Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Por Villerxs Bordó, para El Roble..- El miércoles 27 de abril el Sarmiento funcionó de Moreno a Liniers, hacia ambos sentidos, por colisión de un auto con el tren. Cosa de casi todos los días. Ocurrió en el paso a nivel de Irigoyen, que no estaba cubierto por ningún banderillero o banderillera. Obviamente, cuando ocurre un accidente es porque se cruza con la barrera en baja, pero esto tiene un trasfondo que no se puede dejar pasar: el mal funcionamiento del sistema de señalamiento, la falta de inversión en mantenimiento y la negligencia que dirige los trenes. 

Hace años atrás los/as ferroviarios/as de La Bordó presentamos un proyecto donde decimos que el soterramiento era un gasto absurdo e innecesario, y que en lugar de tamaña inversión, con menos de la mitad de la plata, se debían hacer túneles o bajo a nivel y poner un sistema de señalamiento nuevo. Claro está que nadie nos dio bola, porque era necesario prevalecer la cajita que generaba plata en ese momento: el soterramiento.

Hoy vemos en toda la línea cómo han comenzado a instalar puentes y eliminar barreras (creo que los/as ferroviarios/as lo habíamos dicho, ¿no?). Claro está que no es un problema sino una solución que venimos pidiendo hace rato. Pero se transforma en una problemática cuando lo lleva adelante gente corrupta. Hoy el negocio es la obra pública de los puentes pero, como siempre, no se invierte en mantenimiento ni en seguridad.

Si en la barrera Irigoyen había un banderillero/a tal vez se podría haber evitado el accidente. Pero no hay, porque la empresa no tiene plata para tomar nuevos empleados para la seguridad del peatón, del automovilista o de quienes viajan arriba del tren. Si había un túnel se evitaba.

Hace unas semanas atrás se impuso un nuevo diagrama de servicio que hace que se vea para afuera que hay más trenes. Pero no es todo color de rosa. En lo que va desde esa implementación ya ocurrieron tres semichoques. Sí, tres, que no salieron en ningún noticiero, ningún boletín oficial, ni mucho menos lo comunicó la empresa.

Mientras tanto, los/as trabajadores seguimos laburando, en muchas ocasiones, en condiciones paupérrimas, con lugares de trabajo que se llueven adentro, sin agua y un sin fin de cosas que podemos nombrar.

Mientras se siga priorizando robar con la obra pública en lugar de invertir en mantenimiento y en realidades necesarias, vamos a seguir viendo imágenes como éstas, que pueden empeorar, chocando trenes por el paupérrimo sistema de señalamiento o causando más víctimas en los paso a nivel.

Que la empresa y la cartera de transporte a cargo del massismo entiendan que robar en los ferrocarriles ya tuvo un costo, y fue de 52 víctimas. No queremos que se vuelva a repetir.