“Trabajamos para implementar (el pase sanitario) en colectivos de media y larga distancia porque entendemos que es un espacio con un considerable riesgo epidemiológico, donde casi 50 personas comparten un espacio cerrado, durante varias horas y la mayoría de las veces con el aire acondicionado encendido. Por eso, saber que uno comparte ese espacio y con esas condiciones, con gente vacunada le da más tranquilidad y sabe que ante un eventual contagio el tránsito por la enfermedad puede ser de manera más leve”, indicaron desde el gobierno de Axel Kicillof.

En el artículo 1 de la mencionada resolución, se dispone lo siguiente: “Establecer el “Pase libre Covid” como requisito obligatorio para la utilización de servicios públicos de transporte de pasajeros por automotor, de carácter regular y/o especializado, aledaños a Ciudad Autónoma de Buenos Aires (media distancia) y servicios interurbanos y/o rurales de larga distancia, además de cumplir con los protocolos, recomendaciones e instrucciones de las autoridades sanitarias”.

La provincia de Buenos Aires supera hasta ahora el 95% de la población vacunada con la primera dosis y el 83% con las dos aplicaciones. Si bien la semana pasada la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, había asegurado que aún no están dadas las condiciones para incluir las vacunas contra el COVID-19 en el calendario obligatorio, cada vez son más las instituciones que exigen el pase sanitario