NOTICIAS DE MORENO

- BUENOS AIRES - ARGENTINA // contacto@desalambrar.com.ar

Sábado, 22 de Julio del 2017


Espacio Publicitario

LOCAL / REGIONAL

Triple crimen en La Perla, crónica de homicidios anunciados

Sábado, 31 Diciembre, 2016

CUANDO LA BARBARIE MUESTRA SU ROSTRO CONOCIDO – 

¿Qué conmueve del triple crimen en el barrio del Plan Federal de Viviendas de La Perla?

La noche del 29 de diciembre dejó la descarga de una 9 milímetros sobre tres cuerpos, tres personas, tres historias. Una casa donde ya es historia la adjudicación y la inclusión; una casa con destino propio del territorio alterado hace mucho tiempo.

La Perla es un complejo de viviendas populares pensado de modo distinto a Lomas de Casasco, sin embargo los resultados son idénticos en la ramificación de bandas que desconocen y no requieren de la institucionalidad para gobernar los espacios. Diagnóstico éste que abundó en la última campaña electoral, radiografía que fue parte de las promesas expresadas en la necesidad y preocupación de combatir al narcotráfico. Pero el relato, un espejismo de la poderosa simbología, está lejos de asumir la responsabilidad que tiene en una realidad situada en la barbarie. A las 20:30 horas del jueves 29 de diciembre, un hombre llegó a una casa (Florencio Varela y La Plata) y ejecutó lo que en las películas se titula “limpieza”. En la realidad morenense, brutal y aberrante, es la muerte de Jonathan Damián Catriel “Caki” Flores (22 años), Jorge Trovato (33 años) y Yésica de los Ángeles Garsilazo (24 años). 

Meses atrás, cuando un grupo de familias intentó ocupar los esqueletos de viviendas que jamás se terminaron en La Perla, las familias que fueron adjudicadas en el inicio del barrio daban cuenta del miedo, el pánico, la droga, las bandas, las balas, la muerte. Los que aún creen y sienten que la vida no es el caminar con la muerte agazapada en una esquina, no dejan de señalar que la policía es parte del problema, y en esa encrucijada mortal es a quien se le pide respuestas.

Es en ese barrio imaginado para los excluidos, los que soñaron con una vivienda propia, donde los alquileres y ventas de los inmuebles existen sin inmobiliarias, sin el IDUAR (organismo municipal), sin el Instituto Provincial de la Vivienda bonaerense, dos instituciones que tienen la obligación de respetar y hacer cumplir la ley que dice claramente que “las casas son de los titulares, que los mismos no pueden ni alquilar ni vender”. Pero los años pasaron y las unidades son tomadas, se venden, se transfieren y se transforman, algunas, en centros de distribución y comercialización de drogas. Si un gobierno dice representar los intereses genuinos del pueblo, que conoce las necesidades y demandas de su pueblo, está expresando que no desconoce un flagelo que se volvió política y poder territorial. Es tan profundo el impacto de degradación que no deja espacio para expresar que se “trata de una competencia federal”, en todo caso y en el peor de los casos, ni el municipio, ni la Provincia y mucho menos la Nación, descartan hasta el momento actuar y pensar en términos holísticos al narcotráfico.

Pasado el viejo año nada volverá a la normalidad, salvo que los gobernantes piensen que lo normal es no contar homicidios sino lesiones sociales leves. Tres mujeres jefas de familia que aún están en el barrio La Perla, del plan Federal de Viviendas, dijeron a Desalambrar que tenían una idea por cumplir: “Armar algunas valijas y dejar esa casa que ya no tiene sueños sino un completo armario de pesadillas y muertes”.

La política pierde porque decide estar en otra frecuencia. Modula paradigmas hacia adentro, para su minoría.

Afuera, lejos de oficinas y roscas, la indefensión ya no tiene puertas. El crimen se burla del Código Penal. La muerte entierra la mediación comunitaria. El narcotráfico es un poder con nombres y apellidos que los gobiernos no pueden desconocer.

Diciembre se despide con un clima de crisis naturalizada desde hace varios años. No hubo saqueos ni instigadores.

Deja el asesinato del militante César Méndez en Cuartel V,  fusilado por una banda de narcos.

Exhibe los homicidios de Jonathan Damián Catriel “Caki” Flores, Jorge Trovato y Yésica de los Ángeles Garsilazo, como un grupo que vendía drogas en La Perla y que fueron ejecutados por un sicario, un asesino profesional.

Moreno no es Rosario…. es Moreno, nada más.

 

(NdR: agradecemos la foto de portada a Semanario Actualidad /Rodrigo Solórzano)







Espacio Publicitario






Espacio Publicitario


Siga a Desalambrar

Archivo

Espacio Publicitario












Desalambrar / Noticias de Moreno - contacto@desalambrar.com.ar