Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región


Por Juliana Ricaldoni.- «Si la oposición llega otra vez a tomar el control del Estado, será calamitoso para toda la clase trabajadora», aseguró a Télam el ministro de Trabajo bonaerense, quien destacó el rol del Gobierno para impulsar paritarias favorables a los trabajadores.

El ministro de Trabajo bonaerense, Walter Correa, destacó el «gran esfuerzo» que viene haciendo el Gobierno nacional en el marco de las negociaciones paritarias estatales y privadas para que «los salarios vayan mejorando» y se mostró confiado en que los índices de inflación «irán disminuyendo».

«Si la oposición llega otra vez a tomar el control del Estado, será calamitoso para toda la clase trabajadora, para la pequeña y mediana empresa, y para las cooperativas», aseguró el funcionario en una entrevista con Télam y subrayó que el Gobierno realiza su máximo esfuerzo «para revertir esa bomba de tiempo que nos dejaron, que es el acuerdo con el FMI».

Correa (57) comenzó su militancia en el peronismo de muy joven y a sus 19 años fue delegado gremial en una fábrica. El exdiputado nacional del Frente de Todos y secretario general del Sindicato de Obreros Curtidores de la República Argentina (Socra) reemplazó el mes pasado en la cartera laboral bonaerense a Mara Ruiz Malec, quien fue designada como directora en la AFIP.

«Si la oposición llega otra vez a tomar el control del Estado, será calamitoso para toda la clase trabajadora, para la pequeña y mediana empresa, y para las cooperativas»

En el diálogo con Télam, al hacer un balance de este primer mes de gestión, se refirió al hecho de ser el primer dirigente sindical que asume en territorio bonaerense como titular de la cartera laboral, planteó que «no es una cuestión individual, sino colectiva» y remarcó que tiene por delante «la responsabilidad de representar a un colectivo de trabajadores en el mayor cargo del área en la provincia, de demostrar idoneidad, capacidad y voluntad de trabajo».

Oriundo del municipio de Moreno, distrito en el que fue concejal, es un referente de la Corriente Federal Trabajadores CFT-CGT, y dirigente cercano a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. A la vez, integra la rama gremial del Partido Justicialista (PJ) bonaerense.

– ¿Qué le encomendó el gobernador Axel Kicillof?
– La continuidad de lo que ya venía haciendo Ruiz Malec: trabajar en el territorio, teniendo en cuenta su inmensa superficie, junto a los intendentes, sindicatos y empresas. La idea es que el Ministerio potencie y traccione el mundo del trabajo, a los trabajadores, sus organizaciones sindicales, las cooperativas, pymes, grandes empresas. Mi idea es traccionar al mundo del trabajo, donde conviven la mayor cantidad de ciudadanos. Hay que ensamblar desde el trabajo con economía, producción y la salud. Para eso, empezamos a impulsar el trabajo mancomunado junto a los sectores productivos para seguir construyendo la provincia que nos merecemos. Mi conductora, que es Cristina Fernández de Kirchner, dijo en Ensenada que el Estado tiene que conducir al capital. Eso es lo que pretendemos traccionar desde el Ministerio.

– ¿Cuál es el vínculo que encarará con los sindicatos?
– Hay satisfacción de parte de las organizaciones sindicales. Yo milito de pibe, fui delegado de fábrica a los 19 años, en 1984. Ellos ven a un compañero al frente de la cartera laboral.

– ¿Cuáles son sus principales objetivos para el área?
– Arrancamos con la premisa de que dentro de la ley todo, fuera de la ley nada. El gran desafío es profundizar el mandato de Kicillof de darle impronta a las regiones de la mano de cada colectivo laboral.

– ¿Continuarán las inspecciones en diferentes áreas para lograr la regularización laboral?
– Sí. Estamos haciendo un relevamiento de los resultados de las inspecciones que encabezó Ruiz Malec. Vamos a retomar esa tarea, con un nuevo perfil: vamos a comunicar antes de inspeccionar. Haremos difusión en barrios, plazas o estaciones ferrocarriles. Hay cuestiones de beneficios para empleadores respecto a las trabajadoras de casas particulares. Seguiremos profundizando.

– Hace tres semanas la provincia otorgó un aumento del 25% a estatales y se comprometió a volver a convocar a los gremios en octubre. ¿Ya hay fecha para el encuentro?
– No tenemos una fecha puntual. Cuando el gobernador, el Ministerio y los gremios nos sentamos en una mesa, tenemos una concepción clara y concisa de que somos todos compañeros y compañeras. No es una paritaria como las que yo estaba acostumbrado en el sector privado. La provincia está haciendo un esfuerzo muy grande para arribar a acuerdos con las organizaciones sindicales. Comenzando octubre vamos a estar sentados con las y los compañeros.

– ¿Van a adelantar tramos de enero y marzo a noviembre y diciembre?
– Cada organización sindical tiene su posición. Queremos que esas inquietudes e ideas se plasmen en la reunión que tendremos en el transcurso de octubre.

– ¿De qué manera se encarará el año que viene para que sus salarios no pierdan con la inflación, en un contexto de crisis?
– El esfuerzo del gobernador es notable teniendo en cuenta las cuestiones inflacionarias y la cuestión económica. De alguna manera, se está en un proceso de tensión y veo que la cuestión inflacionaria irá disminuyendo. Tenemos que hacer un fuerte esfuerzo para compensar económicamente a los trabajadores no solamente del Estado sino también del sector privado. Hay que mejorar esa situación, hace falta. Como militante peronista, veo en el barrio donde vivo, pero también en la industria, que se van incrementando paulatinamente los puestos de trabajo. Hay trabajo, pero necesitamos que paulatinamente los salarios vayan mejorando. El Estado nacional está trabajando en eso y hay que seguir por ese camino.

– ¿Se puede lograr una adecuada redistribución de los ingresos?
– Sí. Somos peronistas y nuestro objetivo máximo es el 50-50. Hoy estamos en casi 60-40. Nos falta recorrer esa trayectoria y yo sueño que lo vamos a lograr.

– ¿De qué manera se trabaja para apuntalar el empleo?
– Estamos en un mundo globalizado, con cuestiones sofisticadas en el que no hay que temerle a la tecnología. Japón tiene 2% de desocupación y es un país con la máxima tecnología. Soy un trabajador industrial. Hay que adecuarnos en ese marco. Hay cuestiones de base que hay que organizar y tenemos que tener la capacidad desde la provincia para que ese tren chino lo hagamos en la provincia. Ese tren tiene que ensamblar a los trabajadores, la producción, las materias primas, la distribución y la logística. Cada sindicato, cada pyme y cada empresa deben entender que debemos ensamblar un tren productivo. No podemos tener la metalúrgica china. Esa es la tarea y el desafío: cómo ensamblamos lo que tenemos y garantizamos cuestiones elementales, como la materia prima. Es imprescindible fortalecer el empleo y mejorar las condiciones laborales de las y los trabajadores.