Espacio Publicitario

publicidad
publicidad
publicidad

Por Francisco Travia / Prensa Obrera.- Finalmente, Larreta se decidió a desdoblar de manera “concurrente” las elecciones para jefe de gobierno, legisladores y comuneros, es decir, se realizarán el mismo día que las elecciones nacionales, pero con urnas y boletas distintas.

Esta maniobra tiene su origen en la modificación del código electoral de CABA votada en 2018 por legisladores de Juntos por el Cambio y lo que en ese entonces era Unidad Ciudadana. Los votos del kirchnerismo eran necesarios para la aprobación, ya que una modificación de este tipo requiere de una votación especial de 2/3 de los votos.

De esta forma, el nuevo código habilita al jefe de gobierno a disponer de la fecha y formato de elección en función de su conveniencia política. Previo a esta modificación, la votación se debía realizar en una fecha distinta a la de las elecciones nacionales con el propósito de separar las elecciones y que cada una tenga su propia agenda política de discusión.

https://twitter.com/vaninabiasi/status/1645467477462114309
https://twitter.com/vaninabiasi/status/1645467480473624577

Sin embargo, este poder de discreción generó que, por ejemplo, en 2019 se unifiquen las elecciones y que haya “listas sábana” que iban desde el candidato a presidente hasta el último comunero, generando en los hechos que cualquier candidato a comunero tenga que depender de los aparatos políticos de la burguesía para poder aspirar siquiera a competir.

La crisis dentro de Juntos por el Cambio y el PRO, con fuertes cruces desde Macri, Vidal y Bullrich hacia Larreta, generó ahora esta nueva maniobra, que no respeta el “espíritu” previo a la modificación, ya que se llega al absurdo de votar en formatos diferentes en el mismo día. Macri, quien critica a Larreta por “haber cambiado las reglas de juego” fue quien más las cambió, ya que en 2015 se votó hasta seis veces en la Ciudad y en 2019 se unificó todo, en cada momento según su propia conveniencia.

Desde el Partido Obrero votamos en contra de la reforma del código electoral y nos pronunciamos en contra de las nuevas manipulaciones. Cualquier régimen electoral concebido desde el Estado capitalista será en perjuicio de las libertades democráticas de los trabajadores.