Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


PRECARIZACIÓN QUE ENMASCARA LA INJUSTICIA –

El Centro de Proteccion de los Derechos de las Victimas se convirtió en Dirección Provincial de Asistencia a la Víctima y Trata de Personas. Depende de la Subsecretaría de Acceso a la Justicia en el ámbito del Ministerio de Justicia de la Provincia.

Eso es un circo con personajes incapaces que recibieron puestos como un premio a la militancia pero además tiene ñoquis de la anterior gestión”, afirma con un claro sesgo de hartazgo el Dr. Jorge Bellido, abogado que desde hace muchos años trabaja asistiendo a familiares de víctimas.

En el modelo de María Eugenia Vidal, comenzó la propagación de la llamada red de Centros de Asistencia a la Víctima y Acceso a la Justicia (CAVAJ) en distintos puntos de la Provincia de Buenos Aires. Son pequeñas estructuras burocráticas conformadas por un abogado (coordinador), un psicólogo y un asistente social. Por su trayectoria y compromiso, Bellido es convocado para trabajar en el CAVAJ de Lanús: “En realidad lo que hace el CAVAJ es lo mismo que hacía el CPV (Centro de Protección de las Víctimas) esto es, dar una palmadita en la espalda al familiar de la víctima, escucharlo, contenerlo, acompañarlo y nada más”.

¿Y el acompañamiento legal?

Es solamente ir e interiorizarse de como va la causa, no se lo patrocina en ningún momento, pero si el familiar quiere un patrocinio concreto ahí se lo deriva, tiene que intervenir La Plata y eso demora una barbaridad porque la Ley de Protección de las Víctimas está sancionada pero no está funcionando porque no hay defensores de oficio, por lo tanto ha quedado en letra muerta.

AUDIO 1 BELLIDO

 

Jorge Bellido trabajó en el CAVAJ de Lanús. Ya presentó los papeles que documentan su función y el reclamo legal por no haber cobrado un centavo por sus meses de trabajo. Desde allí nace una crítica fuerte y lapidaria contra la gestión Vidal y CAMBIEMOS: “En su momento, cuando fui contratado a sabiendas de que normalmente los primeros honorarios demoraban en cobrar, aparte de que el contrato que hacen es una relación de dependencia totalmente enmascarada, un contrato absolutamente irregular; pregunté a la que en el aquel momento era directora del CPV y me dijo que me quede tranquilo, que en ese momento las cosas habían cambiado y que era imposible que tenga que esperar más de dos meses para que me paguen con retroactivo. Concretamente llegó el mes de diciembre y no cobraba”.

¿Usted cuándo firmó el contrato?

Comencé a trabajar en agosto pero el contrato me lo hicieron firmar recién a mediados de octubre y me autorizan a facturar el 29 de diciembre, cosa que por supuesto hago el 2 de enero porque si facturaba el 29 de diciembre me caía en la contabilidad del año pasado. El tema es que a partir del momento que la gente firma el contrato, tiene que esperar a que lo autoricen a facturar, y a partir de ese momento tiene que aguardar todavía un mes y pico más a que le paguen. Hay que tener en cuenta que los contratos vencen cada cinco meses, no hay contratos que duren más que eso, es decir que concretamente el tiempo de duración del contrato es el tiempo que tarda en cobrar la gente, por eso por eso digo que los profesionales de los CAVAJ cobran cada cinco meses, y eso si cobran porque resulta que en el momento en que uno factura, cosa que en el contrato no figura, a uno le chequean toda su situación ante Arba. Se dan dos casos, en el mío yo tenía una deuda, que era un error de Arba porque la deuda era de una patente de un vehículo que nunca fue mío, tuve que hacer la correspondiente rectificación de Arba y cuando saltó esto me dijeron que no me iban a pagar por mi deuda y que cuando la regularice recién me iban a pagar. Regularicé la deuda por supuesto, porque le hice corregir el error a Arba, presenté el libre deuda y aún así no me pagaron. Desde el 1° de agosto trabajé, renové mi contrato a mediados de febrero y el 1° de marzo renuncié, he trabajado siete meses y no cobré ni un peso.

AUDIO 2 BELLIDO

 

Espera percibir lo que le deben, pero no es lo económico aquello que lo impulsa a denunciar el esquema de “funcionamiento”: “Yo tengo una actividad privada que me permite vivir, no dependo de esto, para mí esto ha sido una manera de satisfacción personal, pero la mayoría del personal que tienen los CAVAJ, es gente que está en las primeras armas, psicólogas que son chicas muy jóvenes que dependen por todo en ese trabajo y las tienen en estas condiciones. Es realmente cruel, porque el ninguneo por parte de esta gentuza es terrible, estoy muy desilusionado porque yo voté a esta gente, y sinceramente me doy cuenta que el cambio es una mierda sinceramente, y no sé si en ciertos aspectos no es peor que la gestión anterior.

Fíjese que estamos hablando de máxima precarización laboral y sin asistencia a las víctimas cuando en teoría el modelo ideológico del gobierno es ese.

Si por supuesto, se predica una cosa y se hace completamente otra, no me cabe la menor duda. Es importantísimo que esto tome estado público y que la gente sepa con que bueyes ara. Volvemos a estar en manos de delincuentes.

AUDIO 3 BELLIDO