Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


El 25 de abril de 2015 es asesinado en pleno centro de Moreno el veterano de guerra Raúl Ramírez. Dos balazos terminaron con su vida. Al menos dos personas perpetran el crimen. En la calle Piovano Sur, entre Saavedra e Irigoyen. Ramírez estaba en su auto (Chevrolet Agile), acompañado por una mujer. Llegan dos personas en un moto, una de la ellas desciende y es quien ejecuta al ex veterano de Malvinas y sustrae el automóvil.

Nicolás Encina es detenido el 29 de abril. El fiscal Lorenzo (UFI N° 4) lo acusa de ser el autor material del homicidio, “homicidio agravado criminis causa con robo agravado”.

Por ser una zona céntrica pero arbolada, las imágenes obtenidas quedaron bajo análisis y pericias, pero existen. ¿Por qué aún no se toma ese material, que en la actualidad es considerado clave y estratégico, para resolver el caso e impartir la justicia? ¿Por qué a más de seis años del brutal suceso la justicia extiende todos los plazos, dilata el juicio oral y condena con la figura preventiva a a un hombre que clama por su inocencia?

Nicolás Encina, de 37 años de edad, padre de un niño, habló con Desalambrar sobre la privación ilegal de su libertad, del proceso, de una espera que destruye, del armado de causas que no disuelven las perversas estadísticas que afirman, oficialmente, que las causas fueron esclarecidas, lo que expande los dolores, las tragedias sociales que son patrimonio de admitido del Estado: «Perdí mi libertad, soy víctima de una imputación y de la preventiva más larga de la historia. Llevo procesado seis años, con dos suspensiones de juicio por parte del Tribunal N° 3 de Mercedes».

¿Por qué se posterga la Audiencia Oral?

La primer suspensión fue en septiembre de 2020 por la pandemia y la cuarentena. La segunda ocurrió en abril de este año con algo sorprendente y arbitrario. Quien era mi abogado, el Dr. Isidro Encina (tío de Nicolás) toma la decisión de pedir la suspensión sin consultarlo con mi otro defensor (Dr. Alejandro Bois). Lo más terrible de todo esto es que mi detención es forzada, no existen pruebas, sigo detenido en la Unidad Número 5 de Mercedes hasta, si no se vuelve a suspender el juicio, mayo de 2023.

¿Está planteado un pedido de excarcelación?

Sí, tuve una audiencia vía ZOOM con la Presidenta del Tribunal. Participó un secretario y mi abogado (Bois) que pidió la excarcelación porque mi detención es arbitraria, injusta, porque no hay pruebas y porque esto me destruye. Son más de seis años en que la justicia me arrebató mi libertad.

¿Dónde estabas cuando se produce el homicidio de Ramírez, veterano de guerra?

Estaba en mi casa, con mi familia. Unas horas antes fui al Hospital Italiano a buscar a mi madre. A la mañana siguiente fui a realizar el cambio de aceite de mi auto a Lubricentro Moreno. Por eso insisto que con las pericias de las cámaras se demuestra mi inocencia, que no tenga nada que ver con lo que se me acusa, que es una causa armada y así se demostrará en el juicio.

Nicolás espera esa oportunidad para demostrar su inocencia y la imputación armada que tiene seis años de impunidad.

Es justicia lo que solicita… exige verdad para también saber quiénes asesinaron a Raúl Ramírez el 25 de abril de 2015.