Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


QUIÉN IMPIDE DEBATIR UNA MUNICIPALIZACIÓN REAL Y TOTAL DE LA RECOLECCIÓN DE RESIDUOS DOMICILIARIOS –

Con los números en la mesa, el sistema actual es insostenible. Pero el anexo que le busca imprimir la Intendenta es de corte ideológico, basado en la fortaleza de cooperativas en contacto directo y estratégico con el poderoso gremio de Camioneros. Traducido: esquema mixto, tercerizado en la fuerza de trabajo en un costo de $2.491.116.307 millones de pesos por cuatro años de contrato.

La Municipalidad de Moreno ofrece a ese plantel contratado de trabajadores externos a la comuna, el parque automotor (camiones), combustible, planta de tratamiento y disposición final.

Para el nuevo gobierno la Municipalización no tiene el rango de centralidad.

A lo largo de veinte años los diferentes oficialismos, Ejecutivos y Legislativos, optaron por no controlar con algo de firmeza el contrato, mientras la recolección de la basura no salía de su meseta ineficaz, indefendible.

Cuando el Presupuesto General de Gastos entraba en diálogo con la Rendición de Cuentas del mismo ejercicio y el monto crecía, sin descuentos ni multas, escribimos que la recolección de la basura debía estar en manos del Municipio en forma total. Ese camino contiene tres causas de enorme utilidad subjetiva / política:

1- Demostrar que un gobierno local cuenta con la capacidad humana, técnica, profesional y laboral para dignificar el trabajo público, certificar que el servicio hacia el pueblo puede brindarse sin la intervención de un capitalismo prebendario y voraz.

2- Reasignar esos recursos municipales que han sido destinados a un esquema concesionado o privatizado pero con un criterio NO de ahorro sino de reinversión, no como un GASTO sino en clave de fortalecimiento de las políticas públicas.

3- Otorgar a los trabajadores /as municipales un espacio o lugar que necesitan y merecen, profundizando la carrera y el Convenio Colectivo de Trabajo.

Adquiere vigencia algo que ocurrió en el año 2014 cuando el Concejo Deliberante por UNANIMIDAD sanciona el segundo pliego a favor de Consorcio Trébol. Moreno es dividido en tres zonas, una quedaba en el marco de la MUNICIPALIZACIÓN (Cuartel V). Aquel Departamento Ejecutivo con West al frente obtiene un apoyo total porque, se suponía más control, auditorias al Consorcio, contenedores en zonas imposibles de transitar pero, fundamentalmente, mostrar que la zona Pública, la Municipalización parcial, era una puerta abierta hacia el futuro sin empresas. Ese fue el ARGUMENTO POLÍTICO para seguir con El Trébol. En 2014 estaba sentada en la banca Mariel Fernández, concejal del Movimiento Evita.

A seis años luz, los hechos muestran una casi inexistente prestación de RECOLECCIÓN en Cuartel V. De ningún modo puede atribuirse como un fracaso porque ese banco de muestra nunca tuvo el desarrollo esencial.

Un capítulo distintivo merecen los gremios o sindicatos municipales que no han tomado protagonismo cuando el campo es amplio. Basta repasar declaraciones de los Secretarios Generales que coinciden en reclamar mejores condiciones de trabajo, salario y carrera, que coinciden en el abandono hacia los trabajadores que hacen la misma tarea que los operarios camioneros de Consorcio Trébol pero con menor salario, sin la ropa adecuada para desempeñar igual rol. Desde agosto del año pasado cuando la Lista vencedora del Frente de Todos consagra como Jefa Comunal a Mariel Fernández, quien prometió que el modelo de la empresa Trébol tenía fecha de vencimiento y lo está por cumplir, los sindicatos no tomaron lugar en el debate para incorporar con enjundia que los /as municipales están en condiciones de darle un uso cuidado al camión, manejar la unidad, correr las calles, levantar los residuos embolsados y llevarlos a la planta de tratamiento, obteniendo así mejores salarios, con actividad crítica y productividad. Marcelo Cosme, Secretario General de SITRAM, alzó un poquito la voz un día antes de la sesión donde se vota la ampliación del proyecto de gestión integral de residuos (10 de junio), al plantear un destrato hacia los municipales mientras se respeta el convenio colectivo de trabajo de Camioneros.

A dos días del 27 de agosto de 2020, fecha en que el nuevo gobierno busca sacar el pliego, sin escatimar métodos y modos aplicables a la vieja o útil política (para quien no acompañe está preparado el cartelito de traidor o en su defecto socio del Trébol), los gremios mantienen un silencio notable. Parece que 650 millones de pesos por año para contratar mano de obra no los convoca por lo menos a una pregunta: ¿por qué no es momento de los municipales?

Aquí yace un principio vertebral: Municipalizar el servicio no es oponerse al proyecto genuino y legítimo de la señora Intendenta sino mejorar los criterios que se persiguen: ahorro económico y un Moreno más limpio. Incluso la tenacidad de Mariel Fernández, su impronta de reclamar a Provincia y Nación toda la ayuda que merece un distrito pobre o empobrecido, fortalece el camino de la Municipalización ahora.

Si la respuesta se traduce en subsidios o entrega de camiones, más los leasing (alquiler con opción de compra de unidades); ¿por qué no entra en debate que con una inversión planificada, los trabajadores municipales mejoran en la carrera, sus salarios, fortalecen el vínculo con las comunidades prestando un servicio vital, haciendo de este modo un Municipio Presente sin necesidad de tercerizaciones evitables?

Por contrato y finalizado el mismo, Consorcio Trébol debe indemnizar a sus trabajadores.

Pero el pliego pensado garantiza una solicitud gremial: «La adjudicataria, salvo renuncia expresa del trabajador, deberá contratar al personal que actualmente presta tareas en la empresa cuyo contrato finaliza». Puede ocurrir que la adjudicataria sea la Cooperativa de Camioneros Gestionar, la que hoy presta el servicio en Avellaneda.

Gestionar LTDA es una empresa de la economía social creada para brindar servicios.

La modalidad en el Municipio de Avellaneda es la siguiente: el gobierno pone los camiones, paga los sueldos, al tiempo que la Cooperativa participa poniendo en valor la mano de obra:

Recolección diaria de contenedores

Recolección diaria de residuos puerta a puerta.

Don Hugo podría obtener un doble triunfo: indemnización para sus afiliados que paga Consorcio Trébol y continuidad laboral que garantiza el gobierno de Mariel Fernández. Hay excepción a la regla, según el pliego: «La contratación de los trabajadores que se desempeñaran en tareas administrativas y/o de gerenciamiento, quedará sujeta a las necesidades organizacionales de la adjudicataria«. No están todas las familias, esas 225 que fueron representadas por el gremio en la sesión del Teatro Marechal y en la Plaza Mariano Moreno.

Punto seguido: un dato extraoficial y bien chequeado: lo que destina Consorcio Trébol a cubrir el costo salarial mensual, trabajadores bajo convenio colectivo de Camioneros, no llega a los 25 millones de pesos mensuales (la orden que le emite al Municipio por el servicio se encuentra por arriba de los 50 millones). Si leemos el nuevo pliego, con cálculos estimativos a julio de 2020, la inversión mensual otorga la cifra de 52 millones mensuales siendo el objeto del llamado a licitación:

La Municipalidad de Moreno, sita en la calle Dr. Eduardo Asconapé n° 51, Partido de Moreno, Provincia de Buenos Aires, convoca a Licitación Pública para contratar la provisión de mano de obra para la prestación de las tareas de recolección de los denominados residuos sólidos urbanos generados en domicilios particulares y actividades terciarias y que son depositados por los residentes en los canastos o en los frentes de sus domicilios, dentro de bolsas, como así también en contenedores dispuestos por la Municipalidad en la vía pública.

Consorcio Trébol (que presta servicio hasta el 1° de noviembre) es el espejo donde nadie quiere verse reflejado en este momento histórico. Se toma el mal ejemplo y se promete con el nuevo esquema un ahorro superior al 40 por ciento respecto a la erogación que tiene el servicio privatizado.

¿Cómo se llega a esa conclusión y promesa si el plan es únicamente contratar mano de obra y por tanto el pago de los leasing, reparación de camiones, combustible (más de un millón de litros de gasoil por año), administrativos encargados de controlar a la adjudicataria, contenedores, planta de transferencia, amortización anual por unidad (un 20 por ciento), y hasta la necesidad de alquiler vehículos o la planta de transferencia corren por afuera del llamado a licitación?

Reconociendo la clara voluntad política de la Intendenta de instaurar una marca de gestión y administración diferente y distante de lo ocurrido en las últimas dos décadas, en ese trayecto hay un interrogante vertebral:

1- Quien compre el pliego (fijado en 500 mil pesos), ¿qué plantel de trabajadores (cantidad) debe ofrecer, además de la experiencia, solvencia económica y financiera, cuando el monto que paga el Municipio representa 2400 millones de pesos en cuatro años?

Las zonas que cubre hoy Consorcio Trébol, en frecuencia 6 (días a la semana), tiene 30 camiones recolectores. Cuenta con una planta de transferencia y unidades más grandes para hacer el depósito final en el CEAMSE, que por cierto paga el Municipio.

La apuesta de la Intendenta prevé 26 camiones compactadores de 17m3 que aún no están todos (NdR: podría explicar el nuevo oficialismo en el HCD la cantidad ya adquirida con el crédito de 50 millones otorgado por el Banco Provincia y lo que proyecta con el leasing del BICE); 4 camiones compactadores de 21 m3 y tres compactadores de 7m3.

A finales de octubre, ¿estará ese parque automotor acondicionado para cubrir las 11 mil cuadras por día o el plan B ya está perfilado con alquiler de camiones, lo que significa menos margen del ahorro prometido?

Moyano puede representar el sindicalismo más duro y firme que tiene la Argentina, la entidad que garantiza buenos sueldos y ascenso social de los compañeros afiliados. Camioneros es fuerte y sabe convivir con el capital.

Es objetivo, comprobable e incuestionable que la Intendenta de Moreno Melina Mariel Fernández puso fin a un modelo concesionado que a lo largo de dos décadas saqueó las famélicas arcas municipales. Siente el actual gobierno que entierra A UNA GRAN CAJA, que no es de zapatos precisamente.

Pero el nuevo camino no puede tener retrocesos, demoras o huellas que hagan pensar, con cierto fundamento, que se consagran nuevas cajitas pero con otros y menos propietarios de la llave maestra.

El gobierno tiene su plan y es muy legítimo desde la concepción de economía social y popular, ¿quien se animará desde el peronismo más de centro discutir que la Municipalización total… en plena crisis, es el proyecto posible, sostenible y sustentable en beneficio de todo el pueblo de Moreno?

Ahora es Cuando… porque todo comienza el próximo jueves.