Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Directora de la UPA y Hospital Modular en Cuartel V. Peronista desde la cuna, su trayectoria en la función militante y pública es muy amplia.

Adriana Palacio tiene las condiciones para hablar y argumentar las decisiones que tomó en el último tiempo; aquella larga presencia en Pueblo Libre y su desvinculación del Peronismo de Moreno. Por supuesto que el acuerdo con Mariel Fernández integra el reportaje lleno de condimentos y sólidas definiciones:

¿Qué perdió la política y qué debe recuperar en aras de construir algo de certeza en el mediano plazo?

Lo que perdió es el acercamiento entre compañeros, el poder mirarnos. Si uno mira el espectro nacional, provincial y municipal, gente que milita pero no está junta. Siento que en un momento el campo nacional y popular nos unió a todos y eso no está sucediendo en esta etapa…

¿Por qué no está sucediendo?

Pasaron cosas muy fuertes a nivel nacional y provincial que dividieron las aguas. Cuando Alberto (Fernández) es elegido como Presidente todos /as nos encolumnamos, pero después vino la pandemia que nos dejó dentro de casas y hay muchos que siguen ahí. Digo, la pandemia terminó pero no se salió al territorio a buscar a la gente, a recuperar el voto; la pandemia no solo trajo consecuencias económicas sino también psicológicas. Entonces lo que vemos es gente que le cuesta reinsertarse y, nosotros los políticos, no la estamos yendo a buscar. Es fácil hablar de los programas, de los movimientos, de todo lo que se hace, pero desde mi parecer y opinión el Frente de Todos tiene que estar en una actitud activa pero juntos…

Alberto Fraiz dijo a este medio que recordaba los tiempos de militancia, y el referente llevaba los problemas y demandas al gobierno y éste respondía, pero hoy considera que es al revés, el gobierno define las prioridades y baja a los barrios con esas políticas

Aquellafigura del puntero que era mal calificada o denostada, acompañaba en todo a los vecinos /as, pero ese vínculo hoy no existe o es secundaria. Si bien tenemos un gobierno municipal que esta atento a lo que la gente necesita y quiere, que es la luz, el asfalto, los parques industriales que los está poniendo en marcha, falta la otra cosa que es la mística peronista en los barrios. Hubo un tiempo donde se peleaba si bajaba La Cámpora con un operativo y luego salía otra organización, pero eso hoy está muy limitado. Por ejemplo, nosotros desde la UPA en Cuartel V lanzamos un operativo territorial muy bueno en el que participó la Municipalidad, la Provincia, pero es un hecho aislado cuando no hace mucho tiempo esto hervía. No puede ser que hierva ese trabajo y militancia solo cuando el PRO está en el gobierno, cuando hay que sacar a la derecha. Lo logramos pero luego, con y después de la pandemia, lo que veo es una actitud pasiva. A esto hay que sumar que no está definido arriba quien va a representar el Frente de Todos, entonces nos va a costar bastante. Si salimos tres o cuatro meses antes de las elecciones no alcanzará porque la gente a eso ya no lo quiere ni le gusta. La construcción política se hace desde el momento CERO. Sin duda que durante la pandemia hubo construcción que hoy no se reconoce, como las ollas populares de esas mujeres que se expusieron el COVID o los mismos trabajadores de la salud que necesitan gestos y reconocimientos fuertes porque ya se terminaron los aplausos. El argentino tiene memoria frágil, un día sos héroe y al otro un villano cuando la gente tiene que esperar media hora para que lo atienda un cardiólogo. Creo que estamos en un momento de crisis política donde cada uno va haciendo lo que puede y eso no alcanza. O lo hacemos todos juntos o si no no alcanzará porque es muy difícil.

Mariel y Adriana

Estuviste en el gobierno de Festa, luego una transición cuando Coco Lombardi llega a ser Secretario General de Mariel, vos en el Peronismo de Moreno hasta lograr un acuerdo con la Intendenta, ¿cómo fue y explicás eso?

Primero voy a resaltar el gesto humano de Mariel cuando me sucedió el siniestro de mi casa (incendio). Todos son compañeros hasta que ocurren ciertas desgracias, y cuando me ocurre eso la primera que me llama es Mariel, aún cuando sostenías las diferencias, pero desde el espacio político en el que estaba (Peronismo de Moreno) pocos me llamaron. Por otro lado yo decidí correrme del Peronismo de Moreno, yo no juzgo a nadie, soy peronista y quisiera que ese espacio y el Movimiento Evita estuviesen juntos, pero vi prácticas que las padecí durante veinte años, y el ingreso al Peronismo de Moreno de algunas personas me llevaron a aquellos momentos, yo quiero construir en libertad y no que me digan lo que debo o no hacer. Cuando estuve en Pueblo Libre aprendí y sufrí mucho, y con todo el respeto hacia los dirigentes de esa agrupación que está en el Peronismo de Moreno, decidí alejarme de ese armado.

En clave política, ¿tenés que saldar alguna deuda desde la función pública o en tu carrera diste todo?

En lo político partidario creo que es la política quien me debe a mí, y no lo digo desde la soberbia sino que entregué muchos años de mi vida con total convencimiento, y cada cargo que he tenido creo que me lo he ganado y no dejo de agradecer a quienes me pusieron en esas funciones. Ya en mis 60 años lo que quiero es militar la salud pública; si bien hay unidades sanitarias en Cuartel V no pueden cubrir la atención que demanda la población, por eso mi objetivo es militar fuertemente en los territorios donde más se necesita. Entonces mi meta es esa, jubilarme y dedicarme a ser la mejor abuela.

Mariel Fernández, ¿se ha ganado un período más de gestión?

Creo que se lo ganó, por suerte ha tenido buenos vientos que permitieron que se favorezca al pueblo de Moreno. Hay una realidad, cuando la gente elige a un gobernante lo hace por tres cuestiones: luz, asfalto y seguridad, también el bolsillo que es algo que excede a Mariel. En ese sentido creo que ella pudo satisfacer esa demanda que tal vez responda más a la clase media que no fue bien escuchada por los anteriores gobernantes, no porque no se le diera ninguna respuesta sino que se ponía el acento en otros lados. No tengo dudas que Mariel ganará las próximas elecciones. También considero que ella y Damián (Contreras) tienen el gran desafío de juntarse y pensar un proyecto debido a que esta primer etapa de la Intendencia fue ir a donde hace falta, lo que se viene es pensar un proyecto urbanístico para la ciudad, construir un Moreno que crezca en educación, en salud generando más hospitales, digo, generar un proyecto a futuro donde todos los cuadros sean tenidos en cuenta porque las divisiones no sirven y confunden a los compañeros. Damián es un compañero con una gran sapiencia y entiendo que es el tiempo de unir. Es una propuesta que traslado al Frente de Todos en todos los niveles, hay que dejar de lado si sos del Evita o La Cámpora porque esos internismos dañan y no le hacen bien al peronismo. Si cuando estaban los amarillos (PRO) nos peleábamos por pelear el territorio ¿por qué no lo hacemos ahora en unidad?