Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región

Los dos bloques de Juntos por el Cambio plantearon intervenciones en la última sesión ordinaria. Una corriente más moderada que pide diálogo, racionalidad y soluciones a la coalición que gobierna en los tres niveles ejecutivos. Allí están las voces de Mirko García y Juan Fernández. El otro engranaje mucho más radicalizado, Gisele Agostinelli y Demian Martínez Naya califican de «capricho» la postura de la Intendenta y afirman casi con vehemencia que el Concejo Deliberante en su rol de contralor del Departamento Ejecutivo si tiene competencia en el conflicto dominial, es decir, la tierra que la gestión de Mariel Fernández no solo tomó como propia sino que en tiempo récord, vulnerando los tiempos administrativos, licitó y adjudicó a una empresa privada la construcción del Polo Educativo, ergo, Consejo Escolar que debe decirse es una organismo que depende de la Provincia de Buenos Aires.

Mirko García, concejal de FAP en Juntos por el Cambio, aboga por la humildad y la racionalidad, dos virtudes que escasean: «Es un tema donde la sesión anterior yo me explayaba y veía con tristeza que esto está trabado, está enredado porque Nación no define, Provincia no define, y el Municipio es un actor de esto también, pero no pueden destrabar esta situación».

Juan Fernández, radical y presidente de uno de los dos bloques, repasa lo dicho en sesiones anteriores, puntualiza la responsabilidad del Municipio, pide que Mariel Fernández se comuniqué con Mariano West o viceversa, pero no deja de levantar su voz para también responsabilizar a la Universidad: «Un convenio entre la Provincia, Nación y la UNM era por dos años, renovable por dos años más. Por lo tanto, la Universidad es responsable de garantizarle a los estudiantes de la Politécnica que no le va a cambiar la estructura curricular, que es lo que está haciendo ahora, de una manera absolutamente irresponsable. No hay argumento para decir ahora “no tenemos los elementos, no tenemos el laboratorio…”. No señor, usted se comprometió a garantizar una escuela Politécnica con un convenio de dos años, renovable por dos años más».

El ala más dura de Juntos por el Cambio llevó, una vez más, una propuesta dirigida a la Intendenta: que deje sin efecto el proyecto de Polo Educativo Consejo Escolar sobre una tierra que no le pertenece al Municipio. Gisele Agostinelli habló del odio que desarrolla el oficialismo, tomando como dato las pintadas contra el Rector Andrade: «Está todo Moreno pintado con carteles en contra del rector de la universidad que dicen basta de odio. Me parece que acá el único que sigue generando odio es el oficialismo. Necesitamos terminar con cuestiones que no suman, pintadas en los paredones de Moreno no resuelven la situación de los chicos. Pintadas en contra del Rector de la universidad no resuelve el problema de los chicos de la ESPUNM ni el problema de los chicos de la Escuela 37. Acá el municipio se tiene que hacer responsable porque por más que la Intendenta salga decirle a los padres que no tiene injerencia está mintiéndole, es la máxima autoridad del municipio. Necesitamos que de una vez por todas resuelvan este problema».

Demian Martínez Naya, hombre del PRO, sostuvo que el Movimiento Evita se opone a una Universidad Nacional que fue creada en la Presidencia de CFK: «La intendenta Mariel Fernández llamó a licitación sobre un predio nacional. Eso es un capricho y odio, volviendo al odio. Hay pintadas en contra de un Rector; hacer un discurso en contra de un Rector de la universidad nacional consagrada por Cristina Elizabeth Fernández de Kirchner quien cedió los predios, firmó los convenios iniciales. El Movimiento Evita, la intendenta Mariel Fernández, el concejal Fernández, están en contra de las acertadas decisiones nacionales en la conformación de una Universidad Nacional que da mucho prestigio a nuestro municipio».