Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Si los movimientos se demuestran andando las versiones también cuando circulan en los núcleos básicos de la gestión. Micaela Rodríguez llegó en mayo de 2020 al cargo ejecutivo de PAMI Moreno. La pandemia en curso (con alertas máximas) impuso otro ritmo de trabajo y prestación. Habría hecho uso de licencia en los últimos meses del año pasado y comienzo de este 2021.

Militante del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), en octubre pasado, Rodríguez entregó a Desalambrar un conjunto de definiciones que podrían tener peso específico en la dimisión: «Siendo militante social siempre va a pesar más esa identidad, porque ser funcionario o tener un pequeño cargo de gestión es absolutamente coyuntural. Los venimos de la militancia social nos encontramos con esa contradicción que, a ver como decirlo, que te encontrás o te chocás con cuestiones, problemáticas del Estado que una las conoce porque estuvo del otro lado reclamando, pero sirve para conocer en lo concreto cuales son las posibilidades de resolver pero ojo, sin caer en una resignación. Creo que hay compañeros de muchos sectores políticos que les pasa eso, acceden a cargos públicos y caen en esa resignación, pero creo que los venimos de la militancia social y política estamos para discutir todo desde adentro, decir por qué no se puede tal cosa, dar esas discusiones desde adentro«.