera es la dignidad.