Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


ENTREVISTA AL FLAMANTE SECRETARIO DEL HCD – 

La tendencia en baja se arrastra hace tiempo. El Concejo Deliberante ya no es el cuerpo que recepta las demandas sociales y políticas por la propia inercia que carga la liviandad del hacer. Esa pérdida de protagonismo ni siquiera recupera su status en los períodos donde la “democracia” se activa para hacer de la alternancia un juego en las cámaras de representantes. Este diagnóstico lo comparte el flamante Secretario del HCD Mario Ranero, un hombre del massismo y que durante más de ocho años cumplió la misma función cuando Jorge Mendieta era el presidente del poder legislativo local. De regreso a un puesto que lo conoce de memoria, tiene el desafío de acompañar a un joven presidente que sólo tiene un año de experiencia como concejal (Marcelo García). En diálogo con Desalambrar, Ranero sitúa cuál es el mayor problema que deberá resolver la nueva conducción para hacer del HCD un organismo influyente e independiente del Poder Ejecutivo. Antes de esa respuesta hay una pregunta:

¿Por qué vuelve?

Siempre estuvo la discusión si la política es una profesión o un arte, y para mí es un arte, por lo tanto uno siempre vuelve a pintar, a escribir, uno siempre vuelve a la política porque es un sentimiento, que uno lo adoptó de chico por esa devoción de brindarse a la gente, de tratar de resolver los problemas de la sociedad, toda una utopía que en la medida de lo posible algo se puede hacer. Vuelvo porque me lo pidió un amigo como es Damián (Contreras) quien me dijo que se necesitaba en el Concejo Deliberante recuperar algunas cosas. Vuelvo porque yo nací acá adentro en la Municipalidad, le debo todo lo que tengo, lo que soy. Vuelvo por eso, es así.

AUDIO 1 RANERO

 

Entonces, ¿cuál es la pintura que quiere desarrollar en este tiempo?

Tenemos que empezar a volver las fuentes, a lo que era el Concejo Deliberante porque nosotros decíamos que el HCD era la caja de resonancia de la política del distrito y es así y no debe dejar de serlo. No es un trámite administrativo un expediente porque el concejal es un funcionario elegido por el pueblo y se debe a él; tiene que pensar en cómo dar las herramientas al Departamento Ejecutivo para que éste resuelva los problemas de la sociedad. Ese es el eje y quiero volver a esa pintura, quiero volver a un Concejo Deliberante que sea prestigioso, que tenga una biblioteca donde los chicos de la Universidad puedan venir a estudiar, que esté abierto a la comunidad, que vuelva a ser el Concejo Deliberante itinerante que implementó Contreras cuando fue presidente; que volvamos a la época de concejal por un día con los chicos de la secundaria porque ellos cuando crezcan, muy probablemente alguno será concejal, intendente o Secretario de Gobierno. Si nosotros no volvemos a la política la sociedad no tiene solución de sus problemas.

AUDIO 2 RANERO

 

Usted que vio tantas cosas en la función pública, este cambio de autoridades en el Concejo Deliberante, ¿qué título tiene? Lo consulto porque el trabajo de Cintia González fue orgánico respecto a las decisiones del Poder Ejecutivo y por lo tanto queda un duda, un bache, algo que no está claro

Tampoco lo tengo claro porque no integro el grupo del compañero intendente, pero desde la experiencia puede decir que los presidentes siempre fueron puestos por el intendente, lo digo entre comillas y en sentido figurado. El intendente siempre acuerda con el HCD o permite que le propongan un presidente en caso de estar en minoría. Si no ocurre esto no hay Concejo Deliberante, es más, si el intendente se opone al Poder Legislativo y como está la estructura institucional en la Provincia de Buenos Aires, es el intendente quien resuelve la crisis. El trabajo que debemos hacer es seguir con la continuidad administrativa, jurídica y política, y lo que te puedo decir es que conversé con Marcelo García (presidente), que es un compañero, militante y con muchas ganas de hacer las cosas bien. Hemos coincidido en un cien por ciento respecto a la idea del Concejo Deliberante que queremos…

¿Y cuál es el Concejo que quieren los dos?

Con prestigio, cercano a la comunidad y que le brinde algo más que las normas habituales, para que la comunidad comience a creer que en este edificio están ellos debatiendo. Tenemos que lograr que la gente venga a las sesiones, porque eso no solo da jerarquía al cuerpo sino que hace que el concejal se preocupe un poco más en participar y discutir. Otro punto es ver el tema de Labor Parlamentaria que se creó cuando yo era concejal, que es algo muy bueno pero en exceso, como la aspirina o el Ibuprofeno, hacen mal y te puede matar. Labor Parlamentaria agiliza pero eso no puede entorpecer la discusión política, es decir, si todo lo discuto en Labor Parlamentaria no llevo nada al recinto.

AUDIO 3 RANERO