Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


La Agencia colocó un pequeño cartel que anuncia atención solo con turnos debido al paro de trabajadores /as que pelean porque el trabajo no es ganancia.

Pero la medida de fuerza no es causa de los padeceres que golpean a jubiladas /os y sus familias. Se trata de los papeles, largos trámites y casi una sentencia que vulnera derechos. Pacientes oncológicos que deben contar con insumos y medicamentos para el tratamiento, casi paliativo, obtienen como respuesta que «aún no fue autorizado por el órgano central la aprobación». El tiempo corre, la frágil salud se esfuma y nadie con autoridad ofrece un rostro humano, ni hablar de la palabra presencial.

Claudia Nuñez y Sonia Odato están en la puerta de la Agencia PAMI Moreno para denunciar el abandono institucional, para agradecer a las redes solidarias que se conectan ante las desgarradoras emergencias, están allí desafiando el orden establecido que maltrata a sus madres, mujeres que aportaron y aportan a la obra social que poco tiene de humano y social: