Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


CORINA DE BONIS IMPUTADA POR FALSO TESTIMONIO –

Frase quirúrgica emite el colega Rodrigo Solórzano en Moreno Noticias 1ª Edición: «Fuimos a la casa de Corina y los medios hacíamos cola para entrevistarla».

El 23 de abril de 2019 revive el 12 de septiembre de 2018 cuando el país se horroriza por lo que ocurre en un distrito del Oeste del Conurbano donde mueren dos docentes en una escuela y un mes más tarde una trabajadora de la educación denuncia secuestro y tortura. En ese instante de ebullición, expandiéndose la lucha, denuncia y hastío hacia las autoridades responsables y gobernantes, Corina de Bonis adquiere máxima visualización al exponer su abdomen marcado con una frase: Olla No.

Pasaron siete meses de aquello y la instrucción penal tuvo movimiento.

No pueden olvidarse posturas, muecas y mensajes luego del «ataque a Corina». La gobernadora Vidal entiende que algo extraño sucede en Moreno y rápidamente publica un tuit.

El Jefe de los fiscales de la Provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand, declara: «La descripción de los hechos que hace la señora en las denuncias, a juicio de los investigadores y los integrantes de la unidad fiscal, aparecen en principio como objetivos y creíbles».

La gobernadora y el Procurador General están arriba del evento, pidiendo todo, en especial, las pruebas. Por razones cronológicas y políticas, la solicitud popular de justicia para y por Corina pierde fuerza y no integra los comunicados que se leen cada día 2 de cada mes.

La fiscalía que dirige el Dr. Leandro Ventricelli, no queda encomendada a tapar, frenar o fabricar elementos probatorios sino a descubrir las evidencias del hecho denunciado por Corina». Esa es la clave que invierte todo lo conocido hasta el momento. De denunciante pasa a ser denunciada por la existencia de «testimonios, imágenes de tres cámaras de video vigilancia, registros telefónicos, resultado de las pericias psicológicas y médicas:

«El grado de sospecha sobre la veracidad de lo denunciado está objetado», es la palabra de Ventricelli en Moreno Noticias 1ª Edición, una frase que revela: Corina mintió y por tal razón no tiene otra alternativa que citarla a declarar como imputada.

El próximo 2 de mayo la trabajadora del CEC N° 801 debe presentarse a la sede fiscal porque se la considera pasible de los delitos de falso testimonio y falsa denuncia.

Las pericias realizadas y cuyos resultados producen un análisis del Dr. Ventricelli que da cuenta de lo que puede llamarse relato de Corina: «Los tres psicólogos que la entrevistaron coinciden en destacar que estamos frente a la presencia de un relato estructurado, esquematizado, estereotipado. Esos dictámenes de los psicólogos, sumado a las cámaras de seguridad donde no se pudo corroborar con testigos ni en imágenes la presencia del vehículo que ella describe, por el contrario, se la ve caminar en esos lugares sin sufrir ningún tipo de atentado. En el lugar donde ella denuncia la privación de su libertad, a la hora señalada por ella, caminaba un matrimonio que fue identificado y prestó declaración».

Con todo el material instruido durante siete meses, la evidencia del secuestro y tortura no existe porque en el lugar, día y hora señalada por Corina aparecen pruebas materiales opuestas a su denuncia, con excepción de la inscripción en el abdomen que existió. Sobre ese punto central, Ventricelli explica que «la médica forense indica que no se puede descartar que haya sido auto infringido o provocado por un tercero en forma consentida, pero en las circunstancias en que se produce la escritura debieran tener un rasgo distinto, con mayor profundidad en algunos sectores, recordando que ella dijo que se defendía a patadas, a golpes y rasguños en un espacio reducido».

¿En qué circunstancias y quién provocó las heridas? La pregunta es penal, de nuevo recorrido. También es política y abre otro panorama en torno a especular que la mentira o el engaño tiene una autoría intelectual.

Corina es entrevistada por el colega Rodrigo Solórzano. Antes del hecho particular y personal, hace un recorrido por los días de resistencia en la escuela, la olla popular en la puerta del CEC 801, de las amenazas telefónicas, del daño a los vehículos de las maestras y los carteles de muerte colocados en la puerta del establecimiento. Sobre su imagen caminando por la calle, a la hora del ataque, refiere que «si me preguntan que hacía allí no lo sé porque yo nunca camino por las veredas sino por la calle; tampoco sé cómo llegue a mi casa. La denuncia que hice en la Comisaría de La Reja, luego la que toma el Dr. Buscalia a quien le dije que me tomaran pruebas de ADN en las uñas porque esa noche no me bañé. Como me estaban ahogando y asfixiando, le clavé mis uñas a esa persona, por eso le pedí al Dr, Buscalia pero me dijo que no era necesario. Siempre declaré lo mismo y voy a seguir declarando lo mismo porque es mi verdad, por más que eso me sepulte. Es mi verdad, es la verdad de lo que sucedió».

Desde el 2 de mayo hay otra causa, un nuevo camino de pericias, pruebas, testimonios, resultados y un probable juicio.

Es ahora cuando Corina pide que le crean, que la acompañen junto a su verdad, los muchos /as que encendieron la luz de alerta máxima.

Las evidencias son categóricas, tan fuertes que Hay falso testimonio y falsa denuncia contra Corina de Bonis… también contra la Vicedirectora del CEC 801 Mary Fuentes.

La verdad y las evidencias no se hermanan, en este caso. Quedan las consecuencias y heridas tan abiertas que duelen más que antes.