Desalambrar NOTICIAS DE MORENO

- BUENOS AIRES - ARGENTINA // contacto@desalambrar.com.ar

Martes, 11 de Agosto del 2020


Espacio Publicitario

image PAIS / MUNDO

MAFALDA

La voz de una generación

Sábado, 13 de diciembre de 2014

Por Fernando Ochoa. — La niña eterna fue presentada en público el 29 de septiembre de 1964 en la revista Primera Plana y se convirtió en una voz autorizada para opinar desde su corta edad sobre la actualidad del país y del mundo. La pequeña humanista, fanática de “The Beatles”, con sus interpelaciones lograba una sintonía perfecta con el lector.
En la entrevista realizada por el escritor y periodista, Osvaldo Soriano, publicada el domingo 3 de diciembre de 1972 en las páginas de La Opinión Cultural, el creador de Mafalda, el dibujante Joaquín Lavado (Quino), describió los primeros pasos de su personaje: “En principio la había creado para una campaña de artículos para el hogar que no se concretó, luego me pidieron un personaje en Primera Plana y allí apareció. Después me fui a El Mundo y cuando éste cerró, pasé a Siete Días”. Además el autor, puntualizó sobre el desarrollo del universo que rodea a la niña: “Al principio Mafalda era una niña que decía malas palabras, que llegaba a donde estaban su padre y su madre y les hacía preguntas y ellos respondían. Luego hubo necesidad de ampliarla y dibujé a Felipe, que era un contra-Mafalda. Después agregué a Manolito, a Susanita; todos entraron como contra-personajes. El hermanito de Mafalda apareció porque un día estaba apurado y no se me ocurría nada. Entonces decidí poner que Mafalda iba a tener un hermanito y después tuve que seguir la idea. Ahora ya el hermanito habla correctamente, dejó la zeta y pronuncia bien la ere. Pero nunca sé que haré en el futuro, nunca pienso que pasará con los personajes, eso sale cada día”.
Ese universo de personajes secundarios, Susanita, la casamentera; Manolito, el materialista; Felipe, el soñador; Libertad; la “pigmea” de carácter enorme; los padres y su hermanito Guille, le dieron contenido y sentido a la tira gráfica.
En esa entrevista con el escritor de la novela “No habrá más pena ni olvido”, donde Soriano se atrevió hacer una crítica directa del peronismo sin titubear un instante, Quino, suelta una reflexión honesta y brutal: “Mafalda me echó a perder como dibujante”.

PREGUNTAS SIN CENSURAS

En un mundo simbólico poder decir, sentir lo que se percibe de los tiempos que transitamos es primordial, porque como dijo Artaud: “La vida consiste en arder en preguntas”. Y Mafalda era una hoguera de interrogantes en plena dictadura de Ongania y de una metáfora llena de eficacia inigualable.
En una época donde pasaban cosas importantes en el mundo, donde las utopías estaban cerca de hacerse realidad, Mafalda desde su vida a cuadritos, sintió las pulsaciones de La Habana, ese faro que irradiaba luz y pese a que la muerte del Che pegó en la línea de flotación, un año después el Mayo Francés renovó las ilusiones, Salvador Allende perdía las elecciones en Chile y Los Beatles habían puesto a la música patas para arriba. En aquella Argentina, la nena más conocida, con su inteligencia, sarcasmo, solidaridad y terquedad, desató vientos de libertad en una tierra donde la crítica estaba prohibida.
Frases como; “No es que no haya bondad, es que anda de incognito”, “Sería lindo despertar un día y descubrir que la vida de uno depende de uno”, o “Una cosa es un país independiente y otra un país In the pendiente”, la convirtieron en un sujeto político público, pese a la negativa de Quino.

La enunciación de su personaje más reconocido mundialmente, no tenía nada que ver con la visión política de su autor: “En aquel momento la política me importaba tres pepinos. Mis dibujos son políticos, pero en relación a situaciones humanas más que políticas en sí. Estas situaciones se vienen repitiendo desde que el hombre es hombre. La ferocidad está dirigida contra la condición humana. La explotación del hombre por el hombre es inherente al ser humano y se ha desarrollado a través de cinco mil años. No veo que pueda cambiar. Por eso creo que el humor no sirve; claro que es lo único que yo tengo, Por lo menos dibujar me divierte, pero pensar no”.
Pese a la actitud creativa de Quino, Mafalda es la chiquita entre grandes que llamó la atención de escritores de la literatura universal. Julio Cortázar, apuntaló el rasgo fundamental del personaje: “No tiene importancia lo que yo pienso de Mafalda. Lo importante es lo que Mafalda piensa de mí”. En esa misma línea de pensamiento, Umberto Eco, destacó: “Puesto que nuestro hijos se preparan para ser, por elección nuestra, una multitud de Mafaldas, no será imprudente tratar a Mafalda con el respeto que merece un personaje real”. Fue Ernesto Sábato, quién rescato ese rasgo “humanista” y no revolucionario, que el propio Quino, siempre intentó dejar en claro, tenía su personaje: “Las viñetas de Mafalda tocaban temas profundos del alma humana”.

UNA NIÑA ENTRE LA GUERRILLA

En medio de un clima social espeso, donde la temperatura es marcada por el Cordobazo, y la aparición en escena de la lucha armada, Mafalda comienza a publicarse en la revista “Siete Días”. El primer encontronazo de la re significación de su trabajo, sucede cuando un grupo de las Fuerzas Armadas de la Liberación (FAL) asaltó un banco y mató un policía, dejando como volante una página que había salido en Primera Plana, en la que aparecía un tablero de ajedrez donde las piezas eran personajes humanos. De un lado había una gran cantidad de obreros y del otro un pequeño grupo de ricos y el texto decía, "juegan las negras y hacen mate cuando les da las gana”. Esa interpretación activa, molestó tremendamente a Quino: “Me dio mucha rabia. Es como si yo voy adonde ellos hicieron un asalto y escribieron en la pared con aerosol: “Este asalto es una propaganda de almacén Don Manolo”. Me sentí usado por tipos que yo no sabía en qué estaban. Yo no tengo una posición política tomada”.

Una pregunta concreta de Osvaldo Soriano, desató la lengua del dibujante:

¿El regreso de Perón se reflejara en Mafalda o en los dibujos de Quino?

No, creo que no. Mi drama es que yo no tengo ideas políticas. Me sentiría muy feliz de poder creer en algo. Hay gente que dice soy marxista, pero jamás leí a Marx; me da vergüenza decirlo pero es así. Yo no creo en nada…el ser humano es la única criatura que se perjudica a sí misma. Será porque piensa, pero ya que Dios le dio inteligencia, hubiera sido que le diera más, eso es lo que me da bronca.

Da la sensación de que Mafalda ha sido un dolor de cabeza para el dibujante. Y que la fama mundial de la niña lo superó. El semiólogo Oscar Steimberg, habló de la relación del personaje con los sectores medios: “Mafalda era la modernidad del momento; pero también era cierta continuidad, cierta inconsciente expresión de satisfacción por parte de una clase media que se había acostumbrado a considerarse el único sujeto de esa modernidad (…) Hay que develar la condición ideológica- en el sentido más lato- de la tira: aquello que la guiaba en términos de la autorreferencia placentera de una clase media que quería tener la verdad, y no compartirla con otros habitantes de la región cultural”.

Es evidente que los aportes más de izquierda de Mafalda tienen que ver con los aportes humanistas y transformadores que les hizo encarnar su autor. El personaje sin piel ni hueso, es un claro ejemplo, de cómo su creador quería decir algo distinto a lo que entendieron sus receptores sin tiempo y espacio.
El 23 de junio de 1973, cinco días después de la masacre de Ezeiza, las aventuras de la niña humanista dejaron de publicarse. Los lectores nunca le perdonaron esa decisión a Quino: “A veces siento que la gente me reprocha como un criminal de guerra que hace 26 años mató a nueve personas. Yo digo que Mafalda es un dibujo, no es una persona de carne y hueso, porque a veces me tratan como si fuera un…como si fuera un asesino”.

LA FELICIDAD DE LA LECTURA

El fenómeno de la popularidad de Mafalda, de su masividad, coincide con la desaparición de la tira. Eso se debe a que su formato de libro fue una forma renovadora para el lector de esa época. Donde en diez volúmenes se reunían toda la producción publicada en los distintos medios de comunicación donde se publicó originalmente. Con Mafalda, la historieta entró sistemáticamente a los kioscos de diario y revistas, pero también a las librerías, convirtiéndose en un elemento de colección.

Pasan los años y Mafalda sigue totalmente vigente. No solo se sigue vendiendo sus libros, sino que también se la encuentra en remeras, mochilas, posters, en calendarios y en casi todos lados. Nunca Quino dejó que el personaje se lo usara para vender un producto de consumo y menos para alguna campaña política, sin embargo Mafalda está vigente. El escritor Pablo De Santis, reflexionó sobre su vitalidad: “Mafalda es nuestro zodíaco secreto. Todos nacemos bajo el signo de Mafalda, Manolito, Miguelito, Susanita, Felipe, o Libertad. A veces tardamos años en descubrir cuál es el signo que nos ha tocado en suerte. Como lectores, no debemos estar solo agradecidos a Quino, sino también a Ediciones de la Flor, que acercó a nosotros toda la obra del artista, desde los primeros tomitos apaisados (deshojados por generaciones de lectores) hasta el contundente Todo Mafalda, monumento a la felicidad de la lectura”.


 



Temas relacionados


Congreso Nacional


En la misma semana

13 de diciembre de 2014

Por la tarde, un auto negro

RELATO REVELADOR

13 de diciembre de 2014

"Es un sindicato patronal divisionista de clase"

LA ESTRUCTURA DOCENTE DE SCIOLI Y WEST

12 de diciembre de 2014

Los millones de cada Secretaría

NÚMEROS DEL AÑO 2015

Espacio Publicitario






 
Espacio Publicitario

JPEG - 23.2 KB

 
Siga a Desalambrar



 
 

Espacio Publicitario

 
Espacio Publicitario

JPEG - 27.4 KB

 
Últimos Comentarios

"Esta gestión no para, el intendente no para, a pesar de los inconvenientes económicos"

Un comentario de Fabian Ferreyra

Domingo, 24-07-2016

"Esta gestión no para, el intendente no para, a pesar de los inconvenientes económicos"

Un comentario de Fabian Ferreyra

Domingo, 24-07-2016

"Es un proyecto que está bajo análisis"

Un comentario de Fabian Ferreyra

Sábado, 11-06-2016
 





Desalambrar / Noticias de Moreno - contacto@desalambrar.com.ar