Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Trabaja como enfermera en el Hospital Mariano y Luciano de la Vega. Tiene una hija de seis años de edad. Juntas construyen una historia y un conjunto de sueños. Brenda Multari fue cumpliendo con los preceptos que impone la ley. Sostener la vinculación de la niña con su progenitor. Cumplir con los pasos legales que le permitan alcanzar un permiso, un papel como pasaje a lograr un sueño con su niña: viajar a Brasil, vacaciones ganadas desde el esfuerzo. La pesadilla crece al ritmo de diciembre. Brenda intentó resolver el trámite. Convocó a su ex pareja a una escribanía y firmar allí la autorización. Esperó y nunca llegó el padre de su niña. Con abogados buscó avanzar y todo sigue bloqueado. Quiere hablar con la Jueza de Familia y es también una misión imposible. No es la burocracia lo que cada día busca quebrarla sino el sistema en su conjunto.

Brenda no renuncia a su derecho, al de su hija. Su palabra interpela: