Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Por Ema Alderete –

La escuela sigue siendo un espacio que contiene, motiva y cuida a las infancias.

Estoy sentada frente a una ventana de una escuela del Conurbano. No puedo dar clases, el edificio aún está en obra porque una parte tiene peligro de derrumbe, la obra no avanza. En el patio de la Primaria, un profe da clases de educación física. Son cerca de 30 pibes riendo, jugando, siendo parte de equipos, viviendo, siendo niñ@s

En este instante, en este preciso momento están en un espacio lleno de árboles, jugando, cuidados, riendo. Las infancias tienen derecho a esto, a una educación que los cuide, los motive y les permite ser felices. Sus rostros emocionan.

¿Cuánto perdimos en esta pandemia? ¿Cómo lo vamos a recuperar? No tenemos magnitud aún. Pero acá estamos, haciendo escuela como se puede. Pero aún en el Conurbano hay escuelas que no tienen presencialidad, víctimas de la pandemia de la “desidia”, de funcionarios que no activan.

¿Y esos pibes cómo están? ¿Están cuidados? No sabemos… y eso angustia. A pesar de todas las falencias, la escuela sigue siendo un espacio de amor y cuidado, sigue generando puentes, vínculos y lazos de comunidad.

Cuidarla es imprescindible, para cuidar a los niños, niñas y adolescentes. A las infancias se las cuida, no hacerlo nos hace responsables de la violencia …