Carlos Lana posee una carrera en la educación y administración pública. Desde diciembre de 2021 planeó trabajar y aportar para que el Consejo Escolar retome la normalidad perdida durante cuatro años. Con los resultados electores en las planillas, el Frente de Todos alcanzó los seis lugares sobre diez que tiene el cuerpo colegiado y habemus sesiones. Ocurre que la normalidad no solo está en la cantidad de manos sino en el ejercicio del poder. Lana, en su táctica de buscar consensos sin perder la ubicación y representación partidaria, le llevó a la Presidenta, la señora Beltrán, aquellas observaciones que tenía el listado 2021 (mes de noviembre). Decidió esperar respuestas y correcciones, aguardó el tiempo prudencial antes de declarar públicamente los motivos del rechazo a un Listado que «impacta en trabajadores /as que aspiran a tomar posición en las frágiles escuelas públicas». Hay premios, no existen correcciones:

Abel Quiróz y Carlos Lana, dos de los cuatro consejeros escolares por Juntos, rechazaron el listado que será utilizado oficialmente en los actos públicos (trabajadores /as auxiliares de la educación). Además, las tres representaciones gremiales, ATE, UPCN y SOEME (veedores), tampoco acompañan el listado por considerarlo IRREGULAR.

Decidió rechazar el Listado de auxiliares, ¿puede entregar detalles?

Se hizo un pedido de informe el 30 de noviembre y fue sellado el 1 de diciembre. Me lo rechazaron por mi inconsistencia en la fecha. Yo siempre digo, el que trabaja en administración pública, tengo más de dos décadas, lo que vale es el sello de quien lo recibe que tiene una fecha. Lo volví a presentar en febrero. No me contestan absolutamente nada y lo único que me dicen al pasar, que mi pedido de informe era con respecto a una inconsistencia que yo veía con respecto al puntaje de un listado a otro que habían aumentado 30 puntos. Esos 30 puntos no existen, nadie puede aumentar de uno a otro aunque haga un curso en Harvard 30 puntos, entonces yo dije vamos a ver esos legajos, qué ocurre con estas personas y eso de ninguna manera es perseguir a nadie sino trabajar para no vulnerar los derechos de aquel que tiene el puntaje correcto y debió haber tomado el cargo. En síntesis, realicé y presenté dos informes sin conseguir respuestas. Me pidieron que firme el listado y respondí de ninguna manera lo haré porque no quiero ser cómplice de posibles irregularidades. Mi firma es en disconformidad, y así lo hicimos con el consejero Abel Quiróz.

Hay una resolución, la 293 /18 que establece para cualquier consejero escolar, que tiene que remitir la información o la observación a La Plata, ¿usted lo hizo?

Por supuesto. Me dieron 24 horas para contestar las razones de por qué no apruebo el listado. Yo quiero que la gente trabaje y que los aspirantes que están ahí puedan entrar a trabajar porque es indudable que hacen falta los auxiliares, pero también quiero que los aspirantes de auxiliares sepan que el listado no es confiable, yo quiero que lo sepan. Quiero añadir que se hizo la revisión de manera online, todo nuevo, a muchas personas les cuesta muchísimo manejar lo digital, seguir las instrucciones, entonces solo en diciembre hubo 37 reclamos y solamente se revisó una cantidad de estos aspirantes, alrededor de un 30 o 40 por ciento, y no pudieron colocar para aumentar su puntaje porque tenían un punto, dos puntos, cincuenta centésimos por un curso que hicieron, ellos no tuvieron la oportunidad de poder exponer en valor su situación frente al listado oficial. Otros en cambio tienen 30 puntos más (de un año a otro), y más de uno está trabajando. Creo que volveremos a transitar una situación que vivimos años atrás.

¿Tiene sistematizado el número o cantidad de personas que aumentaron demasiado su puntaje y ya tomaron cargo? ¿Lo tiene comprobado?

Yo lo tengo comprobado por eso está el pedido de informe que no me han respondido. Ese es un listado y hay otro que analizamos, alrededor de 60 personas, que están dentro de las que tomaron. Repito, han vulnerado derechos de personas que tenían que haber tomado y no pudieron hacerlo.

El número final tentativo que usted maneja de personas que tienen inconsistencias, irregularidades y algo más, ¿cuál es?

No, lo que yo le presenté a ellos creo que eran 8, no tengo en mis manos ahora el papel, 8 o 10, que tenían 30 puntos. Ahora, de ahí para abajo que tenga 20, 15 son más. Considero que acá no tienen la voluntad política de revisar las cosas y hacerlas prolijas, ese es el tema. Si no me contentan de estos 8, que me van a decir después de los 30 que tengo dudas.

El bloque de Juntos, ¿está junto?

Cuando se inició esta nueva etapa en diciembre el bloque de la coalición Juntos tenía cuatro representantes. En este momento hay dos consejeras que son parte y acompañan la gestión (Silvina Pérez y Santa María). Yo sostengo el compromiso que asumí ante las 80 mil personas que nos votaron para controlar esta gestión y ser oposición responsable. Para ser claro, siempre traté de aportar, de ayudar, construir consensos, pero eso no significa que no observe lo que corresponde y expresar mis disidencias. Lo que tengo también muy claro es que yo no voy a trabajar para la gestión del oficialismo.

Y las dos personas que están trabajando en la gestión son Pérez y Santa María

Sí, esas dos personas salieron, cada una ha sido nombrada al frente de servicios descentralizados. Ellas son parte de la gestión que conduce Sonia Beltrán.