Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Pugilista de la política y la vida, Mirko García concejal peronista en Juntos, sabe moverse en el cuadrilátero del HCD. Levantó la guardia y aplicó el golpe discursivo al oponente que sacó mas manos contra la oposición: Emmanuel Fernández. Lejos de esquivar los lanzamientos, puso el cuerpo, contra atacó y dejó un mensaje muy interesante: la propiedad que construye la Intendenta y las contrataciones de arquitectos en forma directa, los mismos profesionales que realizan la casa de la jefa comunal, es una pelea que tendrá varios round: «Me pregunto a mí mismo ¿alguno de estos concejales fuimos a la fiscalía a hacer una denuncia penal? No lo hemos hecho. Me estoy dirigiendo a ustedes compañera presidente y después estoy preparado para la réplica porque me sentí no aludido, re contra aludido. Acá hay un hecho concreto. El concejal Lucas Franco me quiere pasear por la guerra de Ucrania y todo lo demás. Otros me llevan al tema de la justicia y la verdad, los que menos tienen justicia en este país siempre fueron los pobres. Y hay muchas reformas judiciales que las quieren hacer para dirigentes políticos. Los pobres que esperen. Un día le hacen un allanamiento a un pobre y lo encuentran comiendo un guisito de menudo de pollo y dicen que se choreó una gallina, esa es la justicia que tenemos que ver. Pero no quiero entrar en este juego de irme hacia los movimientos sociales, hacia la izquierda, hacia la derecha, hacia el centro, hacia abajo. Acá ha sucedido algo que nos va a llevar tiempo dilucidar, se utiliza esa palabra lawfare, la escuché como diez veces. Como hombre imperfecto, si a mí un peronista, un liberal, un trotskista, un marciano, me dice que el vehículo en el que yo ando es robado, lo primero que le voy a pedir a quien me acusa es déjame que haga la verificación policial y después te traigo los papeles. Este es mi criterio, acá hay una acusación, y una acusación grave, gravísima a la intendenta del distrito donde yo vivo hace 59 años, es una acusación grave, es una acusación severa. ¿Qué quiero significar con esto compañera presidente? Acá hay una acusación grave. Y como yo soy imperfecto y no tengo las condiciones morales de andar señalando con el dedo a nadie, acá tiene que haber un descargo, porque creo que lo merecemos a pesar de ser opositores, aberrantes, farsantes, mezquinos. A pesar de ser opositores que no sabemos lo que es caminar el barrio, estamos cumpliendo el rol de concejales y lo menos que nos merecemos es que me traigan la verificación policial y que me digan ‘no, estás equivocado compañero, farsante, mentiroso. Estás equivocado. Mirá la verificación policial dio que el auto era robado o viceversa. Nos estamos yendo para cualquier lado con esto. Queremos buscar el knockout cuando la pelea no es a quince rounds. Y durante esos debates que se van a dar, cada una tiene derecho a explicar su inocencia y yo soy el primero que lo reconozco. Lamento disentir con mi compañera de banca Gisele Agostinelli (NdR: pidió la interpelación de Mariel Fernández), yo no me quiero apurar en esto. Porque soy tan imperfecto que no me quiero apurar en esto. ¿Nos vamos a reunir de elementos para llegar a medidas más severas? Y puede ser… Pero en primer lugar, yo quiero que se justifiquen algunas cosas, no lo pedimos por favor, lo merecemos porque a pesar de ser tan impresentables, el pueblo de Moreno nos votó y por algo estamos acá. Yo quiero ver la verificación policial del vehículo, como dicen en el barrio, quiero saber si es poncho o no. Estoy en mi derecho de exigirlo porque soy un representante del pueblo de Moreno, así no le guste al oficialismo. Ahora de mí digan lo que quieran, pero chorro no. Eso yo le puedo demostrar a cualquiera que chorro no soy. Y me permite un exabrupto compañera presidente, ni de la de chorro y la de boludo, tampoco. ¿Qué pretenden los concejales que me precedieron en la palabra, que venga acá y que me siente como un pelotudo y que no exija las respuestas que amerita una situación que es grave? Yo no soy golpista, yo vengo de una generación que sufrió los golpes de Estado. Yo no soy golpista y ojalá la Intendente, que esta situación me duele más a mí que muchos de los que hablaron, ojalá la Intendenta pueda salir de esta situación y pueda salir con la verdad. ¿Sabe qué compañera presidente? Una vez un ídolo mío dijo en una cancha repleta ‘yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha’. La política no está manchada, está tapada de mierda y nuestra obligación es empezar a limpiar la política, cuando alguien cree en la honestidad de un dirigente, cuando alguien cree que ese intendente o ese dirigente está haciendo las cosas bien hay que buscar las mejores armas legales, discursivas, dialécticas para defender esa causa. La agresión, no es el camino. La política está sucia y a lo mejor no la manchó ninguno de los que estamos acá, y a lo mejor Mariel tampoco pero la tenemos – Mariel, perdón la familiaridad- la intendente de Moreno, a lo mejor tampoco. Pero todos tenemos la responsabilidad de empezar a limpiar la política. Así como la pelota no se mancha tenemos que empezar a limpiar la política.