Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


LÓGICA APROBACIÓN –

El presupuesto político con el que se arrancó tuvo un punto elemental: lograr que el pliego llame a licitación y ese acto no quede desierto. Diferenciarse del fracaso de la gestión anterior cerraba para todos. Alcanzar ese objetivo requirió de extirpar del instrumento (pliego) un concepto que ninguna empresa, no sólo La Perlita, rechaza: el estado de las calles es responsabilidad del gobierno y sólo éste es el garante de la infraestructura urbana que habilite un servicio de transporte público de pasajeros. El «debate» acotado que propuso West en el período 2014 – 2015 no colocó sobre la mesa una batalla contra el monopolio, es decir, desmonopolizar un servicio, sino la exigencia de «mayores aportes» de la actual empresa que es de origen y construcción local. Por esa razón en el sistema de puntaje para los potenciales oferentes y actual concesionario «tenía peso específico». Decía el Artículo Séptimo de las Cláusulas Generales, y en su inciso iPROYECTO TÉCNICO, que con un carácter obligatorio le impone a las empresas aspirantes a participar de la compulsa a presentar «la descripción de las obras de infraestructura urbana a realizar, con su respectivo cronograma, y una descripción técnico operativa del proyecto para el mantenimiento de la infraestructura urbana abarcativo del total del plazo de la licitación (NdR: está fijado en 10 años y prórrogas)».

En el Artículo Decimosexto, apartado III, Propuesta de Mantenimiento de la Infraestructura Vial, consiste en que cada oferente «deberá realizar la obra completa, aportando los materiales y la mano de obra necesarios para llevar adelante las tareas de bacheo o entoscado, hormigonado u otro método de mejora de la traza vial. Resulta obligatorio que la propuesta de reparación prevea que el material con el que se vaya a realizar esa reparación sea idéntico de aquel con el que ya se encuentra construida la calle».

Aquello tuvo una respuesta política y judicial de la empresa. En mayo de 2015 el presidente de TRANSPORTES LA PERLITA S.AJoaquín Alberto Ortiz, presentó por Mesa de Entradas del municipio un requerimiento donde expresa con claridad que la empresa no se presenta al acto de apertura de sobres previsto para el día de mañana. Esto significa que el monopolio sabe que ninguna otra empresa participará de la licitación, pero más aún, La Perlita Sociedad Anónima pide la «suspensión del proceso licitatorio, se declare la nulidad del PLIEGO VIGENTE, se sancione un nuevo pliego y se haga un nuevo llamado». La nota y/ o documento asegura y argumenta, desde el punto de vista empresarial y tomando las normas legales vigentes, que la «empresa tuvo voluntad de presentarse al proceso licitatorio pero la ilegitimidad de algunas cláusulas del pliego, en especial la imposición de un canon, así como la irregularidad de algunos recorridos licitados (NdR: el texto lo señala porque ingresan a los municipios de Merlo y General Rodríguez) y la incompetencia de la Municipalidad de Moreno para licitar otros recorridos, son los motivos fundamentales por los que Transportes La Perlita S.A se ve impedida de formular oferta en el proceso licitatorio».

Desde lo ocurrido y producido, el pliego que se votó en la tarde de ayer, 26 de octubre de 2016, contiene esa demanda que formuló La Perlita en mayo de 2015. El municipio no licita nuevos recorridos sino que presenta un anexo que será contemplado en la medida que «el adjudicatario obtenga los subsidios correspondientes (gobierno nacional) y si las condiciones de circulación (calles) garantizan un nuevo recorrido».

Desapareció la propuesta de Infraestructura Vial y se mantiene el «canon» de asfalto caliente (200 toneladas mensuales), como ocurrió en el año 2004.  No hay conexión obligatoria entre Norte – Sur o Sur – Norte, tampoco un servicio que conecte el Cruce Castelar con Cuartel V, dos temas que formaban parte de aquella agenda.

Los archivos periodísticos de Desalambrar con los testimonios (texto y audio), permiten asegurar que la posición política y conceptual del Frente Renovador del año 2014 – 2015, más una parte del PRO, condujeron al pliego aprobado ayer. No sólo porque los argumentos son los mismos sino porque además encontraron en el Boleto Educativo, rampas para personas con movilidad reducida, refugios y cámaras de seguridad (NdR: sin descripción ni detalles de qué tipos de refugios y qué tipos de cámaras) el modo de construir un consenso endógeno y exógeno. El Frente para la Victoria que declaró estar decidido a «convocar a una Audiencia Pública o Foro de Ciudadanos y allí discutir las bases y condiciones del transporte» no logró nada de eso y aceptó como positivo el avance que permite «nuevos derechos y regularizar lo que está desordenado». 

De los 23 concejales presentes en el recinto, 19 votaron por la afirmativa. Todo el bloque del Frente para la Victoria, el cuerpo de ediles del Frente Renovador, y la mitad de CAMBIEMOS. Como detalle, Julio Jiménez que integra el bloque que conduce Cóppola rechazó el pliego por no estar de acuerdo “conceptualmente” con la propuesta que conduce, inobjetablemente, a un ganador único. En el caso de Claudia AsseffBibiana Atala y Jorge Kartofel, todos de CAMBIEMOS la negativa pasó por la «necesidad» de seguir trabajando el tema en las comisiones, no sólo Tránsito y Transporte, sino Legales y Hacienda para poder precisar claramente “las obligaciones que están redactadas de modo concreto pero general en el nuevo pliego”. El proyecto aprobado ayer fue tratado en la Comisión de Tránsito y Transporte pero, por decisión política, no quedó sujeto a los integrantes que la componen sino al cuerpo completo de concejales.

El 1º de agosto pasado Damián Contreras, líder del Frente Renovador, anunció públicamente que habían construido un pliego del transporte en conjunto con una parte de CAMBIEMOS, y que el Boleto Educativo lo pagaba la empresa, además de refugios, cámaras y accesibilidad.

El 14 de agosto Leonardo Cóppola, uno de los líderes de CAMBIEMOS explicó a Desalambrar la propuesta de asfalto caliente, refugios, cámaras de seguridad, accesibilidad.

Ayer 27 de octubre el pliego salió como lo fueron trabajando. Un pliego realista, bien hecho a la medida de la única empresa que también gana en este escenario de «regularización y normalización». La prórroga de un contrato que tuvo inicio en el año 2004 está llegando a su fin.