Desalambrar

Noticias de Moreno y la Región

Foto: Pedro Martínez Melo, primer Juez de Paz

Como resultado del mismo fenómeno que se repitió a lo largo del país, el ferrocarril fundador de pueblos, es consecuencia inmediata de la inauguración de la estación Moreno del Ferrocarril del Oeste, en abril de 1860, que rápidamente comenzó a desarrollarse la población a su alrededor, tras el fraccionamiento y loteo realizado por Amancio Alcorta

En efecto, Moreno es el primer pueblo que surge en la Argentina, por la presencia y acción del ferrocarril.

El joven pueblo, un reducido grupo de casas, surgía en un ámbito netamente rural con la peculiaridad de ser terminal del servicio ferroviario, lo que le brindo el privilegio de ser el centro de toda la región, condición que se mantuvo hasta 1864, cuando la línea se extendió hasta Lujan. 

La zona que conformará el Partido de Moreno pertenecía al extenso Partido de la Villa de Luján y constituía su Cuartel 4°, aquella pequeña comunidad estaba alejada de la cabecera del Partido, pero comunicada de manera rápida y directa con Buenos Aires. 

Esa gran distancia entre Luján, asiento de la autoridad política y la nueva población, dificultaba las acciones de control y gobierno; esta situación se repetía en toda la campaña bonaerense que se encontraba dividida en extensos partidos que contaban con incipientes poblaciones y eran administrados por un juez de Paz con funciones judiciales y políticas, que era ayudado en su labor por alcaldes, los que tenían a su cargo los cuarteles, y estos a su vez, por los tenientes de alcaldes. 

En este marco se origina el proyecto de división del territorio comprendido en la banda interior del río Salado que el gobernador de la provincia, Mariano Saavedra, presentó en la Cámara de Diputados. 

El proyecto del Poder Ejecutivo provincial encontró resistencias en la legislatura, integrada en su mayoría, por grandes hacendados y terratenientes, que miraban con desconfianza y recelo, todo tipo de división o modificación política del territorio, donde estaban asentadas sus estancias. 

Precisamente, debido a esa oposición de los legisladores, es que la división de la campaña, la creación de los nuevos partidos, sus nombres, pero sobre todo sus límites, fueron temas analizados exhaustivamente, que dieron como resultado que la aprobación del proyecto respectivo y su puesta en vigencia se cumpliera por etapas a lo largo de varios meses.  

El 3 de octubre de 1864 el gobernador Saavedra, presentó el proyecto y una nota ante la Asamblea General Legislativa, fundamentando la necesidad y los beneficios de la proyectada división, que permitiría el fomento de nuevos pueblos, pero dejando claramente establecida la sujeción a los límites de las propiedades. 

El tema fue tratado, en arduas consideraciones y trabajosos debates, en el seno de las Comisiones de Legislación y Negocios Constitucionales de la Cámara de Diputados, éstas aprueban su tratamiento. Fue el diputado Manuel Quintana, quien pidió la sanción en general del proyecto porque, “no ofrece la más mínima dificultad”.   

El presidente de la Cámara de Senadores Norberto de la Riestra, es quien eleva al gobernador el proyecto aprobado el 24 de octubre, por el Senado y la Cámara de Diputados. 

Al día siguiente, el 25 de octubre de 1864, también un martes como hoy, el gobernador Mariano Saavedra promulgó la Ley N° 422 mediante la cual se produjo la división de la campaña y se crearon simultáneamente ocho nuevos distritos, aunque sin nombre, entre ellos, el Partido de Moreno, sobre la jurisdicción de los partidos de la Villa de Luján y Pilar, separados por entonces por el arroyo Las Catonas, con respecto al Río de Las Conchas, como límite con Buenos Aires. 

En su mensaje a la legislatura de 1865, el gobernador Mariano Saavedra, ponderaba las medidas adoptadas afirmando que” …calculada sobre la base de la riqueza territorial, población y superficie, ha colocado a esa parte de la campaña en condiciones de buena administración y policía”. 

Recién, cuatro meses más tarde, tras intensos debates y estudios, sobre la base de la carta geográfica de la provincia, confeccionada especialnente, mediante el decreto reglamentario del 24 de febrero de 1865 se les impuso el nombre y los límites a los ocho nuevos distritos, ellos fueron: Rivadavia, Viedma, General Las Heras, Suipacha, Moreno, Merlo, Ramallo y Chacabuco. El decreto entraba en vigencia a partir del 1 de abril de 1865,” a efecto de que los jueces de paz tengan tiempo necesario para tomar un conocimiento preciso de los nuevos límites de sus respectivos partidos”. 

El criterio utilizado para otorgarle el nombre al Partido de Moreno, fue el de designarlo con la misma denominación de la estación de trenes, así, como la estación ferroviaria se llama Moreno solamente, el partido también, si bien su nombre es en clara referencia al doctor Mariano Moreno. 

 Los límites establecidos respetaban en su totalidad las extensiones de campos y estancias, por lo que estás pasaron a integrar el distrito sin ser divididas por la línea imaginaria de límites entre partidos, razón por la cual, el decreto cita los nombres de los propietarios que a partir de esa fecha conformarían el nuevo partido, el único límite natural del distrito era el antiguo rio de Las Conchas, hoy Reconquista. 

Con la creación de Moreno, que entonces contaba con una superficie de diez leguas y media cuadradas y 2.080 habitantes, aquella pequeña comunidad nacida por el impulso dado por el ferrocarril, iniciaba el proceso de independencia política, dejaría de ser el Cuartel N°4 para pasar a poseer autoridades municipales propias que llegarían un mes después, el 23 de marzo de 1865 con la designación de Pedro Martínez Melo como primer juez de paz, así habrá de cambiar el centro político de la zona. Una nueva etapa comenzaba. 

La primera Comisión Municipal (Concejo Deliberante) se instaló el 1 de enero de 1866, elegida el año anterior por votación vecinal e integrada por Mateo Castaño, Felipe Vicenter, Carlos Bacigalupo y Máximo del Rio. 

El gobierno local respondería, como en el resto de la provincia, a los intereses ganaderos. La ley de Municipalidades de Campaña de 1854, establecía que la máxima autoridad, el juez de paz y los municipales (concejales), debían ser vecinos propietarios del distrito, así el joven partido quedó en manos de los poderosos hacendados, que se turnaron en el manejo del municipio.